03/03/2021
CÓRDOBA

Jesús María: el Sitram conquistó un aumento salarial del 25,6% por seis meses

El martes 2 de marzo se acordó entre la comisión directiva del Sitram (Sindicato Trabajadores Municipales de Jesús María) y el intendente Luis Picat un acta-acuerdo que establece el aumento salarial para las y los trabajadores municipales por el período que va desde enero a junio de 2021.

En primer lugar, hay que decir que, en cumplimiento de los acuerdos establecidos durante 2020, se procederá a incorporar al salario básico de convenio las sumas remunerativas y no remunerativas que se venían pagando hasta ahora.

Con relación al aumento de este semestre, se acordó pagar un aumento al básico del 4% en marzo, 4% en abril, 4% en mayo y 4% en junio. A todo ese aumento se le agrega el pago de una suma no remunerativa de $3.000 en el mes de junio, que pasará a integrarse al básico de convenio en la suma de $3.700 a partir del mes de julio, lo cual representa un aumento del 10% más del salario básico.

Con estos aumentos, el salario básico de la categoría 1 pasará de los $27.511,79 que se pagan en la actualidad a la suma de $45.392,48 al finalizar el semestre. Y el aumento del salario total se establece en el 25,7% por seis meses.

Por los meses de enero y febrero, se pagará una compensación retroactiva de $5.000 a cada trabajador, con fecha de pago hasta el 26/3/2021. Asimismo, aumenta el refrigerio en un 40% en cuotas, alcanzando la suma de $3.500 al final del tramo.

Por último, se acordó que las negociaciones salariales correspondientes al segundo semestre del 2021 comenzarán en el mes de agosto próximo.

En medio de la negociación, ratificamos el reclamo por el pase a planta permanente de las y los trabajadores contratados (precarizados); frente a esto, el municipio se comprometió a establecer una respuesta en las próximas semanas.

El resultado del acuerdo defiende nuevamente el derecho al salario del trabajador, que tiene un carácter alimentario, sustento básico de las familias trabajadoras y además se avanza totalmente en la integración de las sumas remunerativas y no remunerativas al básico lo que incide en beneficio de las y los compañeros jubilados y pensionados.

En épocas donde la inflación está afectando gravemente los ingresos de las y los trabajadores, tomamos este nuevo aumento como una conquista más de la lucha que se sostiene hace varios años por la defensa de los derechos de los y las municipales.

La primera conclusión que cabe destacar es que desde que el Sitram fue recuperado por sus trabajadores, es el tercer año consecutivo que logra un acuerdo salarial que supera la inflación. Inclusive en el caso de los salarios más bajos, el aumento ha sido superior. La nueva conducción logró sacar los salarios municipales de la línea de indigencia para acercarlos a la canasta básica.

Por el contrario y durante el mismo período, la política de las conducciones sindicales estatales al frente de la CGT Córdoba, como la Uepc de docentes y el SEP de empleados públicos, permitieron que el salario de una maestra y enfermera se aleje cada vez más de la línea de pobreza, rozando la indigencia. Una línea que siguen profundizando ya que última oferta salarial que negocia la burocracia sindical de Uepc es del 14% hasta junio.

La segunda y más importante conclusión tiene que ver con que las conquistas del Sitram son fruto de la participación, la lucha y el fortalecimiento de una organización sindical democrática, clasista, combativa, independiente del gobierno de turno. La ligazón de la CGT con el gobierno ajustador de Juan Schiaretti es la que allana el camino para profundizar la miseria del salario.

La organización y la lucha rinden sus frutos. ¡Viva el Sitram!

También te puede interesar:

Uepc debe convocar al paro y a un plan de lucha hasta imponer la suspensión de las clases presenciales.
Crece la brecha entre el costo de alimentación y el salario real.
Reclaman la reincorporación de profesionales despedidos, aumento salarial e incorporación de más personal.
Masiva participación de les estudiantes por conectividad, becas y universalización del paicor. 
Es necesario impulsar un frente único de lucha, el Estado es responsable.