08/10/2020

Córdoba: docentes de Inicial y Primaria sin cargos, “ad honorem” y precarizados

Sostienen la educación de miles de niñes de manera hiperflexibilizada.

Les docentes de nivel Inicial y Primario, luego de transitar una formación de cuatro años, ingresamos al sistema educativo desde lo laboral. Nos inscribimos en la Junta de Calificación y Clasificación de Primaria, que no desarrolla elecciones hace años y permanece intervenida, e incorporamos todo nuestro recorrido académico durante un año para figurar al año siguiente como suplentes. El salario docente de una maestra de nivel primario que inicia es aproximadamente de $33.000.

¿Qué implica ser suplente en este sistema? Que tomamos un cargo cuando el gobierno decide llamar a cubrirlos. Generalmente, a finales de febrero (cada vez más tarde) comienzan los actos públicos. Por lo tanto, a las autoridades no les importa que los primeros días de marzo comiencen las clases y muchos alumnes no tengan docentes designados. Tampoco les importa la calidad y continuidad pedagógica de los alumnos. ¿De qué continuidad hablan si los docentes suplentes deambulamos de una escuela a otra cada año? Sobre este punto, sería muy interesante que el gobierno dé cuenta del porcentaje de docentes suplentes y titulares que hay en nuestra provincia.

El gobierno emplea estas maniobras porque ahorra a costa de la educación, a la que considera un gasto. Los y las docentes, en esta modalidad de ingreso, somos ¨afortunados¨ si tomamos una suplencia hasta el 31 de diciembre. Esto significa que no gozamos de los derechos laborales mínimos: no gozamos de vacaciones porque si no trabajamos no cobramos; el Sueldo Anual Complementario (SAC- aguinaldo) se paga proporcional al tiempo trabajado (las suplentes nunca lo cobramos completo); tampoco tenemos obra social. Desde el sueldo de diciembre, volvemos a ver algo de plata en abril. Esto también depende de la carga de los Movimientos, Altas y Bajas (MAB- contrato laboral), que a veces se demora y estamos varios meses sin cobrar.

La legalización del trabajo «ad honorem» y el despido encubierto durante la pandemia.

Esta realidad precaria y de hiperflexibilización de los y las docentes suplentes de la provincia de Córdoba la padecemos durante 10 años aproximadamente, hasta que titularizamos. Durante 10 años el gobierno provincial se queda con nuestra plata, con la plata de la familia que tenemos a cargo. ¡Eso sí!: tenemos un sistema de policías que se forma durante seis meses y comienza a tener estabilidad laboral en el momento. La misma policía que reprime y mata a les laburantes y pibes que los y las docentes «contenemos» en las escuelas. Pero, ¿cómo se llega a una titularización? El núcleo del problema se presenta de este modo: para poder tomar un cargo en mejores condiciones, las docentes generalmente hacemos una carrera alocada para sumar horas «ad honorem», de trabajo gratuito por mucho tiempo. Esto significa ir a dar clases por un papelito que acredita las horas trabajadas al Estado por ¡0- cero pesos! Esta acreditación, es bien valorada en la Junta de Clasificación, más que cualquier otra formación que hagamos. Esta legalización del trabajo gratuito fue parte de una reforma impulsada por el gobierno junto a la conducción celeste de UEPC (sindicato docente de Córdoba), en la que se privilegia el trabajo «ad honorem»  que permite obtener muchos puntos y, así,  poder tomar cargos titulares.

En este año 2020, el ministro de Educación, Walter Grahovac, dijo que los miles de docentes suplentes (a los que que dejó sin trabajo, así, sin más) no formamos parte del sistema educativo. O sea, para el gobierno, los docentes suplentes estamos habilitados a estar al frente de los alumnos cuando el gobierno nos necesita nada más. Con la pandemia de por medio, se suspendieron las convocatorias a cubrir los cargos y miles de docentes nos quedamos sin trabajo. Las trabajadoras de la educación, al figurar en el sistema nacional, cobrando el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) retroactivo a 2019, de $1000, no pudimos acceder a ninguna ayuda social, IFE, etc.

