29/05/2021

Enorme plenario de cierre del II Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras

Con más de 4.500 compañeras y compañeres de cada una de las provincias.

Con más de 4.500 compañeras y compañeres de todo el país conectades en vivo concluía el plenario de cierre del II Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras, realizado de manera virtual. El mismo fue precedido por comisiones de debate que funcionaron los días miércoles y jueves con una concurrencia similar a la del plenario de cierre. Las y les compañeres que participaron en ellas, aportando sus experiencias y planteos, recogieron un curso de acción para organizarse por el conjunto de las demandas de manera independiente al Estado y las iglesias. El congreso de conjunto contó con 8.600 inscriptes.

 

Romina Del Plá, dirigente del Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero y diputada nacional del Frente de Izquierda Unidad mandato cumplido estuvo a cargo del discurso de apertura del plenario. Comenzó saludando al congreso y señalando que “miles de compañeras y compañeres debatimos y tomamos resoluciones de intervención para el próximo período”. “Este congreso se ha convertido en una enorme escuela política para reforzar nuestro programa y salir a una nueva batalla en defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras y de las diversidades sexuales y de género” remarcó. Destacó que quienes serán voceras del Frente de Izquierda Unidad en este año electoral se llevan del congreso “los temas para que se conviertan en eje de intervención en todo este período”. “Tenemos el desafío de enfrentar la demagogia del Frente de Todos y Juntos por el Cambio que intentarán tomar los planteos en defensa de la mujer para luego pisotearlos como ya viene ocurriendo” agregó.

Puntualizó sobre el fracaso que ha significado la creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, mientras arrecian los femicidios, la violencia de género y la injerencia de las iglesias. Por otra parte, denunció la impostura del anuncio del presupuesto con perspectiva de género cuando la asistencia a las víctimas de violencia es sumamente precaria, ejemplo de esto es el Programa Acompañar cuyo monto está lejos de permitirle a las mujeres conquistar una independencia económica. “En este congreso estuvimos las protagonistas de la marea verde que tenemos el desafío de avanzar por la verdadera implementación del aborto legal, por la educación sexual laica y científica y respetuosa de la diversidad y por la separación de la Iglesia del Estado” resaltó. Romina también describió los desafíos y los reclamos del conjunto de las mujeres en los lugares de trabajo, llamó a organizar un 3 de Junio de lucha e invitó a sumarse al Plenario de Trabajadoras y al Partido Obrero a quienes participaron de este enorme congreso para impulsar todos estos desafíos.

 

Luego del informe de apertura, las compañeras que estuvieron al frente de la comisiones reflejaron las principales resoluciones. Gabriela Gramajo y Gabriela de la Rosa, referentes del Polo Obrero, comentaron las resoluciones de la comisión de Trabajo Precario. Plantearon la importancia de continuar la lucha en las calles que viene llevando adelante el movimiento piquetero independiente por trabajo genuino, contra el hambre y la desocupación y por un seguro al desempleo de $40.000 para paliar la crisis. Una conclusión de primer orden de la comisión es que la precarización laboral mata, y, en ese sentido, estuvo presente el compromiso por seguir levantando el reclamo de juicio y castigo a los responsables de las muertes laborales. Resaltaron que es el propio Estado el primero en precarizar a los y las trabajadoras, en las cooperativas de trabajo, en las dependencias estatales, en el ámbito de la salud y en los comedores populares, por citar algunos ejemplos. En cada uno de esos casos están ausentes los derechos laborales como la ART, el aguinaldo, las licencias y los salarios son miserables. La unidad entre trabajadores desocupades, precarizades y el movimiento obrero ocupado apareció en la comisión como un elemento central.

