14/04/2021
covid-19

Triste récord en Jujuy: diez docentes fallecidos en diez semanas

Morales y el gobierno nacional son responsables.

Con el reciente fallecimiento de Pedro Celestino Cárdenes, docente de La Quiaca, ya son 10 los trabajadores de la educación que fallecieron por Covid solo en las últimas 10 semanas. Este número estremecedor transforma a Jujuy en la provincia más golpeada por la vuelta a clases presenciales sin las condiciones necesarias, aunque el resto no esté mucho mejor.

La gravísima situación ha despertado la bronca del conjunto de la docencia y las comunidades educativas que, a pesar del silencio atroz de Adep– CTERA (Asociación de Educadores Provinciales), se puso de pie con autoconvocatorias y movilizaciones a lo largo de toda la provincia. En Tilcara, San Salvador de Jujuy, Libertador y Palpalá las protestas colocaron como responsables directos de estas muertes evitables al gobernador Gerardo Morales y al gobierno nacional. Tanto Morales como el ministro de Educación nacional Trotta continúan afirmando que las escuelas no contagian y que no está en los planes cerrarlas aunque la curva siga subiendo. Es importante recordar que fueron Trotta e Isolda Calsina, ministra de Educación de Jujuy, junto al Consejo Federal de Educación quienes han eliminado el semáforo epidemiológico que señalaba el riesgo de las escuelas según la escala de positividad del virus.

El gobernador Morales enemigo de la educación pública y la docencia

Las denuncias a Morales como responsable de estas muertes son contundentes. El gobernador que hace gala de las escuelas abiertas nunca presentó un plan de vacunación para los trabajadores de la educación y al día de hoy no hay docentes vacunados. Al mismo tiempo los docentes denuncian falta de insumos básicos en las escuelas para protegerse del virus. Tampoco ha presentado una solución al problema del transporte público. Muchísimos trabajadores de escuelas viajan largas distancias, principalmente en la Puna y la Quebrada en micros interurbanos totalmente desbordados. En cuanto a la virtualidad la política de Morales también ha sido un fracaso al no destinar recurso alguno: solo en 2020, 41 mil alumnos dejaron de estudiar por falta de conectividad. El estado edilicio es otro aspecto que agrava la situación epidemiológica. Morales inauguró las sesiones legislativas de 2021 anunciando un proyecto de creación de 258 escuelas, pero en todo el 2020 no ha hecho refacciones ni obras para poner en condiciones las escuelas que ya existen. Esto es aún más grave si tenemos en cuenta que Jujuy sufre un hacinamiento educativo; en 600 establecimientos funcionan 1.400 instituciones. La impostura del gobierno es total porque su proyecto en realidad se trata de miniestablecimientos de 5 aulas que no resuelven ni el 15% del faltante de escuelas en la provincia.

En estas condiciones la escuela presencial no puede continuar. Es urgente exigir la suspensión total de las clases hasta que el semáforo epidemiológico indique lo contrario. Conectividad y computadoras para todos los estudiantes y docentes. Un plan de vacunación para el personal docente y no docente de las escuelas y acondicionamiento real edilicio con ampliación de aulas, ventilación y todos los insumos necesarios para una próxima vuelta a clases presenciales. Aumento salarial del 50% atado a la inflación. Rechazar el miserable 20% firmado por la burocracia de Adep. Con este pliego de reclamos llamamos a reforzar las autoconvocatorias y asambleas en todas las escuelas para defender la salud y la educación pública.

Un régimen contra la salud del pueblo trabajador

La segunda ola llegó ya pisó los 27 mil casos positivos diarios, el sistema de salud está al borde del colapso, pero las medidas para frenar la segunda ola no llegan. Tanto Alberto Fernández como Morales están empecinados en sostener la apertura total de la economía poniendo en riesgo la vida de miles de trabajadores. Para cumplir a rajatabla el ajuste que pide el FMI, defender el lucro capitalista no hay grieta entre el kirchnerismo y Juntos x el Cambio. En esta política aperturista de las escuelas cuentan con la colaboración de las conducciones kirchneristas de CTERA y Adep en Jujuy que no convocan ninguna instancia de organización y mucho menos de lucha en defensa de la salud de la comunidad educativa.

Mientras perdemos a compañeros docentes, Gerardo Morales está preocupado en adelantar las elecciones provinciales por mera especulación electoral. Sin embargo el tiro le puede salir por la culata si escala la curva de contagios. Es la expresión más acabada de un régimen que gobierna en contra de los intereses -y hasta de la vida– del pueblo trabajador. Queda claro que la movilización popular es la herramienta para defender la salud y la vida de los trabajadores.

También te puede interesar:

Para Carla Vizzotti no es importante el aumento en las muertes.
“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
El Estado no otorga Certificado Único de Discapacidad, y por ende no estarían contempladas en el plan de vacunación.
Se realizó la charla “Despidos en pandemia: género y precariedad”.
Editorial. Escribe Gabriel Solano