Políticas

2/2/2024

Palos a los jubilados, para hacer pasar el robo previsional

"¿A quién están atacando? ¿a mi que soy una vieja que trabajé toda mi vida y vengo a defender lo que me quieren quitar?", le gritaba una jubilada a la cana.

Corresponsal.

Este miércoles la policía volvió a reprimir brutalmente la movilización que se encontraba frente al Congreso de la Nación, en el marco del debate de la Ley Ómnibus. Entre los más afectados se encontraban los jubilados, no solo por la represión, dado que son personas mayores que tienen enormes dificultades físicas para correr y resistir los gases, los palos y las balas de goma, sino también por toda la política de ajuste que lleva adelante el gobierno y hasta por la propia ley, la cual implica la liquidación del sistema jubilatorio nacional y pavimenta el camino a reinstalar las AFJP.

“¿A quién están atacando? ¿a mi que soy una vieja que trabajé toda mi vida y vengo a defender lo que me quieren quitar? Ustedes me tendrían que estar defendiendo ¿Qué están haciendo acá mientras se están llevando todo?” le gritaba desconsoladamente una jubilada a los incontables cordones de Gendarmería que amedrentaban la movilización en Congreso.

Sucede que, en medio de una estampida inflacionaria que marca récords a cada mes y dónde la jubilación mínima se hunde cada vez más en el pozo de la indigencia, la Ley Ómnibus buscaba consolidar un nuevo robo aplicando en marzo la fórmula de movilidad actual, que dará una actualización en torno a la mitad de la inflación del trimestre, para luego fijar aumentos por IPC una vez consumada una pérdida bestial del poder adquisitivo. Ahora que ello no prosperó habrá que seguir de cerca los próximos pasos de un presidente que dice que “no hay plata” y que apuesta a ahorrarse medio punto del PBI a costa de ajustar lo destinado a haberes previsionales.

A su vez, el artículo 226 establecía que el FGS sea absorbido por el Tesoro Nacional, junto con todos los demás títulos públicos que posean organismos del Estado. El pasaje comprende todo lo que compone el Fondo: acciones de Clarín, Techint, TGS, y otras grandes empresas; activos financieros, títulos públicos, plazos fijos, obligaciones negociables, fondos comunes de inversión, fideicomisos financieros, préstamos a provincias. Si bien quedó dentro de los artículos cuestionados, por el momento se mantendría la potestad de pasar los títulos públicos a manos Tesoro, una confiscación de 37.000 millones de dólares a la caja previsional.

Le roban a los jubilados mediante una estafa multimillonaria para pagarle al FMI y rescatar a la clase capitalista. Lo cierto, igualmente, es que esta no es una política exclusiva de este gobierno. El FGS se venía usando por los diferentes gobiernos como una caja para financiarse y para subsidiar a los capitalistas, por eso hoy los jubilados cobran haberes miserables mientras el FGS se encuentra empapelado de títulos del Tesoro (deuda). Esto demuestra que los jubilados financian al Estado, y no al revés como el oficialismo quiere instalar.

Es un ataque no solo a los jubilados, sino a todos aquellos trabajadores que no se podrán jubilar por el vaciamiento de la Anses. Por eso se hacen presentes en el Congreso rechazando esta ley infame que busca allanar el camino para seguir licuando salarios y jubilaciones y atentar contra todos los derechos laborales y las libertades democráticas. El gobierno busca intimidarlos para que abandonen la pelea, lo mismo intentaron en 2017 mediante una represión brutal que rechazaba la reforma previsional de Macri, y lo mismo intentaron en el 2001.

Pero lo que ha demostrado la historia es que la única forma de ganar esta batalla es permaneciendo en las calles, haciéndole frente a esta ofensiva.