11/05/2020

¿Por qué Neuquén no negocia su deuda externa?

A pesar de que gran parte de la deuda de la provincia de Neuquén está dolarizada y bajo jurisdicción extranjera, el gobierno de Omar Gutiérrez ni menciona la posibilidad de renegociar con los acreedores. Directamente paga, y mucho, a tasas usurarias de entre el 7 y el 9%. Esos títulos tienen como garantía las regalías petroleras, el canon extraordinario de Vaca Muerta, la coparticipación federal y otros recursos financieros provinciales. Es este régimen de saqueo el que no se quiere poner en discusión.


Es decir que mientras utiliza como excusa la caída de la recaudación para desconocer la actualización salarial por IPC acordada con distintos sectores de trabajadores del Estado, el gobierno paga en tiempo y forma a los fondos y bancos acreedores como si nada pasara.


El gobierno del MPN contó con el apoyo de los bloques de Cambiemos y el Frente de Todos para aprobar la autorización de un nuevo endeudamiento de 140 millones de dólares, que finalmente iba a ser usado para garantizar los pagos. El cuadro de quebranto nacional, sin embargo, condiciona la posibilidad de tomar nueva deuda, porque debería hacerlo a tasas prohibitivas, más con Vaca Muerta en la lona.


La decisión de no embarcarse en un intento de reestructuración responde a que una negociación tendría un final incierto y podría terminar precipitando un default. Gutiérrez tomó nota de cómo reculó Axel Kicillof ante los fondos buitre, y opta por atacar el salario y el empleo de los estatales, y escamotear la asistencia social en medio de la pandemia, para “honrar las deudas”.


Que esta entrega es incompatible con las necesidades de los trabajadores de la provincia quedó expuesto con la lucha de los mineros, contra quienes el gobierno apeló a la Gendarmería y a distintas maniobras en lugar de resolver un problema relativamente menor para los recursos de una provincia como es el atraso de dos meses de salarios de 238 mineros. La misma falta de respuestas sufren los trabajadores de la Clínica Cutral Có y las cerámicas bajo gestión cooperativa.


Si la respuesta todavía no es de mayor magnitud es gracias a que el gobierno cuenta con el apoyo incondicional de las burocracias sindicales de la CGT y la CTA, que entregan salarios y conquistas, y bloquean la intervención de las bases.


Estas burocracias sindicales se plegaron a los tres bloques políticos patronales de la provincia que vienen de aunar sus esfuerzos para reforzar el lobby de las petroleras por el “barril criollo”. Los grandes fondos de inversión que tienen sus fichas tanto en los bancos prestamistas como en las petroleras ganan a dos puntas.


En este marco, se destacan los esfuerzos de la oposición Multicolor en el sindicato docente Aten y de la Multisectorial obrera, que con sus luchas van ordenando un planteo más general que empalma con los reclamos pendientes en medio de una cuarentena con hambre, despidos, ajuste y represión.


A este régimen de pago de la deuda a costa de los trabajadores de la provincia, le oponemos la lucha por la efectiva prohibición de despidos y suspensiones, por la satisfacción de los reclamos de los mineros y de las gestiones cooperativas en la cerámica, por la reapertura de la Clínica Cutral Có, por la entrega de asistencia social a las barriadas bajo control de las organizaciones sociales, y por la provisión urgente de material de higiene e insumos de bioseguridad a los hospitales.



 

También te puede interesar:

Un satélite político del oficialismo provincial.
o los objetivos planteados y vamos por más.
Mientras se anuncia los beneficios para empresarios en la Zona Franca, se desarrollan causas penales a quienes luchan por trabajo genuino.
Seguimos desarrollando la organización en en el barrio Cordillera del Viento.