24/09/2021

“Mi pieza”, un metro cuadrado para las mujeres con carencias habitacionales

Los montos irían de $100 mil a $240 mil a mujeres que viven en villas miseria.

En un acto en el partido de Moreno, el nuevo Jefe de Gabinete Juan Manzur y el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, presentaron el programa “Mi pieza”. El mismo estaría destinado a mujeres que vivan en villas o barriadas populares contempladas en el Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP), y tendría por objetivo mejorar sus viviendas. Si se atiende a la inversión destinada y al alcance de la medida, queda claro que se trata de otra “aspirina” electoral buscando revertir el resultado de las Paso.

La primera “tanda” del programa alcanzará a… 27 mil mujeres. Para ello, el gobierno que hace dos días le gatilló 1.900 millones de dólares en un solo pago al FMI, anunció entre bombos y platillos una inversión de 5.000 millones de pesos. En caso de superar la plaza inicial, algo que con total seguridad ocurrirá en un país con un millón y medio de personas viviendo en estado de hacinamiento crítico, la adjudicación se dará por sorteo como ocurre con el Procrear.

Las mujeres que apliquen recibirán un monto de entre $100 mil y $240 mil. El pago se efectuará en dos cuotas, ambas del 50% del monto. Una vez que la beneficiaria perciba la primera, deberá demostrar que utilizó los fondos para realizar una construcción ¡a través de una app en un teléfono celular!. Hablamos de mujeres que en su mayor parte viven en villas miseria o asentamientos precarios, es decir, en condiciones de extrema pobreza. Es una canallada por todos lados.

Aunque lo peor de todo es el monto que las adjudicadas recibirían. En la provincia de Buenos Aires, donde el gobierno se dedicó a desalojar sistemáticamente a hombres y mujeres sin techo (como en Guernica, La Matanza, o La Rivera en Lomas de Zamora) esto se cuantifica muy claro. En ese sentido fue un chiste de mal gusto que participara del acto también Andrés Larroque, un cabecilla de los desalojos en la provincia. El conurbano bonaerense es probablemente el gran epicentro, junto a la Ciudad, de la crisis habitacional en el país. El costo de construcción del metro cuadrado era, para marzo de 2021, ¡de $98.826!. Lisa y llanamente, el gobierno le otorgaría a cada beneficiaria lo suficiente para construir, en el mejor de los casos, dos metros cuadrados.

“Mi pieza” será financiado a través del Fondo de Integración Socio Urbana (FISU). Zabaleta no evitó meter chivo presentando que el mismo está compuesto en un 15% por lo recaudado del devaluado “Aporte solidario”. Vale recordar, una vez más, que el 25% de esos fondos fue destinado directamente a los bolsillos de pulpos como Techint para financiar el fracking. La orientación del gobierno es absolutamente clara. Fortunas para el FMI, fortunas para los pulpos extractivistas, desalojos y migajas electorales para las mujeres que viven en la miseria.

Esta tomada de pelo no puede resultarle gratis a un gobierno fondomonetarista que es agente directo de la especulación inmobiliaria y los desalojos. Canalicemos la bronca de los y las hacinadas del país con la irrupción independiente de los gobiernos responsables por esta situación. Preparemos en asambleas en todos los barrios la movilización popular y el camino de la lucha por un verdadero plan de viviendas, que parta de las necesidades genuinas de los y las trabajadoras y las mayorías populares, tal cual plantea la acción política del Polo Obrero en todo el país.

Respondamos también a esta maniobra electoral con un cachetazo en la otra mejilla al gobierno, votando masivamente al Frente de Izquierda – Unidad, que es la única fuerza que llega a noviembre levantando un programa de suspensión de los desalojos, la creación de un banco nacional de tierras y su adjudicación a las familias que las necesiten, un verdadero plan de urbanización y un impuesto progresivo a las tierras ociosas.

También te puede interesar:

Todavía no completó las entregas a Argentina. Recientemente apareció como beneficiario de cuentas off shore en los Pandora Papers.
Una tragedia evitable, que expresa toda la crudeza de la crisis social y la desidia del Estado.
La campaña electoral del Frente de Todos es un guiño al gran capital.