07/06/2020

La UBA se queda con 30% del sueldo de farmacéuticos de la Ciudad

El lunes 8 van al paro.

El próximo lunes 8 de junio los farmacéuticos de convenio UBA, del primer nivel de atención de la Ciudad de Buenos Aires, van al paro. Denuncian, entre otras cosas, que por el convenio en cuestión la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la Universidad de Buenos Aires se queda con un 30% de sus ya bajos salario.


La situación de estos profesionales describe de pies a cabeza la precarización y las pésimas condiciones de lxs trabajadores de salud en general, en medio de una pandemia que tiene a la Argentina en el ranking mundial de porcentaje de trabajadores del sector infectados. El gobierno de Capital Federal es un abanderado de este ajuste, como se vio con la luchas de Enfermería por no ser reconocidos como profesionales de la salud; y con lxs residentes y concurrentes, quienes vienen dando una gran pelea contra la superexplotación que padecen en sus trabajos .


En este caso, los farmacéuticos denuncian demoras en los pagos de salarios (con haberes atrasados desde el mes de abril), la precarización laboral a la que están sometidos y la falta de elementos de protección contra el virus a la hora de realizar sus tareas, desempeñadas en los hospitales y Centros de Salud y Acción Comunitaria (Cesacs) de la Ciudad, que lxs dejan gravemente expuestos al contagio del virus. La burocracia que dirige el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos en relación de dependencia (SAFyB) no solo mantiene un silencio de radio ante estos hechos, sino que su secretario general, Marcelo Peretta, se pasea por los medios pregonando el levantamiento de la cuarentena, al compás de la burguesía nacional, junto a personajes como Patricia Bullrich.


El gato y la caja (de la UBA)


Estos profesionales se encuentran bajo un convenio firmado por la y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las autoridades de FFyB desde hace años impulsan todo tipo de convenios de estas características, tanto con los gobiernos como con empresas y laboratorios privados. Desde la mayoría estudiantil en el Consejo Directivo y la presidencia del Centro de Estudiantes (Cefyb), integrados por nuestra agrupación Antídoto (UJS + independientes), sistemáticamente los rechazamos y denunciamos, por su carácter privatista de la educación y por su contenido antilaboral.


Este caso es ejemplar. El convenio no solo los somete a condiciones laborales pésimas y a la total exposición del contagio de virus y enfermedades, sino que además habilita que la facultad de Farmacia y Bioquímica se quede con el mentado porcentaje de su salario, para engordar la caja (negra) de los llamados “recursos propios” de la facultad.


En la facultad de Farmacia y Bioquímica estos convenios, al igual que proyectos de posgrados arancelados, reformas de planes de estudio discutidas vaya a saber uno por quién (seguro no por la comunidad educativa) e incluso recortes de contenidos, son aprobados a diario en el Consejo Directivo. Para que esta estafa sea avalada, cuentan con los votos del bloque radical de la gestión (que integra la mayoría en los claustros de profesores y graduados) y del bloque “opositor” kichnerista-peronista (incluida la representación estudiantil de la agrupación Sinapsis, uno de los desprendimientos por derecha de la ruptura de Nuevo Encuentro). La única voz independiente que no defiende estas políticas privatistas y precarizadoras de la educación, sino que las denuncia y combate, sigue siendo, como desde hace 10 años, Antídoto y la UJS.


Unidad entre estudiantes y profesionales


FFyB y la UBA en general tienen que servir como campo para que los estudiantes, docentes y graduados nos organicemos con un programa contra los negociados perpetrados por las autoridades, las empresas y el gobierno, por el financiamiento único estatal de las universidades, contra los convenios privatistas y por el salario y condiciones laborales dignas de todos los trabajadores de la educación y la salud.


En este sentido, el apoyo a la lucha de los profesionales de la salud es de vida o muerte, como lo demuestra el caso de la enfermera fallecida en Lomas de Zamora por Covid-19. El Cefyb se suma a la pelea de los trabajadores farmacéuticos que hoy luchan por su salario y condiciones laborales dignas.


Para esto, es necesario que sea acompañado del desarrollo de un programa de salida a la crisis económica y sanitaria: que incluya como pilar de esa batalla el no pago de la deuda externa y un impuesto a las grandes rentas y fortunas, para destinar esos recursos estratégicos a la salud, al aumento salarial a todos los trabajadores que se encuentran luchando contra la pandemia, a la centralización del sistema de salud antes de que este colapse, y a frenar de verdad los despidos y suspensiones.