11/06/2021

Jornada de lucha de las trabajadoras de casas particulares

Movilización al Ministerio de Trabajo, calle Alem, y a las sedes locales del ministerio.

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

En el día de hoy está teniendo lugar la movilización de trabajadoras de casas particulares, desde el Obelisco al Ministerio de Trabajo -ubicado en Alem- y las acciones locales a los ministerios de cada región. Hoy se reúne la la Comisión Nacional que establece las pautas salariales para el sector, con representantes del gobierno y de los sindicatos burocratizados. La misma busca, nuevamente, consagrar salarios de hambre para el gremio más feminizado del país, que nuclea a casi un millón y medio de trabajadoras.

 

Buscan pactar un aumento del 35% en 7 cuotas, cuando la inflación del 2021 está proyectada en el 50%. Esto significa un incremento de tan solo $64 la hora para salarios que ya se hallan por debajo de la línea de indigencia, promediando los $23.000. El acuerdo a la baja deja en peores condiciones a más del 70% de las trabajadoras de casas particulares que realizan sus tareas en condiciones de informalidad laboral.

 

La agrupación Trabajadoras de Casas Particulares en lucha reclama un aumento del 100% del salario, así como también el acceso a vacunas, los protocolos para prevenir el contagio, el trabajo bajo registración para todas, un seguro al desempleo de $40.000, reincorporación de todas las despedidas, entre otras demandas apremiantes para este colectivo tan discriminado en el mundo del trabajo.

 

La jubilación adelantada y el derecho a una moratoria a cargo de los patrones y el Estado para que quienes trabajaron toda la vida puedan percibir un haber también forma parte del pliego de reivindicaciones, junto con la apertura de los libros de las obras sociales, sumamente vaciadas.

 

Las trabajadoras de casas particulares vienen de participar en el II Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras donde han resuelto un programa, un plan de lucha y el desafío de construir una agrupación clasista en todo el país. A su vez, asumieron la tarea de poner en pie un sindicato propio, de las que luchan día a día, que defienda realmente los reclamos del sector y pelee por mejores condiciones laborales.

En esta nueva jornada de lucha, las trabajadoras de casas particulares, que vienen creciendo en organización, alzaron la voz una vez más contra los abusos patronales y la precarización impulsada por el gobierno, dejando bien en claro que son trabajadoras, no esclavas, y salen a la calle a luchar por sus derechos.

 

 

 

 

También te puede interesar: