18/09/2020

Toma de Guernica: ¿Quién es Blanca Cantero?

La intendenta de Pte. Perón que busca un desalojo violento de la ocupación.

El conflicto de la ocupación de tierras en Guernica, localidad del distrito bonaerense de Presidente Perón, ha dejado al descubierto a más de un referente político del oficialismo y colocado de relieve la orientación social de los principales mandatarios. Esto vale también para la intendenta del distrito, Blanca Cantero, cuya propuesta “renovadora” no ha logrado salirse de los carriles de una gestión típica de los Barones del Conurbano.

Nacido recientemente (en 1993) el distrito de Presidente Perón, con sus 121 km cuadrados de superficie y con Guernica como su única localidad, estuvo signado por la sucesión de gobiernos peronistas, terminando por convertirse en una región con unos 100 mil habitantes donde priman las necesidades económicas y sociales, la carestía, las desigualdades y la falta de empleo. Como manifestara la actual intendenta, un “distrito dormitorio”, sin trabajo para sus habitantes. Solo algunas tierras ociosas.

La intendenta Blanca Cantero llegó al mando del Ejecutivo municipal luego de haberse iniciado en la carrera política siguiendo los pasos de su pareja, el burócrata sindical cegetista Carlos Acuña. Acuña y Regueiro (antecesor de Cantero) ingresaron como concejales de la primera intendencia del pejotista Oscar Rodríguez. En 2003, Cantero ingresará al Concejo por medio de la lista de Regueiro, con quien conformará un mismo espacio hasta el 2007, donde éste se presenta por fuera del PJ y Blanca decide dejar los pies en el plato.

Más tarde, en el 2013, Cantero se integrará en el espacio de Sergio Massa gracias a los vínculos de Acuña con el burócrata gastronómico Barrionuevo. Lo que le facilitará más tarde ingresar como diputada provincial en 2017, hasta ganar las Paso del 2019 en el rejunte del Frente de Todos y luego la intendencia.

Por más que Cantero pose de “opositora”, respecto al último período de la gestión peronense, ha sido una intachable colaboradora de la orientación que se ha impuesto durante dos décadas de gestiones en el distrito. Su plataforma de gobierno es una señal ineludible de esto, centrada en atraer empresarios a la localidad y, a falta de emprendimientos productivos, ofrecer todo tipo de garantías para el ingreso de emprendimientos inmobiliarios.

Dime con quién andas…

Ya que su distrito es protagonista de la ocupación de tierras más grande del país, desde el humilde municipio de Pte. Perón, Blanca Cantero se ha convertido en una de las voceras contra las tomas de terrenos.

Cuando el gobierno nacional, los gobernadores y funcionarios públicos comenzaban un raid de declaraciones criminalizantes contra las familias sin tierra y vivienda, distintos intendentes de la tercera sección electoral se reunieron en el distrito de Cantero para parir un comunicado que, entre líneas, requería el inmediato desalojo de los ocupantes.

Días después repetían la comitiva en la ciudad de La Plata para exigirle al gobernador, Axel Kicillof, que “haga cumplir la ley” y que proceda a los desalojos. Algunos días después fuimos testigos de las violentas represiones en Esteban Echeverría, La Matanza, San Fernando y Tigre. Y, a la fecha, se encuentra vigente la orden de desalojo de Guernica.

Sobre los “ocupantes”

En una reciente entrevista al medio Infobae (5/9) Cantero señaló respecto a la ocupación de Guernica: “No tengo la solución inmediata, la provincia tampoco, hay que ser claro con el mensaje hacia todos los vecinos de Presidente Perón. […] asumí en diciembre, pasaron nueve meses, no le puedo solucionar las cosas de la noche a la mañana”. Sin embargo, no se le conoce proyecto de ordenanza alguno, ni proyecto de ley en la Legislatura provincial, ni propuesta de campaña que induzca a pensar que en su “prolífica” carrera política se ha, al menos, planteado la cuestión de la tierra y la vivienda.

Cuando se le insiste sobre el tema, la intendenta señala que ella adquirió un lote de tierra y que lo pudo pagar en cinco años, como lo puede hacer cualquier vecino. La intendenta desconoce la realidad social y la pobreza que se vive en su distrito, con barrios como Numancia, La Yaya, Los Pinos, Las Lomas, El Roble, Panamerica, Parque Americano y otros, donde no hay acceso a hospitales, hay salitas vaciadas, escasean los servicios y se extiende la desocupación y el hambre. Acceder a un lote de tierra, sin ninguna propuesta para estos vecinos, se vuelve imposible. Más aun cuando no existe ningún plan de pagos.

Cantero no solo deslegitimiza el reclamo de las familias sin tierras sino que apela a los recursos más bajos para justificar un desalojo violento. La intendenta insiste con la tesis de que “las tierras son privadas y una empresa estaba haciendo un desarrollo”, cosa de la cual los propios terrenos atestiguan lo contrario. Aunque los ocupantes ya han desacreditado esa versión, a la intendenta no le importa: “ni siquiera me importa si los terrenos son de una empresa, de particulares, de vecinos, o fiscales. Eso no se puede hacer”, opina respecto a la ocupación.

El municipio se ha ausentado deliberadamente de la mesa de negociación con los funcionarios de la provincia de Buenos Aires y los vecinos ya que la intendenta opina que “no hay nada que negociar, porque hay una orden de desalojo”. Para Blanca Cantero se trata de ocupantes foráneos al distrito -haciendo gala de un localismo fundamentalista- instigados por organizaciones sociales y de izquierda, por lo que sus reclamos no tendrían valor alguno.

Su desprecio hacia la organización de las familias ocupantes, quienes se han unido para evitar los ataques del municipio, los punteros y un eventual desalojo violento, puede decirse que es selectivo. Hace un año celebraba el apoyo político de las organizaciones sociales integradas al Frente de Todo, como la CCC.

De vieja tradición peronista, rodeada de los caciques de la tercera sección electoral de la provincia y con lazos directos con la burocracia de la CGT, Blanca Cantero ha reivindicado más que nadie, en menos de un año de gestión, los usos y costumbres de los viejos Barones del Conurbano. Ante la miseria, la desocupación y la crisis en su distrito, su reflexión es: “No hay que quedarse en la película de la lástima; el que vino a tomar sabía que estaba tomando un lugar privado, acá no hay inocentes”.

También te puede interesar:

A propósito del caso Etchevehere. Farsa y realidad.
Mientras el virus se expandió a los 135 municipios, Kicillof y el ministro Gollán encubren la crisis sanitaria.
El Procrear Rural que impulsa la UTT y apoya el desalojador Larroque