22/02/2021
IMPUESTO AL SALARIO

Ganancias sobre las horas extras: trabajar más por menos plata

La quita llega a ser tal que resulta más conveniente quedarse en casa.

La aplicación del Impuesto a las Ganancias a los salarios no solo representa una confiscación al bolsillo de los trabajadores, sino que ahora se ha convertido en un problema, incluso, para las patronales.

La voz de alarma llegó por la vía de la empresa Toyota, desde donde advirtieron que no han podido hacer funcionar los turnos “extras” de producción debido a las dificultades para convocar trabajadores que acepten realizar horas extras, que en una cuantía significativa irán a parar a los bolsillos del fisco.

Es que a la (in)usual quita del Estado a los salarios que superan el Mínimo No Imponible (MNI) se agrega una afectación diferenciada para el caso de las horas extras, según los establecido por la ley N° 27.346.

En tal caso, las horas extras sobre los días laborales normales son alcanzadas por el tributo y solo son excluidas para el cálculo de la escala aplicable. Para el caso de la extras en días inhábiles, feriados y fines de semana, el tributo no se aplica sobre los montos adicionales, pero sí sobre la hora normal de base.

El recorte es tal, en ambos supuestos, que para una cantidad de trabajadores que hoy son alcanzados por Ganancias (alrededor de 2 millones) no existe incentivo alguno para la realización de horas suplementarias.

Esto afecta de lleno los intereses de algunos sectores patronales, que se valen de las horas extras para extender la jornada laboral y aumentar la productividad del trabajo, sin la necesidad de incorporar nueva mano de obra al plantel de trabajadores, con sus consecuentes costos adicionales.

Esta situación ha motivado que se reabra el debate sobre la cuestión con proyectos y trascendidos de diverso carácter. Por un lado, desde una fracción de la burocracia sindical, con Facundo Moyano a la cabeza, preparan un proyecto donde algunos “rubros” salariales, como horas extras y aguinaldo, podrían quedar exentos de tributar (Iprofesional, 21/02).

Mientras que para el mes de marzo se espera el tratamiento del proyecto del oficialismo presentado por Sergio Massa, que plantea fijar un “piso” de $150.000 brutos ($123.000 neto) para entrar en la zona de Ganancias.

Ambas iniciativas se erigen sobre la base de perpetrar esta confiscación sobre los trabajadores, la cual luego de alguna mejoría circunstancial volverá a impactar sobre millones de trabajadores con las “subas” de las próximas paritarias.

Es que el piso del Impuesto a las Ganancias subiría un 25% y las paritarias se estima que serán del orden del 30%, lo que plantea volver al punto de retorno, con algunos trabajadores más entre los implicados. Para colmo, como la inflación presupuestada (29%) es inferior a las proyecciones privadas (50%) –y a lo que se vive en el día a día- los salarios también se verán confiscados por la inflación.

El Partido Obrero presentó su proyecto de abolición del Impuesto a las Ganancias en los salarios, el cual aún cuenta con estado parlamentario y cuyo tratamiento impulsamos para terminar con este robo adicional contra los trabajadores.

Por la eliminación de la cuarta categoría de Ganancias. Por impuestos progresivos a las grandes rentas y fortunas de los capitalistas. Paritarias libres y salario equivalente a la canasta familiar.

También te puede interesar: