18/06/2021

CABA: la paritaria municipal viene perdiendo contra la inflación

Abajo el pacto de Larreta y Sutecba para degradar el salario.
Tribuna Municipal

El hundimiento de los salarios municipales de CABA parece no tener fin. La paritaria del 30% en tres cuotas viene perdiendo por goleada contra la inflación. La primera cuota del 10%, que debía cubrir el alza de los precios de marzo a julio, se consumió en la mitad del período previsto. Con una canasta de consumos mínimos valuada en $96.800 (ATE Indec, abril), dar con un salario de la grilla municipal que la supere es como encontrar a Wally. La mayoría está por debajo de la canasta básica que el Indec midió en $64.445 para mayo. De este modo, las enfermeras (encuadradas en la paritaria municipal por su exclusión de la paritaria de profesionales de la salud) o los auxiliares de portería, vienen todos exponiendo sus vidas por ingresos debajo de la línea de pobreza. No llegamos a la cláusula de revisión salarial de octubre, hay que reabrir la paritaria.

Un pacto para destruir el salario

El retroceso salarial viene de larga data. Entre 2015 y 2020 la pérdida de poder adquisitivo del ingreso municipal fue de un 38%. Y solamente en 2020 fue del 13%. Para 2021 el 30% previsto queda muy atrás de las proyecciones inflacionarias de un 46% anual. Los sucesivos acuerdos paritarios por debajo de la inflación dan cuenta de un pacto para degradar el salario. Tiene a Larreta y Amadeo Genta de Sutecba (sindicato) como sus partes principales, pero este año sumó un socio menor con la firma de Daniel Catalano de ATE Capital. En este último caso, quienes dicen “agrandar el Estado” fueron cómplices de achicar el salario de sus trabajadores.

Lo que une a los Genta y los Catalano, y con ellos a casi toda la burocracia sindical que firma paritarias a la baja, es su afiliación con el gobierno nacional, que se pasea por los mercados internacionales exhibiendo un ajuste fiscal que tiene entre sus pilares la reducción del salario estatal. De ello da cuenta la paritaria de los estatales nacionales, recientemente firmada por la Verde de ATE y UPCN, tras los meses de inflación más elevada, por apenas un 35% y en ¡seis cuotas!. Una estocada más a salarios que tuvieron una de las peores paritarias el año pasado. Contra la demagogia oficial, la realidad muestra un empeño para que los salarios pierdan contra la inflación.

Más ajuste a los contratados

La suba de 35% del impuesto a los monotributistas, establecida por el gobierno nacional, y la frustrada medida de imponerles una deuda retroactiva, golpeada por un masivo rechazo, ponen en agenda la situación de los contratados. En el GCBA hay más de dieciocho mil monotributistas sometidos al fraude laboral de los contratos de locación de servicios. Con la paritaria del 30% en cuotas, la suba del impuesto es un ajuste sobre sus salarios.

Asimismo, en la paritaria actual ni un solo contratado pasó a planta, ni permanente ni transitoria, quedando abierta la puerta para los despidos, como los hubo en la Dirección General de Niñez y Adolescencia, entre otras reparticiones. Pero también, sobre la amenaza de despido se profundizan las arbitrariedades, las refuncionalizaciones, la sobrecarga laboral y la presión por tomar tareas presenciales sin condiciones. La paritaria municipal debe ser reabierta para discutir el pase a planta de los contratados.

¿Qué pasa con el teletrabajo?

El teletrabajo, que es una modalidad predominante en muchos ministerios y reparticiones del GCBA, puede disimular parcialmente el retraso salarial. Esto por los mayores gastos en transporte y comidas que implica la presencialidad. Sin embargo, parte de esa diferencia se va en mayores tarifas de servicios de telecomunicaciones, así como gastos más elevados en mantenimiento, adquisición o renovación de computadoras y/o celulares, que no cubre la parte patronal.

En algunas ocasiones es la excusa para extender la jornada laboral. En cualquier caso debe advertirse que las tareas presenciales se hacen por el mismo salario que las virtuales, sin ningún plus o bonificación que las retribuya. Con la fuerte presión para tomar tareas presenciales, incluso para personal de riesgo, la miseria salarial puede mostrarse todavía con más crudeza: es preciso anticiparse.

Abrir el debate y la organización por la reapertura de la paritaria

La reapertura de la paritaria municipal está en la orden del día y no hay margen para esperar a la cláusula de revisión salarial de octubre. Hasta la burocracia de la Asociación de Médicos Municipales solicitó la reapertura de la paritaria de los profesionales de la salud de CABA. En algunos gremios que acordaron en el mismo período, como el bancario, la negociación salarial fue reabierta. Sin embargo, a la fecha, tanto Sutecba como ATE Capital mantienen el más absoluto silencio. Es necesario quebrar esa tregua con una amplia deliberación y medidas de lucha. Así lo hicieron trabajadores del Sanatorio Méndez, de la obra social municipal, que con la lucha lograron un aumento salarial.

Vamos por un aumento de emergencia de 30%, para cubrir el retroceso salarial de este año y el anterior, y por una actualización mensual por inflación. Por ningún salario debajo de la canasta básica de $64.445. Por el pase a planta de los contratados. Es necesaria una acción independiente de los trabajadores municipales de CABA.

En esta nota

También te puede interesar:

Contra la presencialidad irrestricta y sin condiciones, por salario, infraestructura: a la docencia nos sobran los motivos.
Basta de zona liberada.
No al desalojo, basta de amedrentamiento y prepotencia policial.
Amanda Martín, docente terciaria y legisladora porteña PO FIT-U sumó su reclamo en la Legislatura porteña.
Gran Campaña Financiera en las asambleas porteñas del Polo Obrero.