16/07/2021

El gobierno de Larreta consagra la miseria salarial para los docentes porteños

Consejo Directivo de Ademys/ profesor de matemáticas.

El día miércoles 14 de agosto el gobierno de la Ciudad convocó a mesa salarial. Adentrándose en la campaña electoral, Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña intentan contener una situación que está atravesada por la presión de la inflación sobre los bolsillos de los trabajadores y la emergencia de luchas por la reapertura de paritarias.

En la mesa los representantes del gobierno informaron la propuesta, mientras Acuña la comunicaba en simultáneo vía correo electrónico a los docentes, que consiste en sumar dos cuotas del 5%, una en agosto y otra en noviembre sobre el salario base de febrero, a cobrar en septiembre y diciembre respectivamente. Recordemos que en el acta original se fijó una primera cuota del 12,8% en marzo, una segunda en julio del 8,8%, a cobrar en agosto, y luego un 10,2% en octubre que se cobraría en noviembre. En septiembre además hay una actualización del fondo nacional de incentivo docente (FONID) por parte del gobierno nacional que significa un 2%. Así, el aumento totalizaría un 43,8% anual para el cargo testigo sin antigüedad y un 45% para la máxima antigüedad.

Según la última estimación del Banco Central (REM), la inflación anual se ubicará en torno al 48%. Así que, en el mejor de los casos, el aumento total quedaría entre 3 y 4 puntos debajo de la inflación. Esto después de 4 años de caída salarial (sólo entre marzo del año pasado y este marzo el salario docente perdió 10 puntos de poder adquisitivo).

En concreto, lo anunciado por el gobierno significa que el salario inicial (y hasta los 10 años de antigüedad) va a ser a 45.913 pesos en agosto y recién en noviembre alcanzaría 52.127 pesos. Esto, el mismo día en que la Dirección de Estadísticas de la ciudad informó que una familia necesita 64.994 pesos para no ser pobre y 99.684 pesos para no estar en una situación de fragilidad. Según los propios números del gobierno, la propuesta consolida salarios de pobreza para los trabajadores de la educación.

Cifras en negro, topes y achatamiento

En su comunicación la ministra habla de un aumento promedio del 44,5%. Pero detrás de este promedio se esconden un aumento mayor de las cifras en negro y con topes y sigue profundizándose la destrucción del salario básico.

El porcentaje de aumento sobre el básico es del 40%. El 44,5% anunciado sobre el salario conformado se alcanza mediante aumentos en las cifras fijas que se cobran hasta dos cargos. Esto produce que el aumento sea bastante menor para quienes tienen más de dos cargos o de 38 horas. Realidad cada vez más extendida entre las trabajadoras de la educación producto del ajuste en curso.

Al mismo tiempo, para las antigüedades más bajas aumenta el peso relativo de las cifras no remunerativas. Hoy por hoy, para un docente que se inicia más de la mitad de su sueldo corresponde a la parte no remunerativa. En el otro extremo de la antigüedad, se presenta el problema del achatamiento de la escala salarial. Un docente con la mayor antigüedad que en teoría recibe un 120% de plus cobra apenas el 21,4% más que el inicial, ya que la mayor parte del sueldo no computa para la antigüedad.

Como se evidenció recientemente en el cobro del aguinaldo, la composición del salario con cifras no remunerativas es un mecanismo de ajuste. Pero, además, el gobierno que viene desconociendo el fallo judicial que le impone la devolución de los descuentos de los días de paro del mes de mayo, ratificó su política antisindical al descontar los días de paro en el cálculo del aguinaldo.

En esa misma de ajuste, siguen sin actualizarse las asignaciones familiares que permanecen en montos irrisorios hace 12 años. Están clavadas en 270 pesos, un monto hasta 16 veces menor que el que se cobra en otros gremios a través de la Anses.

La complicidad de la burocracia sindical

La UTE-CTERA emitió un escueto comunicado que embellece la propuesta del gobierno planteando que “el incremento será igual para todos los docentes, independientemente del cargo o antigüedad, porque impactará en los básicos”. Omite rechazar el ofrecimiento y se limita a ponerlo a consideración de los plenarios de delegados por área y niveles. El plural es significativo porque refiere al mecanismo que viene utilizando la burocracia celeste para fragmentar la deliberación de la docencia. Lejos de preparar y organizar el rechazo del ajuste de Larreta, atomizan a los trabajadores para garantizar que el ataque pase. Así lo hizo en marzo cuando convocó a un sinfín de reuniones informativas en las que no resolvió ninguna medida de lucha sobre las condiciones de apertura en medio de la crisis sanitaria.

A imagen y semejanza de los acuerdos nacionales a la baja firmados por la CTERA, la UTE mantiene su política de alineamiento con los gobiernos que descargan el ajuste sobre los trabajadores para garantizar los compromisos asumidos con el FMI y los organismos de crédito internacional.

A ambos lados de la grieta de los partidos patronales se pretende una paz social para garantizar el desarrollo de la campaña electoral. Mientras tanto los gobiernos y las burocracias que están completamente integradas sellan salarios de hambre para los trabajadores.

Una lucha sindical y política

Desde Tribuna Docente como parte del Consejo Directivo de Ademys y de la oposición Multicolor en UTE levantamos como planteo reivindicativo: un salario inicial de emergencia de $ 65.000 para la jornada simple, en la senda de la equiparación con la canasta familiar. Un aumento del 50% a toda la escala. Cláusula de actualización automática por inflación. Pase al básico de todas las sumas en negro o con topes. Actualización de las asignaciones familiares. Derogación del impuesto a las ganancias sobre los salarios. Seguro al docente sin cargo equivalente a un salario inicial. Devolución de los descuentos por días de paro. Basta de agobio y sobrecarga laboral. Este es el planteo que ratificó la asamblea de Ademys del lunes pasado y en función del cual resolvió un paro para el lunes 2/8. La resolución es que, con salarios de pobreza, sin condiciones de salubridad e infraestructura, sin vacunación, sin conectividad ni equipos para estudiantes y sin dispensas para los trabajadores de riesgo, no iniciamos el segundo cuatrimestre.

La conquista de las reivindicaciones de la docencia requiere la movilización común en un frente único junto al resto de los trabajadores que están saliendo a luchar. Pero tampoco podemos ignorar, sobre todo ante la cercanía de las elecciones, que la realización plena de nuestras demandas es incompatible con los gobiernos que han hundido nuestros salarios y llevan el país a una catástrofe social.

Por eso, la fuerza que se expresa en las luchas obreras debe ser un factor de impulso para una alternativa política de los trabajadores. Este es el contenido de la propuesta del Partido Obrero de un Congreso del Frente de Izquierda Unidad donde todas las luchas y las reivindicaciones obreras resuenen y se proyecten en una salida de los trabajadores frente a la crisis.

También te puede interesar:

Los datos hablan por si solos: 6 de cada 10 descocupades son mujeres y 20% de las jóvenes está excluida de las esferas laborales y educativas.
IRSA y Larreta van por Puerto Madero 2.
Poner en pie a la juventud por una salida independiente capaz de derrotar el ajuste.
Marchan desde las puertas del hospital. ¿Cómo seguimos después?
Así se refirió Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys y legisladora porteña a los anuncios de Larreta sobre las clases presenciales a partir de agosto.