Ileana Celloto, secretaria general de AGD-UBA, y Nora Biaggio, dirigente de Tribuna Docente y del Plenario de Jubilados Clasistas, ambas dirigentes de la Coordinadora Sindical Clasista y el Plenario de Trabajadoras, informaron sobre la comisión de Mujeres y Sindicatos. Señalaron la nutrida participación de mujeres integrantes de más de una decena de gremios. La denuncia a la burocracia sindical que entrega las luchas fue un denominador común de todas las intervenciones. Estuvieron presentes las luchas del momento, con los testimonios de las «elefantes» neuquinas, las docentes universitarias y las trabajadoras de la Clínica San Andrés, entre otras. Se discutió cómo la violencia de género en los lugares de trabajo se monta en la precarización laboral reinante, y, por lo tanto, se puso de relieve la necesidad de crear comisiones de género independientes en cada lugar. También se desenvolvió un programa en defensa de la mujer trabajadora y las diversidades sobre la necesidad de un salario mínimo igual a la canasta familiar, el pase a planta de las precarizadas, una jubilación no menor a $65.000, contra la persecución a las luchadoras, por licencias por violencia de género, la aplicación del cupo laboral travesti-trans y jardines materno-paternales en los lugares de trabajo. La conclusión fundamental de la comisión fue la de construir una nueva dirección en el movimiento obrero y seguir desarrollando el Plenario del Sindicalismo Combativo para enfrentar a las patronales, a los gobiernos y a la burocracia sindical, con el horizonte de la independencia política y del frente único de clase.

 

Tatiana Fernández, presidenta del CNBA, y Pía Garralda, integrante de Apel, ambas del Plenario de Trabajadoras, comentaron que en la comisión de ESI y Separación de las iglesias del Estado se votó desarrollar una fuerte campaña por la aplicación de una educación sexual, laica y científica, respetuosa de las diversidades sexuales y de género, por medio de charlas, encuentros, talleres barriales y mapeos. A su vez, estuvo presente el reclamo de aparición inmediata de Tehuel. Por otra parte, con un importantísimo aporte de activistas contra el abuso sexual eclesiástico, se resolvieron iniciativas para exigir la prisión efectiva de los curas abusadores. Un aspecto central del debate giró en torno a la necesidad de pelear por la separación de las iglesias del Estado, contra una alianza que está al servicio del disciplinamiento social y de la opresión hacia las mujeres y diversidades.

Carla Deiana, dirigente del Plenario de Trabajadoras y del Partido Obrero de Santa Fe junto con Ruth Chocobar, referente del Partido Obrero y el PdT de Catamarca repasaron los elementos centrales de la comisión de Femicidios, Violencia e Impunidad Estatal. Describieron de qué manera el ajuste del gobierno de la mano del FMI golpea de lleno a las mujeres y diversidades, les más precarizades, y repercute en la nula asistencia hacia las víctimas de violencia de género. Hicieron énfasis en el fracaso que significó la puesta en pie de un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad a la luz del aumento de los femicidios y los crímenes de odio, y  la impostura gubernamental de anunciar una reforma judicial feminista, la cual nunca impulsaron. De la comisión participaron más de 1.500 luchadoras, entre ellas, familiares de víctimas de femicidios, gatillo fácil y desapariciones de personas que pelean incansablemente por justicia. Allí resolvieron campañas por la creación de centros gratuitos en los barrios que brinden una real asistencia integral a las víctimas de violencia, la puesta en pie de un Consejo Autónomo de Mujeres y Diversidades independiente del Estado para instrumentar políticas que busquen poner fin a la violencia y los femicidios. La presentación culminó con una fuerte invitación a un nuevo 3 de Junio, en el sexto aniversario del Ni Una Menos para gritar «basta de femicidios, el Estado es responsable».

Angélica López, dirigente de la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares en Lucha, y Soledad Díaz García, abogada y dirigente del Partido Obrero de Córdoba, dieron cuenta del valiosísimo debate que tuvo lugar en la comisión de Trabajadoras de Casas Particulares, donde se discutió la situación laboral de 1.5 millón de mujeres que forman parte del gremio más feminizado del país y son sometidas a una precarización extrema con la anuencia del gobierno. Las compañeras que participaron se pusieron el desafío de desarrollar la agrupación de TCP en Lucha a nivel nacional, para pelear por el aumento del 100% del salario, la registración laboral, vacunas para todas, protocolos de bioseguridad, el respeto de las licencias, la reincorporación de todas las despedidas, jardines de cuidado de hijes, entre otras demandas. La perspectiva es sentar las bases para la construcción de una organización gremial genuina frente al abandono de los sindicatos burocratizados. A su vez, se resolvieron movilizaciones al Ministerio de Mujeres por el acceso al Plan Acompañar, al Ministerio de Trabajo para que se reúna la Comisión Nacional y establezca un nuevo salario acorde al costeo de vida y a las dependencias del Anses por el derecho a una moratoria a cargo del Estado y los patrones para que quienes trabajaron toda su vida puedan jubilarse. También se constituirá una red de abogades clasistas a nivel nacional para colaborar en la defensa de las condiciones laborales del sector.

