20/07/2020

Ginés, no es el Día del Amigo, ¡es la desidia patronal!

El Ministerio de Salud responsabiliza a las "reuniones sociales”.

Las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación anunciaron que tanto en Capital como en el Conurbano bonaerense se multiplicarán los retenes policiales durante el Día del Amigo, para impedir una mayor circulación de gente sin permiso y las reuniones entre amigos y familiares. En el cuadro de levantamiento de la cuarentena, este operativo es una puesta en escena para descargar la responsabilidad por el crecimiento de los contagios de coronavirus sobre la propia población.

“La mayoría de los brotes (de contagios) son en reuniones sociales”, afirmó Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud, en sintonía con el raid mediático de Ginés González García para «demostrar el afecto a distancia» porque «el mayor riesgo sanitario está en las reuniones» . La postura oficial hacia el Día del Amigo había sido adelantada por el propio Alberto Fernández en la conferencia de prensa del viernes pasado, en que junto con los gobernadores comunicó la apertura de lo que quedaba de las restricciones a la circulación por el aislamiento social. Allí el presidente respaldó el absurdo decreto de Gerardo Morales prohibiendo las juntadas entre amistades y familiares.

Esa es la misma línea del gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, quien procesó judicialmente a los primeros infectados de la provincia. Es toda una línea política de responsabilización de la población ante una eventual agudización de la crisis sanitaria, incluida la posibilidad de un colapso y sus secuelas mortales.

Encubren de esta manera que la propagación del virus se concentra en las personas que fueron obligadas a concurrir a sus lugares de trabajo en pleno pico de contagios, como revela el hecho de que el promedio de edad de los infectados ronde los 37 años. Que ello haya crecido durante la supuesta vuelta a la fase 1 de la cuarentena solo prueba que se trató de una simulación, ya que la reducción de la circulación fue mínima. Es en la ausencia de protocolos y medidas sanitarias en los lugares de trabajo, el ocultamiento de casos y la ausencia de licencias, donde se encuentra la verdadera responsabilidad por los brotes de contagios.

Es entonces en la desidia patronal y la complicidad estatal, donde están las responsabilidades por el agravamiento de la crisis sanitaria. La campaña mediática del Ministerio de Salud es reaccionaria y encubridora. La población trabajadora es víctima de los capitalistas.