11/04/2021
coronavirus

Colapso sanitario en la provincia de Buenos Aires

Los trabajadores tenemos que intervenir para dar una salida a esta catástrofe.

La segunda ola tiene uno de sus epicentros en la región de La Plata, Berisso y Ensenada donde los contagios se han quintuplicado en apenas una semana. En la ciudad capital de la provincia de Buenos Aires se reportaron casi mil contagios en un día y en Ensenada el promedio sigue subiendo con 130 casos diarios para una población de 70.000 habitantes. El crecimiento exponencial y la aparición de nuevas cepas más letales y de altísima contagiosidad están abriendo una crisis política al interior mismo del gobierno de Kicillof y del Frente de Todos. En un comunicado público, que da cuenta de esta crisis y de las idas y vueltas del gobierno del Frente de Todos, el Ministerio de Salud de la provincia, las autoridades de la obra social de estatales y docentes Ioma y del Pami -un organismo nacional que interviene en el proceso de vacunación- reclamaron medidas “más drásticas” para frenar la transmisión del virus.

La Plata, Ensenada y Berisso en el centro de la ola

Apenas 48 horas después de haber lisonjeado la política sanitaria de Alberto Fernández y de cargar todas las responsabilidades en el macrismo, el intendente kirchnerista de Ensenada, Mario Secco, pegó un volantazo verbal declarando que “estas restricciones no nos sirven y no quiero estar juntando muertos en la calle”. El panorama es de colapso sanitario y según la propia intendencia el 60% de las camas Covid-19 están ocupadas, el 80% de las de terapia intermedia y el 100 % de la terapia más complicada (Revista La Tecla). Este “giro” sin acciones prácticas se dio después del paro masivo de 48 horas del Suteba Ensenada en el distrito y de una nueva asamblea masiva el viernes pasado que votó continuar el paro el lunes 12, con una caravana a la Municipalidad el martes para que el ejecutivo municipal disponga la suspensión inmediata de las clases presenciales.

La Plata, por su parte, encabeza la lista de municipios con mayor cantidad de contagios en la provincia. De los 12.000 contagios diarios totales en el Estado bonaerense, casi mil corresponden a la intendencia platense del macrista Julio Garro, pero además el aparato de salud está colapsado. Ayer se conoció por boca de Nicolás Kreplak, viceministro de salud bonaerense, que pacientes de La Plata debieron ser trasladados a la zona sur del Conurbano por falta de plazas sanitarias. Se ha pasado del estrés sanitario a la saturación de hospitales y sanatorios en un municipio que, junto a Ensenada y Berisso, integra el pelotón de los 40 distritos que entraron en fase 3 por riesgo sanitario. En el Hospital Italiano, Español y en el San Martín de La Plata, las colas para hisoparse dieron lugar a amontonamientos y esperas de 4 y 5 horas con una positividad récord del 50 al 60%, señal de que lo peor está por venir. A pesar de esto, la municipalidad de La Plata difundió un comunicado negando que vaya a suspender las clases presenciales en la ciudad por 15 días.

Crisis política e impasse

El paquete de “restricciones” anunciado por Kicillof llega cuando se confirmó oficialmente la circulación de la cepa del Reino Unido y de Manaos en la provincia, y después de que el ministro de Salud bonaerense pidiera “cruzar los dedos” si las vacunas no llegan el próximo miércoles 14 de abril. En Olavarría se detectaron 11 casos de la variante inglesa de contagiados que no viajaron al exterior ni tuvieron contacto estrecho con viajeros. La llegada de la segunda ola coincide con el comienzo de las clases presenciales y la falta de aplicación de los protocolos en los lugares de trabajo y en el transporte.

En una pretendida diferenciación con el gobierno de Alberto Fernández, el cristinista gobernador Kicillof anunció un paquete de medidas que no mueven el amperímetro ni dan respuesta a las necesidades desesperantes de la población hambreada y sin techo. El Conurbano encabeza el ránking de desocupación en todo el país agravado por la eliminación del IFE como parte de los acuerdos con el FMI. Las “nuevas medidas” regirían hasta el 30 de abril y fueron publicadas en el Boletín Oficial con eje en la reducción de la circulación y actividades gastronómicas y comerciales en horarios nocturnos.

En el artículo 3 del decreto 178/21 se faculta al jefe de Gabinete de Kicillof y a la directora general de Escuelas, Agustina Vila, a “suspender temporariamente las clases presenciales, como a reiniciarlas, en función del riesgo epidemiológico”. Prácticamente y en simultáneo, el albertista, ministro de Educación Trotta declaraba que “las clases presenciales están garantizadas”. La impasse de la situación y el posterior comunicado de Vila negando que se haya oficializado la suspensión de las clases ponen negro sobre blanco el inmovilismo del gobierno de Kicillof y su desorientación. También falta de inversión para sostener una cuarentena estricta que no quieren ni el peronismo ni Juntos por el Cambio.

Kicillof mira con un ojo la crítica situación sanitaria y explosiva en la provincia de Buenos Aires y su posible impacto electoral, y con el otro las garantías de ajuste fiscal que ofrece a los bonistas que amenazan con la ejecución del default si no se cumplen los pagos de la usurera y fraudulenta deuda externa. La provincia cruje bajo el presupuesto de ajuste votado en la Legislatura por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

La huelga de Ensenada y el paro provincial multicolor

Esta semana continúa el paro en Ensenada votado en una asamblea de 200 docentes que va a empalmar con el plan de lucha y paro provincial que están votando las seccionales Multicolor en asambleas y cuerpos de delegados. Las burocracias del Frente de Unidad Docente Bonaerense, que cogestionaron la “presencialidad ” con el gobierno de Kicillof y el avance de la precarización laboral a caballo del avasallamiento del Estatuto del Docente, están golpeadas por el reclamo cada vez más extendido en la docencia bonaerense que exige la inmediata suspensión de las clases presenciales. La FEB, UDOCBA y la conducción celeste del Suteba provincia (Baradel) siguen calentando la silla a la espera de una reunión con Agustina Vila para transmitirle su “preocupación”. Acciones: cero al as.

El decreto de Kicillof que habilita pero no aplica la suspensión de clases da por tierra con la farsa del Plan Jurisdiccional y los “protocolos seguros en las aulas”, que la docencia por otra parte no discutió. Este escenario refuerza la lucha por un programa integral que una la suspensión de clases presenciales con el equipamiento y conectividad gratuita para estudiantes y docentes en la virtualidad, con un plan de obras cumpliendo con los 12 puntos de escuelas seguras de CTERA, con el refuerzo del servicio alimentario escolar, con un plan de becas como exigen los estudiantes movilizados por la Juventud Piquetera, con el aumento del presupuesto educativo  y, por supuesto, con un plan de vacunación masivo.

La asamblea de Ensenada votó impulsar la campaña por la intervención y declaración de utilidad pública del laboratorio del amigo del gobierno, Sigman, donde se producen las vacunas y exigir la liberación de las patentes monopolizadas por los capitalistas. Es un enorme paso adelante en la conciencia de la docencia ensenadense. La preparación del paro provincial docente y su fortalecimiento es de interés no solo de la docencia sino de todos los trabajadores. ¡No al pago de la deuda externa!

También te puede interesar:

Para Carla Vizzotti no es importante el aumento en las muertes.
“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
El Estado no otorga Certificado Único de Discapacidad, y por ende no estarían contempladas en el plan de vacunación.
Ante el aumento de los llamados al 144 nacional, se habilitó el 0800-999-PARÁ (7272).