El plenario también contó con más de una veintena de intervenciones de luchadoras de todos los puntos del país que hicieron uso de la palabra. También compañeras de México, Costa Rica, Chile y Francia enviaron su saludo. Luego, las delegadas votaron una dirección nacional del Plenario de Trabajadoras, la cual integra a compañeras de todas las provincias. Al comienzo del plenario se hizo una mención especial reclamando la aparición con vida de Tehuel, exigiendo que el Estado ponga a disposición todos los recursos para encontrarlo.

 

A modo de cierre, la dirigente nacional del Plenario de Trabajadoras, Vanina Biasi, tomó la palabra. Resaltó en primer lugar, la enorme cantidad de luchadoras contra la violencia estatal que fueron parte de este congreso. “Desde nuestra organización nos comprometemos con llevar hasta el final la lucha por justicia por cada uno de esos casos”. A su vez, destacó que a 35 años del primer Encuentro de Mujeres en Argentina, este congreso levanta todas esas banderas y reúne a aquellas pibas protagonistas de la conquista del aborto legal, seguro y gratuito en el país y que se organizan por una educación sexual laica y científica, contra la alianza que mantienen los gobiernos con las iglesias.

Destacó la continuidad del macrismo con el gobierno actual. El hilo conductor ha sido una política económica y social de ajuste contra las mujeres trabajadoras y la clase obrera en general, al servicio del pago de la deuda y el FMI. “Tenemos el desafío de encauzar el descontento popular hacia la defensa de un programa de la clase trabajadora” señaló. Por otro lado, indicó que este ajuste en materia de género se refleja en anuncios que no se cumplen, etiquetas de género en políticas asistenciales que no resuelven la realidad que viven las mujeres y en un Programa Acompañar que ofrece migajas a las víctimas de violencia de género. Revindicó la lucha de las mujeres del Polo Obrero contra el hambre y la desocupación, afirmando que “encabezan una pelea clave sin la cual es imposible conquistar la emancipación de las mujeres”.

“El fracaso de los ministerios se tiene que materializar en construir una organización propia de las mujeres, autónoma, una organización independiente de los gobiernos y del Estado que pueda efectivamente implementar un plan de políticas de asistencia a las mujeres para que realmente podamos salir de las situaciones de violencia de género” puntualizó. Además, hizo referencia a la nueva disposición del Anses sobre la jubilación por tareas de cuidado, denunciando que no se propone recapitalizar la caja jubilatoria reponiendo los aportes patronales. En contraposición reclamamos una moratoria a cargo del Estado y las patronales para que todas las mujeres puedan jubilarse por un monto no menor a $65.000 y con una movilidad indexada a la inflación.

“En este congreso se está gestando una rebelión de las Trabajadoras de Casas Particulares”, de este modo describía la puesta en pie de una agrupación clasista de alcance nacional para avanzar en los reclamos de estas trabajadoras sumamente explotadas, con la perspectiva de construir un sindicato que represente los intereses del sector. Vanina recalcó que se trató de un congreso de acción y enumeró cada una de las medidas de lucha votadas en las comisiones de debate, y, por supuesto, el desafío de organizar una nueva jornada por Ni Una Menos, este 3 de junio, en todo el país.

“Desde aquí nos pronunciamos por la realización de un Congreso Nacional del Frente de Izquierda Unidad para que la izquierda en Argentina emerja como una alternativa política propia, con una perspectiva que cambie la situación de ajuste y miseria que viven las mayorías en este país”. Al mismo tiempo, planteó la importancia de intervenir la fabricación local de vacunas, ampliar la producción nacional y reclamar la liberación de patentes para que se vacune al conjunto de la población y se deje de lado el interés de los laboratorios privados.

“Nos estamos organizando y vamos por todos nuestros derechos” concluyó.

Así finalizaba el Segundo Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras, el cual definió un programa y trazó un enorme horizonte de lucha.

 

         

También te puede interesar:

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad recorrió el barrio Las Flores y el vacunatorio de Pami.
Los y las ancianas como variable de ajuste del Estado.
Con bombos y platillos el gobierno se exculpa de la violencia, mientras cajonea la Resolución 1.057 de Casas refugio aprobada en la Legislatura hace más de un año.