24/09/2020

Mar del Plata: el Estado abandona a los infectados por Covid-19

El compañero Quispe del MTR-VL murió a metros del hospital sin ser asistido.

Hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata

En un cuadro de ascenso descontrolado de contagios de coronavirus en nuestro país y en la provincia de Buenos Aires, y con un sistema sanitario colapsado en la ciudad los caminos que tienen que transitar aquellos que están en situación vulnerable y padecen de Covid-19 con síntomas y un cuadro complicado de salud, son terribles y desgastantes. La ciudad de Mar del Plata hoy se encuentra a un ritmo de cuatrocientos contagiados por día según cifras oficiales.

Son miles los trabajadores ocupados y desocupados que se enfrentan a la terrible odisea que representa hoy ser atendidos en el sistema público de salud. Esta semana tuvimos que lamentar la pérdida del compañero Quispe del MTR-VL que directamente fue abandonado por el Estado y murió a metros del hospital sin ser asistido en el momento que lo necesitaba. Por estas horas nuestro compañero Ezequiel del Polo Obrero está batallando por su vida luego de una odisea para ser atendido en el hospital regional.

Los lugares de trabajo un foco de contagio

Nuestro compañero Ezequiel se contagió de Covid-19 trabajando en una de las tantas cooperativas truchas del pescado aledañas del puerto marplatense. Estas cooperativas truchas que se cuentan de a cientos no respetan ningún tipo de protocolo sanitario, y ni el sindicato ni las autoridades estatales provinciales y municipales inspeccionan en que condiciones se trabaja. Pero esta situación es la regla en toda la ciudad: la empresa emblemática de Textilana no respeta los protocolos y despide a los compañeros que hacen la cuarentena por ser contacto estrecho, la Comisión Interna viene denunciando esta situación desde hace tiempo; el sindicato y la inspección municipal son cómplices de esta política que genera un brote descontrolado de casos.

El puerto, el polo industrial y los centros comerciales que abrieron se mostraron como los principales focos de contagio, junto a los hospitales y las clínicas. Por este motivo entendemos que los empresarios y el Estado son los principales responsables de esta ola de brotes descontrolado.

Los “esenciales” de los comedores somos los más desprotegidos

El compañero Quispe del MTR como nuestro compañero Ezequiel del Polo son activistas notables en sus barrios, poniéndose al frente de las reivindicaciones de los barrios. Eso incluye también la organización de comedores y merenderos. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación considera esta actividad como esencial, pero no garantiza kits de higiene ni tampoco un ingreso con cobertura social para los miles de compañeros que se ponen al frente de la descarga de mercadería y su distribución en todo el país y la ciudad de Mar del Plata. Exponiendo de esta manera a todos los compañeros que se encuentran también en la línea de fuego de la miseria a contagiarse. Es por estas razones que tenemos que movilizarnos ya que no se garantizan ni las mínimas condiciones materiales ni sanitarias para hacer la cuarentena.

Una odisea para que te atiendan

Las líneas oficiales que promueve el Estado son deficitarias y obsoletas: no solo fue imposible comunicarse durante horas, si no que una vez lograda la comunicación desde la línea de emergencias de Mar del Plata no podían trasladarlo a ninguna unidad sanitaria, dejando en las manos de sus familiares la necesidad de trasladarlo para ser atendido. Esto vale tanto para el caso de Quispe como el de Ezequiel. Nuestro compañero luego de varias horas, habiendo conseguido por sus propios medios llegar al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa), fue atendido en todo momento arriba de una ambulancia, ya que dentro del hospital no hay espacio físico producto del colapso sanitario. Hacia la noche, el compañero fue enviado a su domicilio. El miércoles 23 de septiembre, al recibir una visita médica a su casa, fue trasladado de urgencia ya que su estado de salud requiere internación inmediata. Una vez internado te recetan medicamentos (te proveen lo necesario para el día, luego arreglate como puedas) y nuevamente te envían a tu casa aunque presentes un cuadro de neumonía.

Esta situación es la misma que vienen denunciando los trabajadores de la salud desde el primer momento de la cuarentena. El colapso sanitario es la consecuencia del vaciamiento sistemático de todos los gobiernos sobre la salud pública. Denunciamos la desidia y el abandono estatal hacia los compañeros más golpeados por la crisis económica de nuestro país.

La cuestión de la centralización de los recursos sanitarios en un único sistema de salud, el no pago de la deuda y avanzar en un impuesto a las grandes fortunas son elementales para financiar la salud frente a la pandemia. Lo mismo vale para los trabajadores de la salud que cobran salarios de miseria y vienen de protagonizar una fuerte movilizar el dia de la sanidad el lunes pasado. Por comités de trabajadores de la salud y profesionales que tomen en sus manos la salud en los barrios, la ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Compañero Quispe del MTR-VL

También te puede interesar:

Es urgente un paro municipal y movilización a Jefatura de Gobierno por una recomposición salarial del 40%.
Las multas por infringir la cuarentena no son las solución.
Desde el barrio San Martín denunciaron la represión y apoyaron la toma: “es gente pobre que necesita una vivienda”.
Quema de casillas y cacería de detenciones. Hubo cortes solidarios en todo el país. Mañana conferencia de prensa en Obelisco y movilización a Plaza de Mayo.
Autoconvocatorias, paros, marchas y acampes por salario y condiciones laborales.