01/12/2021

Presupuesto bonaerense 2022: la precarización laboral como política de Estado

El presupuesto provincial consagra la precarización laboral para los trabajadores estatales. Poco después de que Pablo López, el ministro de Hacienda de Kicillof “expusiera” el proyecto oficial, las burocracias sindicales saludaron los “25.000 nuevos cargos” que se incorporarían a la ley de leyes que Kicillof envió a la Legislatura. Un anticipo de que cerrarán filas con el presupuesto de ajuste.

Represión

Como adelantamos en Prensa Obrera, el gran beneficiario de las partidas será el Ministerio de “Seguridad” que comanda Sergio Berni. En el presupuesto se prevén gastos por 10.000 nuevos efectivos de la Bonaerense, la mitad de los 20.000 que anunciara el gobierno para el 2022. Kicillof se apoya por derecha en Berni y la maldita policía frente a la avanzada de los intendentes y el corrupto aparato del PJ.

Entre los nuevos cargos están además los 1.500 que se destinan a Justicia y Derechos Humanos, y serán afectados en su totalidad al Servicio Penitenciario. En todos los casos la “lluvia de fondos” para la Bonaerense y los penitenciarios es una señal de impunidad y vía libre a la violencia policial y del Estado. La prioridad puesta en el aparato de represión delata el contenido ajustador del presupuesto al servicio de los bonistas y usureros de la deuda externa. Retrata a un gobierno de “nacionales y populares” empeñados en poner en caja los reclamos populares.

Precarización

De los 12.000 cargos para Educación, 3.500 son para auxiliares en planta temporaria. Esta situación se repite en el tiempo cuando aumentan las necesidades en las escuelas y faltan cargos. Se pretende encubrir la inestabilidad permanente con contratos precarios y salarios de hambre.

Los 8.000 cargos restantes para Educación aparecen en el proyecto de Presupuesto 2022 como cargos y módulos precarios, sin licencias y por fuera del Estatuto del Docente. Este “programa” versión ATR 2 se convierte en un mecanismo crónico para reducir salarios y precarizar la actividad laboral y educativa.

Quedan pendientes dos incógnitas. En marzo vence el programa + ART y por lo tanto resta saber si continuará en todo el 2022, y en caso de seguir si lo hará con menor cantidad de trabajadores. Kicillof rechaza la incorporación de los docentes del ATR a las incompletas plantas orgánicas funcionales (POF) lucrando con la precarización, que es laboral y también educativa.

En todos los rubros, el Presupuesto 2022 no supera la inflación acumulada desde el 2019. Para cubrirse, el ministro Pablo López apeló a la comparación del proyecto actual con el de Vidal en el 2019, el más bajo en años en salud, votado por el peronismo y Cambiemos, y prorrogado por Kicillof durante todo el 2020.

Reapertura de paritarias

La falta de toda referencia a los salarios confirma la dependencia del ajuste fiscal. Esta semana la Cicop vuelve al paro exigiendo la reapertura de la paritaria para los profesionales de la salud. En la palmera sigue el reclamo salarial de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) pese a que su dirección sindical orbita en torno al oficialismo. La campaña por la reapertura de las paritarias choca con el presupuesto de ajuste salarial.

Rosca y crisis

A las negociaciones por un eventual levantamiento de la prohibición y límites que rigen para la reelección de intendentes se suma el debate abierto sobre una Constituyente provincial. La Constituyente bonaerense no parece tener viabilidad inmediata porque no serviría -por los tiempos en curso- para allanar el camino que restringe las reelecciones indefinidas hacia el 2023. Los intendentes quieren asegurarse la “autonomía” en plena disputa con Kicillof, y que sus municipios reciban el FIM (Fondo de Inversión Municipal) que la gobernación retacea. Otra vuelta de tuerca en la fragmentación del Frente de Todos.

Fuera el presupuesto de ajuste

La propuesta del gobierno es actualizar en un 37% el inmobiliario rural para la mayor parte de los “productores”; escudándose en la “progresividad” de su aplicación que llegaría al 45% para valores superiores. El eje del ajuste presupuestario pasa por los salarios y el impuestazo a la vivienda.

El Partido Obrero impulsa una campaña de pronunciamientos y movilización contra el Presupuesto de Kicillof y los bonistas y el pacto del Frente de Todos con Juntos a cuenta de los tenedores de deuda buitres. Denunciemos la complicidad de las burocracias sindicales y de ambas CTA´s con esta “Ley de leyes” del ajuste y precarización.

También te puede interesar: