20/09/2021

ATE-Educación La Plata: una gran batalla ganada contra los descuentos salariales

​El clasismo y los trabajadores contra el ajuste de Kicillof, la ministra Vila y las burocracias sindicales.

​La batalla ganada -como definió​ en un comunicado la clasista Junta Interna de ATE Educación Sede- contra los descuentos salariales​ a los trabajadores de​ la Dirección General de Escuelas es ​un síntoma de la potencialidad de la crisis política, y más precisamente del​ golpe sufrido por el gobierno. Es hora de lucha y de​ direcciones sindicales combativas y antiburocráticas para pelear contra el ajuste “nacional y popular” y por todos los reclamos.

La devolución de recortes de sueldos de hasta 20.000 pesos fue el resultado de dos semanas de movilizaciones y asambleas prácticamente diarias -incluso bajo la lluvia-, de cortes y permanencias en la DGCyE (Dirección General de Cultura y Educación), y de una gran marcha el jueves pasado a la Casa de Gobierno.​

​Toda esta enorme lucha, que conmovió a la ciudad de La Plata y que creció ante la desorientación del gobierno de Kicillof​ por la estrepitosa derrota electoral y los rumores de renuncia de la ministra de educación provincial, Agustina Vila, se extendió a distintos lugares de la provincia de Buenos Aires. Impulsada por el sindicalismo combativo y las asambleas de base de los trabajadores de la Dirección de Escuelas, el conflicto adquirió un peso provincial.

La respuesta de la Junta Interna de ATE Educación Sede, opositora​ a la burocracia de ATE integrada al gobierno, se enmarcó en la denuncia del cambio de régimen laboral a 40 horas (extensión de la jornada)​ apoyado por la conducción de Oscar De Isasi y Hugo «Cachorro» Godoy, como​ ejecutores de la reforma laboral.​

​La Junta Interna de ATE Educación Sede fue fiel a un método que puso a consideración de los trabajadores las medidas. Las autoridades confirmaron la reunión de Mesa Técnica el viernes 17 con la participación de los verdaderos actores de la lucha.

Esta lucha logró imponer la devolución de gran parte de los descuentos que sufrieron una gran cantidad de trabajadores a​ partir de la implementación del nuevo régimen​ de 40 horas semanales que elimina el plus y otros beneficios. Una “redistribución” de parte de la masa salarial presentada como un “aumento de los sueldos”.

​Recalculando,​ las​ mismas burocracias provinciales de UPCN, Soeme y ATE​​ que estuvieron claramente de espaldas a la lucha, se borraron y boicotearon las asambleas y la nutrida marcha a la Gobernación,​ rápidamente​ y sin consultar a las bases firmaron el acuerdo en la Mesa Técnica.

Como contrapartida,​ los trabajadores junto a la Junta Interna de ATE Sede siguieron con las medidas de fuerza todo el día viernes 17, cortando la calle hasta la finalización de la reunión​ con las autoridades. La oferta llevada a la Asamblea consiste en la devolución​ de hasta 20 mil pesos hasta el mes de diciembre, y alcanza a más de 500 compañeros. Como explicó la Junta Interna ​esto no borra los daños totales, pero sí aminora considerablemente las pérdidas,​ de ahí la reivindicación de una batalla ganada y de preparar el campo para la continuidad de los reclamos.

Pero además la lucha librada confirma la validez de la campaña de la Junta Interna contra la extensión de la jornada laboral. Las 40 horas son mayor precarización laboral (el alargue de la jornada queda como una carga permanente) y ​también, como lo demostraron los descuentos, una poda de los sueldos a​ una masa de trabajadores. Esta batalla en curso prepara las condiciones para volver a poner en pie la coordinación de los distintos ministerios detrás de un programa de lucha encabezado por las juntas internas recuperadas y combativas.

Luchando​ se arrancó lo que el gobierno declaraba como inmodificable, con el aval de las burocracias, y luchando se irá más lejos contra estas paritarias a la medida del ajuste. Lo obtenido es un estímulo y fortalece la lucha estatal en las vísperas del presupuesto provincial de ajuste 2022 que el gobernador Axel Kicillof va a pactar con la derecha.

La Asamblea realizada al finalizar la Mesa Técnica ​fue una enorme experiencia político sindical, como lo fue antes la denuncia del ajuste de Kicillof y la marcha a Gobernación. No sólo la burocracia verde oficial le quitó el cuerpo al conflicto,​ también la “opositora” burocracia verde y blanca que se borró después de la derrota electoral del domingo y no quiere denunciar al gobierno como cabeza del ajuste.

Las burocracias de UPCN, ATE y Soeme no querían una asamblea para no rendir cuentas. Mientras se desarrollaba la asamblea convocada por la Junta Interna y los trabajadores en lucha, se acercaron los representantes del Consejo Directivo Provincial​ de ATE (CDP) ​para apropiarse de un logro parcial por el que no lucharon y sí limitaron. Resultado: los trabajadores votaron que se fueran de la Asamblea que boicotearon, denunciándolos como traidores y al grito de “Váyanse de acá”. Una sanción brutal a la burocracia que crea mejores condiciones para la defensa de la clasista Junta Interna de ATE Educación Sede, y para luchar por un movimiento de conjunto de los estatales.

La asamblea resolvió​ prepararse para luchar en diciembre, sumando a los sectores y compañeros que faltan y una nueva asamblea para el viernes de la semana próxima para fortalecer la organización.

Algunas conclusiones

En 15 días se derrumbaron todas las perfidias burocráticas: sin “presencialidad”​, los trabajadores se fueron sumando crecientemente​ a las asambleas debatiendo​ acaloradamente​ el ajuste en curso, la extorsión del pase a las 40 horas y la entrega de​ las burocracias sindicales que actúan como patronales​ del otro lado del mostrador. Estas burocracias negaron​ los avales sindicales para las medidas de fuerza​ votadas en las asambleas carnereando el plan de acción.

Como publicó un medio de prensa, el ajuste salarial​ en Educación es un ensayo para el ajuste general a los estatales de la Administración Centralizada de la ley 10.430. En la memoria de los trabajadores de la Dirección de Escuelas está presente la histórica ocupación de dos semanas contra el ajuste de Nora de Lucía, por eso los cantos en los cortes de «que se vayan todos» y «no al recorte salarial» ratifican la necesidad de sindicatos independientes del Estado.

La Junta Interna de ATE Educación Sede, donde Tribuna Estatal tiene una gran responsabilidad, representa la continuidad de esta memoria en defensa de los trabajadores.​ Con la lucha quedó marcado a fuego​ UPCN, autor de la propuesta de las 40 horas seguida como perrito faldero por la conducción verde de ATE. Para UPCN, la convalidación de este ataque flexibilizador equivalía a conservar y acrecentar la “caja” que nutre con cada entrega.​

​Desde Tribuna Estatal y la Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero nos plantamos para​​ organizar a los lugares de trabajo con asambleas y reuniones para enfrentar el ajuste, reclamar los protocolos y las obras de mantenimiento en los edificios, pero​ por sobre todo para poner en pie un poderosos movimiento estatal que luche por la reapertura de las paritarias y consiga un salario igual a la canasta familiar.​

También te puede interesar:

Por una junta independiente para enfrentar el ataque de los gobiernos.
Otro ajuste que dejan pasar ATE y UPCN.
Con el Polo Obrero como locomotora del salto en la provincia de Buenos Aires. Escribe Néstor Pitrola.