13/10/2021 | 1631

Los desafíos de la izquierda en la provincia de Buenos Aires

Los resultados de las Paso ubicaron al Frente de Izquierda Unidad como la tercera fuerza en la estratégica provincia de Buenos Aires. Con esos resultados, el Frente de Izquierda quedó colocado en la pelea por el ingreso de tres diputados nacionales: Nicolás Del Caño, Romina Del Plá y Néstor Pitrola. El Frente de Izquierda también disputa el ingreso de dos diputados provinciales por la tercera sección electoral: Guillermo Kane y Graciela Calderón. En la provincia donde más brutalmente golpea la pobreza, la desocupación y el hambre, y donde se concentran los más grandes y principales contingentes de la clase obrera argentina, la izquierda obrera y socialista emerge como una alternativa política en oposición al peronismo y la derecha.

Hacia las elecciones generales de noviembre han quedado instalados algunos ejes políticos en la campaña. Desde antes de las primarias, el lobby empresarial se hizo sentir y de la mano de la derecha se coló en la agenda electoral el planteo de avanzar con una reforma laboral. En esa línea es que Juntos por el Cambio planteó directamente la eliminación de las indemnizaciones por despido. Y el Frente de Todos y la burocracia sindical, que saben de las dificultades de consumar una reforma laboral luego de las grandes jornadas de lucha que protagonizó el movimiento obrero en diciembre de 2017, optan por la táctica de avanzar gremio por gremio, destruyendo los convenios colectivos. Es lo que acaba de hacer la burocracia peronista del Smata y de avalar el presidente Fernández en Toyota, donde le robaron el sábado de descanso a los trabajadores. En un país donde existe un 40% de informalidad, donde los salarios promedian un monto inferior al costo de la canasta de pobreza y donde el salario mínimo está por detrás de la línea de indigencia, la clase capitalista, el FMI y sus partidos se esfuerzan por ir más a fondo contra los derechos de los trabajadores.

El rechazo a la reforma laboral, al ajuste y al FMI, junto a los planteos de salarios equivalentes al costo de la canasta familiar, el fin de la tercerización y la precarización laboral, el reparto de las horas de trabajo sin afectar los salarios y el impulso de un plan de viviendas populares son los ejes programáticos fundamentales de nuestra campaña. Por eso mismo, esta se centra en la agitación en las puertas de las fábricas, en los lugares de trabajo, en las villas y barriadas populares.

La pelea en los municipios

Al desafío del ingreso de tres diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y de dos diputados provinciales, se le suma otro de enorme trascendencia: el ingreso de la izquierda, por primera vez en la historia, a los concejos deliberantes de numerosos municipios bonaerenses. La izquierda está en la pelea por ingresar a los concejos de La Matanza, La Plata, Merlo, Moreno, José C. Paz, Almirante Brown, Berazategui, Berisso, Florencio Varela, Lomas de Zamora, Bahía Blanca, Pringles, Tigre, etc. Los guarismos obtenidos en estos municipios -que son los dormitorios de los obreros fabriles y sus familias y de los sectores más golpeados de la clase trabajadora- son superiores en todos los casos al 6% de los votos y llegan a picos cercanos a los dos dígitos.

En La Matanza, bastión del peronismo, el ingreso de nuestro compañero Juan Romero al Concejo Deliberante significaría un terremoto político. Es que el municipio con mayor cantidad de habitantes de la provincia, luego de 38 años de gobiernos peronistas continúa siendo el distrito emblema de la pobreza en la Argentina. En Merlo, la pelea por el ingreso de nuestra compañera Flavia Tesone tiene lugar luego del fracaso de la llamada “renovación” que venía a protagonizar el pejotista Menéndez contra el facho patotero Othacehé.  En Moreno, con nuestra compañera Lorena Pereira, el Frente de Izquierda desafía a Mariel Fernández, la intendenta “feminista” y de los “movimientos sociales”, que anda a los abrazos con el antiderechos y reaccionario Juan Manzur. En José C. Paz, donde el intendente Mario Ishii se encarga de “encubrir a los vendedores de falopa”, la lista del FIT-U es encabezada por la compañera del PO Sandra Becerra. En Florencio Varela, Norberto “Tito” Pazos lidera la única lista que denuncia la podredumbre de todo el régimen político local, donde peronistas, macristas y randazzistas se encuentran salpicados por sus vínculos con una red de trata de menores. En Lomas, nuestro compañero Miguel Pallarols encabeza la lista que se opuso al desalojo de las familias de la Ribera, que impulsó el ahora ministro de Gabinete de Kicillof, Martín Insaurralde.

En el interior provincial, Néstor Conte encabeza el desafío de que la izquierda ingrese al Concejo de Bahía Blanca, un municipio dominado por Juntos por el Cambio. En Pringles, nuestro compañero Daniel Heredia, que obtuvo casi el 11% de los votos en las Paso, deberá llegar al 15% para poder concertar el ingreso de la izquierda al Concejo.

Con todo a la pelea

Como señalan nuestras plataformas, es necesario preparar un nuevo salto del Frente de Izquierda – Unidad en noviembre. Para eso, es necesario desenvolver a fondo una intensa campaña de agitación y clarificación política. El ingreso de representantes de los trabajadores en el Congreso, en las legislaturas y en los concejos deliberantes, no solo fortalecería la lucha contra el ajuste y por todas las demandas obreras y populares, sino que reforzaría también la lucha por una salida política de las y los trabajadores.

También te puede interesar:

El candidato a diputado nacional por el FIT- Unidad recorrió Mar del Plata, Necochea, Villa Gesell y Madariaga.
En lo esencial, Nicolás Del Caño representó un punto de vista de clase y contrastó con la competencia por derecha que dominó el evento.
Se vota por enmiendas a la Carta Orgánica, armado para la reelección del MPN en 2023.
El 30 a colmar Plaza de Mayo para establecer una salida de los trabajadores. Escribe Eduardo Salas.
La intervención del intendente de Trelew da cuenta de los problemas del peronismo para contener la crisis social.