23/04/2021
coronavirus

Mientras chisporrotean entre Larreta y Volnovich, no hay vacunas para todos

El entrecruce de Volnovich (titular del PAMI) y el gobierno de la Ciudad no puede tapar que ni unos ni otros han garantizado la vacunación total a los adultos mayores como tampoco a los docentes, auxiliares y personas de riesgo, ni al resto de los trabajadores que están obligados a circular porque ambos sectores concuerdan en que no hay que parar la economía, es decir, la producción capitalista.

Los turnos a cuentagotas tanto en CABA como en el resto del país debido a la falta de vacunas es lo que verdaderamente tiene que ser preocupante, al igual que el hecho de que los que recibieron la vacuna están medio inmunizados, o inmunizados por la mitad, ya que no se garantiza la segunda dosis.

En esta escaramuza se echan culpas mutuamente cuando ambos gobiernos y ambos sectores políticos tienen una sumisión tal a los negocios privados de la salud que han permitido que se fabriquen las vacunas y que se exporten, mientras aquí faltan millones de dosis. En CABA, ahora la inscripción es hasta 65 años. Si sobran vacunas, lo que deberían hacer es ampliar el universo de reparto de las vacunas que de todos modos sigue teniendo cupos y restricciones.

Es más que obvio que alguno de los adultos mayores no concurrió porque no maneja la app, porque ya está con Covid y el turno le llegó tarde o porque no puede desplazarse. Que me diste la lista desactualizada, que no avisaste, que las tenes en la heladera, que no las mandaste. No sirven ni para vacunar con las vacunas que llegaron. Ni Larreta ni Volnovich.

Habla del Hospital Español cerrado y reabierto pero Volnovich no habla de la Clínica San Andrés de Caseros con 12 UTI para usar y que PAMI no tomó a cargo para garantizar la continuidad del funcionamiento. Tampoco evitó el cierre de una decena de clínicas que atienden PAMI en la provincia de Buenos Aires.

La titular debería preocuparse porque en todo el país sigue habiendo límites de edad para vacunación de los adultos mayores y también de que, durante sus gestión, miles de bocas de atención de la Obra Social no funcionan, lo que hace que los afiliados no tengan acceso a las prestaciones ni a las recetas para sus dolencias.

También es un abandono de la salud de los jubilados, los mayores y de toda la población, ya que tanto el gobierno de Larreta como el de Kicillof han resuelto suspender todas las operaciones para dejar lugares para la atención Covid.

En vez de haber establecido un sistema único de salud, de haber colocado al sistema privado al servicio de la atención general, en vez de haber invertido en preparar el sistema sanitario ante la segunda y más peligrosa ola de contagios, prefieren negociar el pago al FMI, recortar los presupuestos y mantener al personal con contratos basura y sueldos miserables. En eso no tiene grieta. Tanto el FdT como JxC acuerdan en restringir drásticamente toda atención que no sea Covid.

Ante este manoseo a los adultos mayores y para que haya vacunas para todos, es imprescindible que se liberen las patentes, que se fabrique en el país al servicio del conjunto de la población, declarar de utilidad pública e intervenir el laboratorio de Sigman.