08/06/2021

Defendamos un Astillero Río Santiago 100% estatal y en plena producción

Ni sociedad anónima ni sociedad del Estado. Declaración de agrupaciones del ARS.
Tribuna Estatal Astillero

A continuación, compartimos una declaración conjunta de varias organizaciones (La Marrón; Tribuna Estatal Astillero; Avanzada Obrera-Lista Negra; Alternativa Astillero-Ancla; e independientes) frente al intento de cambio de la normativa jurídica del Astillero Río Santiago (ARS).

Pedro Wasiejko asume la presidencia del Astillero Río Santiago (ARS) e inmediatamente plantea modificar la figura jurídica como solución al abandono en la que se encuentra la fábrica. La intención es convertir a la planta naval en una sociedad anónima.

Rechazamos este intento de avance sobre el astillero 100% estatal, que venimos defendiendo desde hace décadas, impidiendo cualquier tipo de privatización total o parcial. El chantaje que nos plantean es que, para que el ARS se reactive, debería cambiar su figura jurídica (para Kicillof-Wasiejko, a sociedad anónima -SA-; para ATE Ensenada, a sociedad del Estado -SE). Una estafa a los trabajadores: según ley 20.705, ambas se rigen por la normativa de una sociedad anónima.

Lo que ocultan son los futuros negociados que planean con el astillero, metiendo empresas privadas, o tercerizando trabajos, como ya lo estamos viendo con Tandanor, que es presentado como un “exitoso astillero estatal” donde el gobierno facilita préstamos e importantes fondos financieros, pero en realidad es una pantalla para el negocio privado, como tantas otras empresas del Estado (YPF SA, Enarsa SA, Trenes argentinos SE, Subte de Buenos Aires SE, etc.).

Junto con el “clima de negocios” que tanto entusiasma a Wasiejko, la figura jurídica que propone viene acompañada de precarización laboral y trabajo eventual de empresas contratistas. Donde rige la Ley de Contrato de Trabajo y no existe la estabilidad laboral del Estado y los derechos que tenemos en nuestro convenio colectivo de trabajo.

Los trabajadores tenemos que rechazar los planes privatistas de la nueva gestión y el gobierno provincial que quieren hacer del astillero una sociedad anónima o sociedad del Estado.

La conducción gremial de ATE Ensenada convocó a asamblea virtual por sector, y en ellas no propuso el absoluto rechazo a la figura de sociedad anónima y toda forma de privatización (total o parcial) de nuestra fábrica. Esta debe ser la primera moción que pongamos a consideración en cada sección. Por el contrario, la dirigencia de ATE quiere contraponer a la “sociedad anónima” de Wasiejko y Kicillof, la figura jurídica de “sociedad del Estado”, y viene buscando convencer a lxs compañerxs de las ventajas de que el astillero pase a ese status legal. Lo presenta como la solución mágica a todos los males del ARS, diciendo que así no se puede seguir trabajando, que si queremos poder reactivar el ARS tiene que ser una SE y que sería la posibilidad de salir de Zona Franca, escudándose en un reclamo histórico. Esa salida de Zona Franca no sería total, sino que algunos talleres y playa de chapas quedarían “del otro lado”. ¿Van a volver a levantar el alambrado que tiramos abajo? ¿Qué dice ATE Ensenada sobre que el ARS se convierta en SA? ¿Por qué no se está organizando el rechazo activo a todo posible avance privatista?

Frente al intento de hacer del ARS una sociedad anónima tenemos que poner al astillero en alerta y debatir cómo enfrentar este ataque sobre nuestra fuente laboral y nuestras conquistas.

El ataque del gobierno provincial de Kicillof a los estatales no se limita al astillero, también incluye a los trabajadores comprendidos en la ley 10.430, a quienes se pretende llevarlos a un régimen laboral donde pasan a trabajar de 30 a 40 hs semanales; a cambio, se ofrece una suma miserable. La burocracia y el gobierno aprovecha los magros ingresos de ese sector que hoy perciben entre 30 y 40 mil pesos, casi al 50% de la canasta básica de alimentos.

Kicillof, con la complicidad de las conducciones sindicales, parece decidido a llevar adelante las tareas que les exigía el FMI a Macri-Vidal: “achicar el Estado” y avanzar en la reforma laboral.

En los ’90, la política menemista quiso liquidar el astillero, luego vino la provincialización “para su privatización”. Así, el abandono del astillero es la línea que siguieron los gobiernos que pasaron. En 2015 llegaron Vidal y Macri con la “dinamita” y fracasaron, pero es ahora el gobierno del Frente de Todos que se presta a encender la mecha. Todos mantuvieron la vigencia del decreto sujeto a privatización.

Las trabas burocráticas que hoy tenemos para funcionar son parte del plan para impedir la reactivación del astillero. Quienes nos chantajean con que para eso tenemos que cambiar de figura jurídica omiten decir que en el astillero, siendo Ente Administrador, se construyeron los dos últimos bulk carrier (Madrissa y Cassana) en 18 meses desde el corte de chapa hasta la entrega, o que construimos el remolcador Ona Don Lorenzo para el mercado interno. Son algunos ejemplos de que pese a todos los problemas “legales y burocráticos”, el astillero puede producir en tiempo y forma y mantenerse 100% estatal y con todas nuestras conquistas.

Es necesario explicar dónde fueron a parar los fondos para las C 79 y 80 [buques] durante el gobierno de Daniel Scioli en cogestión con el sindicato. Que se abran los libros de contabilidad del Banco Provincia. Que Kicillof destine fondos para finalizar los barcos de Venezuela.

No a la sociedad anónima ni a la sociedad del Estado, Astillero 100% estatal y en plena producción.

Impulsemos la asamblea general, precedidas por asambleas de sector para rechazar este ataque e imponer mediante la lucha al gobierno provincial un plan de trabajo e inversiones en la planta naval.

Fuera toda la política menemista del ARS, abajo los decretos de privatización.

También te puede interesar:

No solo es una privatización encubierta, es un paso en el desmantelamiento de la planta naval.
Kicillof y su ministro de salud, Daniel Gollán contra la estatización del sistema de salud.
La presencialidad irresponsable desnudó el vaciamiento de la educación pública.
Traducir el descontento en una potente lucha de millones de jóvenes contra los partidos patronales y por el socialismo. La necesidad de concretar un congreso abierto del FIT-U.
Una nueva ofensiva con ítems flexibilizadores, que implica una rebaja salarial encubierta.
Kicillof y Wasiejko quieren entregar el astillero a los capitalistas y los bonistas de la deuda.