09/02/2021

Córdoba: se profundiza la crisis sanitaria y se fortalece la lucha

Trabajadores del Hospital Sayago de Carlos Paz en lucha

Tras doce meses de pandemia, los hospitales cordobeses enfrentan una nueva fase en condiciones más críticas que antes. La llegada de la temporada turística agravó las precarias condiciones en la que atienden los hospitales del interior provincial. Luchas como la de las y los trabajadores del Hospital Sayago de Carlos Paz pusieron el epicentro en el desmantelamiento sanitario que durante décadas que operó en el interior provincial y que, lejos de revertirse en plena crisis sanitaria, se profundizó.

Falta de personal, escasez de equipamientos y equipos de protección personal, profesionales extenuados por jornadas laborales interminables es el común denominador en todos los hospitales. La ausencia de políticas sanitarias puso en crisis los centros turísticos de la provincia donde se desataron brotes que debieron atenderse con hospitales prácticamente vaciados de personal, como es el caso de Santa Rosa de Calamuchita, Carlos Paz, entre otros.

Ante el inminente inicio de las actividades escolares, está planteado que la cantidad de casos se disparen, y una vez más el gobierno provincial espera que las y los trabajadores de la salud se hagan cargo del colapso poniendo en riesgo su salud y su vida.

Una política criminal

El total fracaso de las políticas sanitarias del gobierno de Juan Schiaretti se ha cobrado la vida de más de 40 profesionales de los hospitales, comprometiendo la salud de otros miles de trabajadores hospitalarios. Se trata de una política criminal que no solo expone a las y los trabajadores de la salud, sino que pone en vilo a toda la población cordobesa.

La falta de inversión en salud ha llevado no solo al colapso edilicio, dejando hospitales en ruinas con equipamiento obsoleto, sino que ha colocado bajo la línea de la pobreza a la inmensa mayoría del personal. El propio Indec advierte que la variación interanual de la canasta alimentaria fue del 45%, muy lejos del 25% de aumento que el gobierno provincial les impuso a los trabajadores de salud. Mientras la canasta básica total asciende a los $54.207, según recientes datos del Indec, el salario promedio de las enfermeras y residentes apenas alcanza los $40.000; una situación que se agravará en los próximos meses cuando las y los trabajadores de salud dejen de percibir los bonos en negro que otorga la provincia a partir de marzo.

El desprecio del gobierno de Schiaretti por la salud de las y los cordobeses se ve en números. Según la Ley de Presupuesto para 2021, se destinará solo el 42% en personal, un punto menos que en 2020; estamos ante un ajuste en toda la línea. El recorte presupuestario en salud contrasta con el reciente acuerdo con los bonistas, quienes se vieron favorecidos con tasas de interés verdaderamente usurarias sin reducción alguna de la deuda, a cambio de extender los plazos de pago.

La reciente renuncia de cinco anestesistas en el Hospital Sayago de Carlos Paz ante la falta de respuestas a las demandas de condiciones laborales y reincorporación del personal despedido da cuenta que se trata de una línea adoptada por todas las fuerzas políticas que gobiernan la provincia.

Organizar la paritaria en salud

El 2020 cerró con una enorme lucha en salud que condicionó las disposiciones del gobierno provincial en materia sanitaria. El 2021 arrancó con conflictos que recorrieron los hospitales del interior, y crece entre las y los trabajadores de salud una fuerte disposición a la organización en los principales hospitales de la capital. Las enfermeras autoconvocadas ya se encuentran organizando una serie de reuniones, y la lucha de las y los trabajadores del Hospital Sayago no cesa.

Necesitamos retomar las asambleas por hospitales para elaborar un mandato único de todos los hospitales. Mediante el frente único de todos los trabajadores de salud impusimos los tres grandes paros de salud a fines del 2020, y pusimos en la calle grandes movilizaciones para exigir $70.000 al básico, pase a planta de todos los precarizados, reincorporación de los despedidos, contra los traslados compulsivos, por equipos de protección personal en calidad y cantidad suficiente, más personal y equipamiento.

Fue mediante este proceso que se lograron frenar las represalias del gobierno, que se obtuvieron mejoras en hospitales puntuales, y se arrancaron los bonos de compensación frente a la paritaria de hambre cerrada por el SEP (Sindicato de Empleados Públicos). Es por este camino que se debe enfrentar una nueva fase de la pandemia y la crisis social que conlleva.

Para prepararnos en este sentido, desde Tribuna de Salud invitamos a todo el activismo, trabajadores y trabajadoras de la salud, a participar del Plenario Nacional de Tribuna de Salud el próximo 20/02, con modalidad virtual. ¡Organicemos los hospitales y construyamos un plan de lucha por paritarias para salud, ya!

También te puede interesar:

Salarios y jubilaciones cada vez más lejos de cubrir la canasta de pobreza.
El intendente Jaime Méndez sigue sin dar respuestas y manda las fuerzas represivas.
Hubo asambleas en hospitales de la capital provincial.
Se inició un nuevo ciclo lectivo sin que se hayan resuelto ninguna de las problemáticas que el año pasado.