30/07/2020

Docentes de Ciudad Buenos Aires paran el 3, 4 y 5 de agosto

Por el salario y las condiciones de trabajo y estudio.
Por Amanda Martín Secretaria gremial de Ademys

Este 3, 4 y 5 de agosto, en que estaba previsto el inicio de clases en la Ciudad de Buenos Aires tras el receso escolar, se realizará un paro de la docencia por el sinfín de reclamos pendientes.

El desconocimiento del acta salarial de parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, que implicaba una cuota de aumento para el mes de julio (el salario debía pasar de 32.800 a 35.000 pesos, aproximadamente, por cargo de jornada simple), sumado al congelamiento salarial previsto con la Ley de Emergencia económica, colmó el ánimo ya caldeado entre la docencia que viene sosteniendo un acompañamiento académico sin recursos, con numerosos problemas, sobre la base de una extendida precarización en el sector.

Si le sumamos el anuncio del gobierno nacional firmado por Ctera, Uda y otras direcciones menores de aumento cero -dado que se renuevan cuatro cuotas de sumas fijas de 1.200 pesos que ya se venían cobrando hasta el mes de noviembre-, el ataque al salario es preocupante.

Por esa razón, se fue extendiendo la convocatoria de sindicatos de no inicio tras el receso escolar, con acciones para no realizar trabajo virtual y así protestar reclamando al gobierno.

La gremial Ademys, luego de una numerosa asamblea abierta, resolvió paro, acciones simbólicas y un amplio pliego de reivindicaciones. El desafío es tomar las convocatorias de todos los sindicatos, incluidos UTE-Ctera, Uda y Sadop, que también han tenido que sacar bajo presión convocatorias similares, para empujar un plan de lucha de los trabajadores de la ciudad, por medio de una asamblea unificada de toda la docencia para definir cómo seguir.

En ese sentido, en la asamblea abierta de Ademys, conducida por la Lista Multicolor, se aprobó el llamamiento a todos los sindicatos docentes, buscando una vez más poner en pie una lucha real contra el gobierno de Larreta y todos sus ataques a la educación. Asimismo, se aprobó la participación de la docencia en el próximo Plenario del Sindicalismo Combativo del 12 de agosto.

Los reclamos y el rol de las direcciones sindicales

Al ataque al salario se suman reclamos muy extendidos entre la docencia, que ya empieza a sentir la presión del gobierno de retomar las clases bajo cualquier circunstancia, con protocolos vagos, sin recursos económicos para readaptar las escuelas. Ante todo, respondiendo a la presión patronal y no a los datos sanitarios.

Los docentes sin cargos en medio de la pandemia, los actos públicos en línea que son motivo de denuncia por las innumerables irregularidades, la falta de recursos tecnológicos para docentes y estudiantes, la falta de entrega de alimentos de calidad, la precarización de los programas socioeducativos, la falta de pagos de los docentes de Fines, sin licencias de cuidado en medio del teletrabajo extenuante, se van acumulando como reclamos extendidos entre toda la docencia.

Los sindicatos como la UTE-Ctera, que no han hecho ni un solo plenario o asamblea bajo la cuarentena, son foco de críticas entre muchos docentes que ven cómo la dirección de la Lista Celeste, kirchnerista, privilegia los pactos políticos entre Alberto Fernández y Larreta, antes que la organización de los reclamos y la lucha por la educación y sus trabajadores. Recordemos que estos sindicatos promovieron el acta de acuerdo “corto” como uno de los mejores acuerdos del último tiempo. Y luego, frente a la sanción de la ajustadora Ley de Emergencia económica de Larreta, no movieron un dedo.

Desde Tribuna Docente promovemos la más amplia deliberación en las escuelas, los distritos, en los programas socioeducativos, para ligar los reclamos más inmediatos de cada sector a una lucha común para derrotar la ofensiva contra las y los trabajadores.

Mientras se compromete el pago de la deuda externa, se acuerda con el FMI y ni siquiera se avanza en un impuesto progresivo a las grandes fortunas y rentas, se agrava la situación de salud de los trabajadores, se extiende la pobreza, la desocupación y se avanza contra el salario y las condiciones de trabajo. A esta orientación que lleva adelante el gobierno nacional y también Larreta en CABA, debemos oponerle una salida a la crisis de las y los trabajadores.

Vamos por la reapertura de paritarias y el pago de la cuota pendiente; basta de precarización laboral y educativa; entrega de dispositivos y conectividad para todos/as; comités de bioseguridad e higiene bajo control de la docencia y la comunidad educativa; ningún docente sin ingreso, pago a los docentes de Fines; fuera el funcionario Fabián Capponi, precarizador de trabajadores; actos públicos en línea transitorios y bajo control de la docencia; no a la reforma de las escuelas nocturnas, ningún cierre; licencias de cuidado pagas para atención de niños/as y personas de riesgo; una ESI laica y científica y la atención integral por Covid-19 por las obras sociales Osba y Osplad.

En esta nota

También te puede interesar:

Este jueves 6, en confluencia con una jornada de diversas organizaciones de trabajadores de salud.
Una promoción a los atropellos laborales que sufren les traductores a diario.
Pongamos en pie un plan de lucha contra este nuevo ataque a las y los trabajadores y a la caja previsional provincial.
La denuncia por parte de los sindicatos combativos alertó a la docencia, que protagoniza conflictos en nueve provincias.
La conducción del gremio la publicita para disimular la miseria salarial y avalar la vuelta a las escuelas.