Políticas

20/2/2024

Malvinas: la visita del canciller inglés y el bochornoso silencio del gobierno argentino

Milei junto a Cameron, en enero

La llegada del ministro de relaciones exteriores del Reino Unido, David Cameron, a las Islas Malvinas, no ha merecido un solo pronunciamiento de rechazo por parte del gobierno argentino. La página de la Cancillería guarda silencio, al igual que las redes del presidente Javier Milei, tan predispuesto, en cambio, a hostigar artistas y a los movimientos de desocupados desde sus cuentas personales. El vocero presidencial, Manuel Adorni, dijo que se trata de un asunto de la agenda inglesa y “no tenemos por qué opinar de la agenda de otros países”. Según El Cronista, el gobierno no piensa emitir protesta alguna ni hacer un llamado a consultas al embajador pirata, pese a que Cameron dijo que espera que el archipiélago siga bajo dominio británico “mucho tiempo, posiblemente para siempre”.

A partir de la insistente consulta de los medios, funcionarios de Cancillería se limitaron a decir que esperaban que el canciller transmitiera a los kelpers una “visión positiva” del nuevo gobierno argentino. El silencio condescendiente se extiende a la vice Victoria Villarruel, que presume de ser hija de un héroe de Malvinas.

Todo esto tiene una lógica por parte de un gobierno que tiene como orientación decidida un alineamiento con el imperialismo. Milei se reunirá estos días con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, como parte de un anudamiento de lazos que incluye la realización de ejercicios conjuntos entre la Prefectura y la Guardia costera yanqui para el mes de abril, y la llegada del portaaviones estadounidense George Washington en el mes de mayo.

A costa de la reivindicación de Malvinas, Milei busca inversiones inglesas y el aval al acuerdo con el FMI. Esto es lo que se vio en el encuentro que el presidente sostuvo con Cameron en el mes de enero. Las dos partes calificaron como “excelente” la reunión, en la que se habló precisamente de esos dos puntos. Milei asegura que planteó el reclamo de soberanía en la cita, aunque la parte inglesa lo niega.

La subordinación del gobierno de Milei al imperialismo es incompatible con el reclamo soberano.

Cameron es el primer ministro en pisar las islas desde 2016. La entrega de licencias pesqueras (sobreexplotación de los recursos marinos mediante) es la principal fuente de ingresos del territorio austral, aunque se espera para este año el inicio de operaciones de explotación petrolera en el yacimiento Sea Lion, descubierto en 2010. La compañía israelí Navitas está a cargo del proyecto. Se estima que tiene un potencial de producción de 80 mil barriles diarios.

Algunos gobernadores del PJ y el excanciller Santiago Cafiero rechazaron la llegada de Cameron. En el caso de Tierra del Fuego, lo declararon “persona no grata”. Pero es un lavado de cara, si se tiene en cuenta que el eje del gobierno anterior pasó por el acuerdo con el Fondo y que el último ministro de Economía fue un hombre de lazos preferenciales con la embajada yanqui como Sergio Massa. Además, estos gobiernos son cómplices del saqueo de los recursos naturales por parte de las grandes compañías extranjeras.

Una lucha consecuentemente antiimperialista es tarea de los trabajadores.