Salud

15/12/2021

Pandemia

Rebrote de Covid-19, circula Ómicron y ajustan a la salud

El martes 14 se informaron 4.555 contagios, la mayor cifra en más de 100 días.

La proximidad del verano no diluye la curva ascendente de contagios de coronavirus en el país. El promedio semanal nacional saltó 42% desde los últimos días de noviembre, y hay confirmados varios casos con la variante Ómicron, cuando la OMS alerta que la nueva cepa es de una contagiosidad “sin precedentes”. El gobierno improvisa medidas secundarias, pero mantiene firme los recortes a la salud pública fijados en el Presupuesto 2022.

El registro de casos positivos de Covid-19 pegó un salto desde que ingresamos al último mes del año. El martes 14 se informaron 4.555 contagios, lo que significa la mayor cifra en más de 100 días. Dos meses atrás, el promedio diario era de 400. En los últimos 30 días, el promedio semanal de casos casi se duplicó en la Ciudad de Buenos Aires, y la media nacional aumentó un 68%.

A esto se agrega la confirmación de cuatro casos positivos de la variante Ómicron, y otros 110 en Córdoba que presentan mutaciones compatibles con esta nueva cepa, que derivaron en el aislamiento de 800 jóvenes luego de las fiestas de egresados. Los voceros de la OMS acaban de alertar que esta se propaga “a un ritmo no visto con otra variante”, y que podría llevar nuevamente a una saturación de los sistemas sanitarios. El ejemplo de Gran Bretaña, donde la Ómicron ya es dominante, da escalofríos: registró 78.600 casos en un día y suma un millón de infectados.

Con todo, este cuadro no basta para conmover las previsiones presupuestarias del gobierno. Luego del paso del ministro Martín Guzmán, la Cámara de Diputados se apresta a llevar a votación el Presupuesto 2022 que, mientras da por sentado un acuerdo con el FMI, reduce la partida para salud. Lo destinado a ese área quedaría 13 puntos por debajo de la propia estimación oficial de inflación, a la cual nadie da crédito -luego de que la meta prevista para este año terminara 20 puntos abajo de la suba real de precios. De esa forma, dentro del gasto del Estado nacional la salud caería de representar el 3,45% en 2021 al 2,92% para el año próximo.

Lo mismo sucede en las provincias, donde se desmantela toda ampliación del sistema sanitario efectuada durante el pico de contagios. Larreta despide a cientos de trabajadores contratados, se cierran los dispositivos de testeos. Los profesionales de la salud bonaerenses vienen de protagonizar paros y movilizaciones contra los ataques al salario por parte de Kicillof. Luego de una segunda ola realmente devastadora, que reveló el precario cuadro del sistema de salud, Alberto Fernández y los gobernadores nos llevan indemnes a las nuevas oleadas de la pandemia.

Por eso improvisan medidas como los pases sanitarios, pero lo cierto es que son responsables de que Argentina esté muy lejos de niveles de vacunación que se aproximen a una inmunidad de rebaño. Solo el 68% de la población recibió dos dosis, cuando dicho umbral requiere más de 90%. Ahora ha comenzado la inyección con terceras dosis de refuerzo, pero todavía sigue habiendo un 15% que recibió una primera y aún espera la segunda. El ajuste agravará estas falencias en el acceso a la salud y la capacidad logística de llegar a toda la población con vacunas contra el Covid-19.

Por lo demás, según informó la jefa de gabinete del Ministerio de Salud la provisión de vacunas para el año que viene dependerá nuevamente de los contratos leoninos ya firmados con AstraZeneca, Sputnik V, Pfizer y Moderna, luego de los atrasos sistemáticos que dejaron a la población sin inmunización en pleno colapso sanitario. El correlato es la miseria presupuestaria que sufren los proyectos de desarrollo de una vacuna nacional, algunos avanzados ya a la fase clínica; lo cual obliga a las universidades e institutos a asociarse con laboratorios privados, y por ende a condicionarse por los negocios de los Sigman.

El refuerzo del sistema sanitario y la puesta en marcha nuevamente de operativos de testeos; el pase a planta permanente de todo el personal de salud, la contratación de nuevos trabajadores y la satisfacción de sus reclamos, empezando por un aumento salarial; el desarrollo y la producción pública de vacunas nacionales contra el coronavirus; son medidas esenciales para preparar al país ante lo que se viene.