30/11/2020
coronavirus

Las medidas de prevención sanitaria ausentes en el velorio de Maradona

El gobierno omitió cualquier medida de cuidado, convirtiéndolo en una invitación al contagio.
Por Graciela Rodriguez Docente

El día miércoles se anunció que el velatorio se realizaría en Casa Rosada. Se esperaba que arribara, al menos, un millón de personas. La decisión de realizar el velatorio en la Casa Rosada y solamente hasta las 16 horas era, a todas luces, una invitación al desastre. No solamente por la represión desatada, sino también desde lo sanitario. El temor se hizo notar desde temprano en las redes sociales.

En vista de la situación de pandemia, se había considerado hacer el velatorio en un lugar abierto. “Desde el gobierno nacional argentino ofrecieron a la familia de Diego Maradona velarlo en la Casa Rosada o el Congreso Nacional. Pero la situación de pandemia requiere un espacio abierto y evalúan la Cancha de Argentinos Juniors o la de Boca Juniors para que el público pueda acceder con distanciamiento social” (todoprovincial.com). Siendo esto así, el ofrecimiento de la Casa Rosada fue un error garrafal de parte de Alberto Fernández.

Era necesario tomar todas las medidas de prevención, en vista de la masividad esperada.

Rodrigo Quiroga, experto en bioinformática de Conicet en Córdoba, cree que las autoridades debieron insistir en el uso correcto del barbijo durante la despedida y en que las personas mantengan la distancia lo más que se pueda. “El barbijo es clave para evitar contagio por gotículas, porque al aire libre y de día el riesgo de contagio por aerosoles es muy bajo” (La Voz), señala.

“Es muy importante que respetemos todas las medidas de prevención y los protocolos sanitarios. Usá barbijo, deja dos metros de distancia, utilizá alcohol en gel y evitá las aglomeraciones. La pandemia no terminó. Por Diego, por vos, por todos. Sigamos cuidándonos”, publicó el Ministerio de Salud en su cuenta de Twitter, este jueves 26 de noviembre. Recomendar esto y hacer el velatorio por diez horas en un lugar cerrado es un total contrasentido.

Las medidas de prevención no existieron. Hubo aglomeraciones, y mucha gente sin barbijo. Era previsible que esto iba a ocurrir, en vista de la cantidad de gente que se esperaba y del poco tiempo que duraba el velatorio.

¿Cuál será el impacto sanitario? Habrá que esperar para saberlo.

En vista de la marea humana que se esperaba hubiera sido más apropiado hacer un velatorio en un lugar abierto  (como un estadio)  seguido de un cortejo fúnebre popular que circulara por las principales avenidas para que pudiera despedirlo la mayor cantidad posible de personas desde los balcones y veredas.

En esta nota

También te puede interesar:

Manaos se queda sin oxígeno para los pacientes con Covid-19.
La segunda ola ya llegó, gracias a la desidia patronal.
Polémica por el fallo del juez que obligó a profesionales de la salud a administrar la sustancia tóxica.
Editorial. Escribe Eduardo Salas. El gobierno entre la parálisis y la improvisación.