03/09/2021

¿Por qué es importante para la salud mental que haya diputadxs del Frente de Izquierda?

En estas elecciones votemos a lxs que defendemos la salud mental.
Estudiante de Psicología UBA (EPA)

La pandemia y la cuarentena generaron innumerables secuelas psíquicas en nuestra sociedad: el aumento de la tasa de suicidio en jóvenes y adolescentes; el consumo abusivo de psicofármacos, alcohol y drogas; la agudización de los cuadros de ansiedad, depresión, estrés e insomnio; entre otros. Estos además acompañados del duelo que implicó las muertes por Covid que han dejado a cientos de miles de personas sin unx familiar o amigx. En muchos casos, sin la posibilidad de despedirse en una ceremonia que pueda simbolizar esta situación traumática. Queda clarísimo que la Salud Mental es más esencial que nunca.

Sin embargo, el acceso a la salud mental se encuentra muy limitado. Por un lado, los servicios de salud mental públicos están vaciados con falta de personal y profesionales extremadamente sobrecargados que no pueden responder a la alta demanda que hay en esta área. Es por eso que las listas de espera para acceder a un tratamiento puede ser de meses o, incluso, de años. Por otro lado, quienes cuentan con una obra social o prepaga saben que los tratamientos cubren una cantidad reducida de sesiones, por lo que unx tiene que terminar pagando para poder recibir las terapias requeridas. Pero ¿Cuántas personas pueden acceder a eso?

Parece impensado entonces que quienes no cuentan con un trabajo informal puedan acceder a este derecho. ¿Acaso no resulta urgente la salud mental para los sectores más postergados de la sociedad, que tuvieron que lidiar no solo con la pandemia sino con la escasez del trabajo y el aumento de la pobreza?

La contracara del acceso restringido a la atención de la salud mental es la precarización en la que trabajan sus profesionales. Un ejemplo claro de eso es la nueva ofensiva del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que este año, siguiendo la línea de vaciamiento, busca recortar las concurrencias. Estos son cargos otorgados a los profesionales de la salud y la mitad son psicólogxs clínicxs que durante 5 años trabajan sin cobrar salario ni tener ART. Este ataque a la salud pública es una profundización del ajuste y significa vaciar los centros de salud y atención comunitaria con listas de espera de hasta 2 años.

Salud mental y campaña electoral

A 2 semanas de las PASO ni el Frente de Todos ni Juntos por el Cambio dicen una palabra sobre está situación. Es claro que la salud mental no está en sus agendas (como nada que signifique un avance material en la vida de les trabajadores) porque ambas fuerzas políticas y sus sucesivos gobiernos son responsables del vaciamiento en salud mental y que su acceso sea tan limitado.

Ahora bien… no sólo no presentan ninguna salida ante esta problemática sino que además encabezan sus listas vocerxs que se paran de la vereda de enfrente de quienes luchamos cotidianamente por una salud mental pública.

Por un lado, el Frente de Todos, que siendo gobierno este año destinó a salud mental solo un 0.47% de la miseria que se destina a salud y se encargó de seguir empobreciendo y degradando la calidad de vida de la población, tiene como primer candidato a legislador porteño a Alejando Amor. ¿Quién es y por qué lo nombramos? Es un burócrata sindical de los municipales de CABA, exdirigente de Sutecba, que acompaña con su inacción el vaciamiento en salud, permitiendo que lxs trabajadores de la salud tengan un salario de miseria y siendo cómplice del recorte de las concurrencias y residencias de Larreta. Un dato que no es menor es que sigue cobrando el sueldo de que dejó en el 2011 en el sindicato.

Por otro lado, Juntos por el Cambio viene de un gobierno que, además del histórico vaciamiento en salud, habilitó el recorte de incumbencias en 2018 con la resolución 1.254, la cual buscó alinear a un conjunto de carreras, entre ellas Psicología, con un mercado de trabajo cada vez más precarizado y descalificado. En una de las listas internas de Juntos en la Provincia de Buenos Aires encabeza ni más ni menos que Facundo Manes, el neurólogo habla de renovación de Juntos pero fue asesor de Vidal con una gestión que fue significativa en el derrumbe de la salud pública bonaerense. Con su fundación Ineco para la «investigación científica en neurología» (que es financiada por pulpos de la salud privada) está del lado de los lobbistas de la farmacologización y se corona como promotor de la medicalización de las patologías.

Enfrentemos el ajuste en salud mental con la izquierda

Queda claro que lxs únicxs que colocamos la esencialidad de la salud mental y nos damos un programa para defenderla es el Frente de Izquierda. Es por eso que nuestras listas la integran vocerxs y defensorxs de la salud mental pública como Ángel Barraco, corredactor de la ley 448 de salud mental de la Ciudad y precandidato a legislador, e Ileana Celotto, secretaria general de AGD-UBA, psicóloga y precandidata a diputada. Ellxs integran además el equipo de salud mental del Frente de Izquierda junto referentes y activistas del sector, residentes y concurrentes, estudiantes de la facultad de Psicología y prestadorxs en discapacidad.

Votar al Frente de Izquierda-Unidad Lista 1A es una garantía de que la defensa de la salud mental va a estar presente. Una salud mental que rompa con la lógica manicomial y con las políticas de vaciamiento en favor del lucro privado.

 

También te puede interesar:

Llamamos al MST a reflexionar y formar una lista unitaria de cara a las elecciones provinciales de noviembre.
El Frente de Izquierda sumó 5.4% alcanzando el tercer lugar.
Expresemos el repudio en las calles y en las urnas con el voto al Frente de Izquierda - Unidad.
El FIT-U con un pie en el Concejo Deliberante.
Con el 7,59% de los votos el Frente de Izquierda queda a un paso del Concejo Deliberante.