Nos preguntamos: ¿Qué hizo el gobierno de la provincia de Córdoba con el presupuesto destinado a la educación? ¿Cuánto más se va a ahorrar a costa de los cargos que no designa? Por otra parte, como no se han cubierto la totalidad de los cargos vacantes, docentes y directivos se hacen cargo de varios grupos de alumnos.

En otras situaciones, le han designado un grupo de alumnos a personal que se encontraba afectado a tareas de asesoramiento pedagógico y didáctico. De esta manera, dejan más al descubierto las necesidades educativas en la virtualidad y las que tendremos que saldar cuando retornemos a la presencialidad.

La precarización en Jornada Extendida

Dentro de las situaciones de precariedad, también se encuentran los docentes de Jornada Extendida. Desde sus comienzos, hace 10 años, el Programa de Jornada Extendida tuvo como propósito extender la jornada escolar un par de horas a costa del sacrificio de los trabajadores de la educación. Muchos docentes de grado tomamos las horas de Jornada Extendida porque significa un incremento en nuestros escasos salarios. Pero esto significa agregar más trabajo aún por un salario más desvalorizado que el habitual, ya que esas horas se valen menos dinero.

Otra es la situación de los docentes que solo dictan las horas de Jornada Extendida en una institución. Estos tienen acceso a 10 horas semanales como máximo, lo que significa que deben trasladarse hasta la institución habitualmente solo por dos 2 horas de trabajo, por $10.000 mensuales aproximadamente. Estos contratos basura también tienen fecha de finalización cada 31 de diciembre, lo que significa estar varios meses sin cobrar hasta que podés conseguir un nuevo cargo. Las designaciones, en la mayoría de los casos dependen de ¨la cara del cliente¨, de la relación que hayas entablado con las autoridades de la escuela, porque son éstas las encargadas de nombrar a los docentes de Jornada Extendida. Si le caíste bien a la directora y cumpliste con lo que se te ordenó, capaz el próximo año te vuelva a designar.

Corre el mes de octubre, y ni el gobierno, ni la conducción celeste de UEPC han dado respuesta a los reclamos de los miles de docentes que no hemos podido acceder a los cargos este año. Tampoco han solucionado el problema de registro de títulos y agregado de antecedentes de los aspirantes a la docencia. Solo la organización y la lucha autoconvocada logró convocatorias de horas cátedras en secundario y superior de manera precaria. El panorama se presenta desolador y de incertidumbre también para el 2021. El silencio y la complicidad entre el gobierno y el gremio es desesperante para aquellos docentes que necesitamos alimentar a nuestras familias y también es acuciante la situación de los que se encuentran trabajando desde sus hogares y con sus recursos (por demás escasos).

Frente a este panorama, sabemos que la organización y la lucha unitaria de la docencia por el conjunto de los reclamos, comenzando por el salario, es la que puede revertir esta situación. Exigimos asambleas escolares y de delegados a la conducción sindical de UEPC. Queremos la inmediata cobertura de todos los cargos y que se establezca la continuidad pedagógica de suplentes, sin que sus cargos caigan en diciembre. Continuamos organizadas como desde el inicio de la pandemia para torcer el rumbo ajustador del gobierno de Juan Schiaretti y su Ministerio de Educación.

 

También te puede interesar:

Los montos de indigencia de los programas son devorados por la inflación.
Entrevistamos a Adrián Flores, luchador ambiental y precandidato a diputado en las listas del Partido Obrero.
El jueves 5. El gobierno no garantiza las 100 mil notebooks que anunció, tampoco la educación virtual ni presencial.
Quienes gobiernan no garantizan la educación al conjunto de lxs estudiantes, bajo ninguna modalidad.
Fue resuelto en una audiencia pública convocada por la concejala Cintia Frencia.