Políticas

28/12/2021

Legislatura bonaerense: acuerdo espurio habilitó la “re-re-elección” de los intendentes en 2023

Fue resuelto entre el FdT y JxC.

El llamado “supermartes” en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, con sesiones en simultáneo en la Cámara de Diputados y en el Senado, sancionó un paquete de leyes entre las que se cuentan el Presupuesto 2022, la Ley Impositiva y la Ley de Ministerios. Como parte de la negociación entre los bloques del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio -e incluso en la negociación al interior de esos armados- ha tomado trascendencia la modificación de la Ley 14.836 para patear la entrada en vigencia del límite a los mandatos de los intendentes, como máximo, durante dos mandatos consecutivos.

El Senado, con 36 votos del total de 46 legisladores, le dio media sanción a esta modificación en la sesión que comenzó a las 18:00 de este martes 28. Mientras tanto, la sesión de la Cámara de Diputados, convocada inicialmente para las 15:00 pero que arrancó pasadas las 20:00 por las negociaciones en torno a los distintos proyectos, le dio la otra media sanción a esta modificación.

La modificación acordada por el Frente de Todos y Juntos

La modificación de la Ley Orgánica de las Municipalidades, que se negoció hasta último momento, limita a los intendentes a ejercer como máximo dos mandatos consecutivos, pero comenzará a contabilizar a partir de la elección de 2019. La Ley que regía hasta el día de hoy contaba también el mandato 2015-2019 de los intendentes, por lo cual en 2023 no podrían ser reelectos quienes cumplieran sus dos períodos.

La otra modificación que se dispuso en este caso tiene que ver con la forma de contabilizar cada mandato. Hoy en día, algunos intendentes han iniciado “licencias”, con el manifiesto objetivo de no cumplir la totalidad del mandato y, por lo tanto, no quedar comprendidos en el impedimento de ser reelegidos.

De esta forma, lo que se votó es un “borrón y cuenta nueva”. Los 94 intendentes que llevan dos o más mandatos, aprobada esta modificación, podrán reelegirse en 2023, momento en que sí comenzaría a regir la imposibilidad de ejercer más de dos mandatos.

Crisis, negociaciones y divisiones de bloques

La re-re-elección de los intendentes fue colocada por el gobierno provincial como un arma de negociación para cerrar todo un paquete, que incluye, por supuesto, un presupuesto de ajuste, endeudamiento, represión y precarización laboral.

Los bloques de la oposición patronal, al contrario de lo sucedido en el Congreso Nacional, votarían a favor de la “Ley de Leyes” de Kicillof (las sesiones siguen su curso al cierre de esta nota). Pero en estos acuerdos todo tiene su precio, y en la negociación entran en juego los cargos y también la reelección de los intendentes oficialistas y opositores en 2023.

Como ya hemos expresado en las páginas de Prensa Obrera, el debate sobre las reelecciones de los jefes comunales en 2023 fue un factor de crisis y divisiones. Los intendentes del Frente de Todos y de Juntos presionaron por su aprobación, y reunieron los votos necesarios. Pero en ambos bloques se han expresado divisiones.

En el oficialismo, el sector que responde a Massa, que impulsó la normativa durante el período del gobierno de Vidal, anticipó su oposición a la modificación. Dentro de la oposición patronal, lo mismo sucede con el sector de Vidal y con un sector del radicalismo, que se manifestaron en contra de la iniciativa.

Un acuerdo de espaldas a la población

En momentos de una crisis aguda que recorre la provincia de Buenos Aires, este debate, además de colocarse como un elemento de negociación para garantizar la “unidad” del Frente de Todos y Juntos en la votación de leyes como el presupuesto, tiene otros objetivos.

Al respecto, el diputado Guillermo Kane, quien había anticipado el voto en contra del Frente de Izquierda a este proyecto de modificación, manifestó: “Buscan reforzar los aparatos políticos de cada municipio, que se encuentran totalmente en crisis. Quieren soldar el dominio de cada intendente, que mediante el clientelismo y el manejo discrecional de los fondos refuerzan sus aparatos locales. Nada tiene que ver este debate con los intereses y reclamos de los bonaerenses, que están siendo pisoteados con el Presupuesto 2022 de ajuste que nuevamente han pactado todos los partidos que gobiernan y gobernaron la provincia”.

Además, el diputado del FIT-U planteó “el derecho de revocatoria popular, la investigación y apertura de los libros de las municipalidades bajo control de los trabajadores, y la reorganización de las comunas y la provincia de Buenos Aires sobre nuevas bases sociales”.