Políticas

11/4/2023

TRANSPORTE

Lock-out patronal en empresas del Grupo Metropol

Colectivo del Grupo Metropol

El Grupo Metropol, uno de los grandes pulpos del sector transporte, anunció un lock-out patronal consistente en el corte del servicio en cinco líneas y en la reducción del servicio en otras nueve de la zona AMBA. Los motivos esgrimidos son la “falta de recursos para operar con motivo del continuo incumplimiento del Ministerio de Transporte de la Nación a una medida judicial favorable a Metropol”, y el “atraso en el pago de las compensaciones”, es decir los subsidios estatales. Las empresas del AMBA reclaman por una supuesta deuda de $24 mil millones en dicho concepto.

Este nuevo lock-out es la expresión de la profunda crisis que atraviesa el transporte público. Hay una puja permanente entre los grupos monopólicos y empresas con el gobierno, por los subsidios y el valor de las tarifas. Las patronales del AMBA reciben $38 mil millones mensuales, sin ningún tipo de control estatal, como se demostró con los fondos que recibieron para la instalación de un sistema de monitoreo. Se comieron $3 mil millones. Pero las empresas reclaman $65 mil millones por mes en compensaciones. Dicen que el costo real del boleto es de $336.

Íntimamente vinculada a esta cuestión de fondo estructural, la situación de los choferes es calamitosa. El mismo Grupo Metropol amenaza con dejar de pagar los aumentos paritarios e incluso el salario en su totalidad, algo que anunció ante el Ministerio de Trabajo para el mes de marzo, pero finalmente no efectivizó en momentos en que hubo un estallido de los choferes de la zona oeste de la provincia de Buenos Aires por el asesinato de su compañero, Daniel Barrientos.

Este nuevo crimen (el tercer trabajador del transporte asesinado en 4 años) desató un paro con movilización surgido desde las bases del gremio, que además del reclamo por la inseguridad laboral de los choferes expresó la bronca generalizada contra el gobierno por parte de amplios sectores de la clase obrera por la crisis social. En la totalidad de las líneas, la patronal aplica un fuerte ajuste, con despidos, ataque a las condiciones de trabajo, etc.

La burocracia sindical de las dos fracciones, el oficialismo de Fernández y la oposición que encabeza Bustinduy, en su carácter de agentes de los diferentes monopolios, desmovilizan a los choferes (ausencia de paro nacional frente al asesinato de Barrientos) y tercian en el reclamo por los subsidios a favor de uno u otro bando patronal.

Planteamos una amplia deliberación en todas las líneas, particularmente en las que actualmente se encuentran paradas por decisión patronal, donde se discuta la continuidad de la reciente lucha de los choferes de la zona oeste, apoyada desde todo el país. Contraponemos al lockout por aumento de subsidios y tarifas un programa propio: inmediato aumento salarial, condiciones de seguridad mediante cabinas blindadas, monitoreo, etc, e inversión en infraestructura en los recorridos y barrios. Basta de despidos.

Solo los trabajadores podemos ofrecer una salida a la crisis del transporte, que crece entre tarifazos, ajuste, y subsidios millonarios sin control que alimentan una patronal parasitaria y castigan a los trabajadores y sectores populares. La apertura de los libros contables, para que se haga público el destino de los subsidios y de las ganancias empresarias, y la nacionalización con control de los trabajadores del sistema de transporte público, son la alternativa al actual descalabro.