Sindicales

11/4/2022|1642

La UOM Quilmes quiere destituir a los legítimos delegados de base de Gri Calviño

Un intento de intervención que coincide con el ataque antisindical de la patronal.

Foto: archivo.

El debut de la conducción “renovadora” kirchnerista en la seccional de la UOM Quilmes que encabeza Adrián Pérez permite una rápida clarificación del papel que viene a jugar, que acaba de asumir con la presencia de Máximo Kirchner y la intendenta Mayra Mendoza en un acto de fuerte impronta camporista. La conducción seccional envió a dos “representantes” a la planta de Gri Calviño en Bosques para impulsar una elección revocatoria de los delegados elegidos legítimamente en diciembre. Recorrieron cada sector amedrentando uno a uno a los trabajadores.

Este verdadero golpe a la organización gremial en Gri Calviño se combina con un fuerte ataque patronal contra estos metalúrgicos. Recordemos que la empresa intentó impugnar la elección de delegados, lo que fue revertido legalmente por la comisión interna. Además la empresa niega el ingreso a los delegados, cuando en la planta un sector del personal está realizando tareas.

La burocracia sindical kirchnerista que acaba de asumir en la UOM Quilmes, y es aliada del actual secretario general de la UOM Abel Furlán, se coloca en el campo patronal intentando destituir a la comisión interna, fomentando que los 42 despedidos acepten la cesantía y cobren la indemnización, y “aconsejando” a los delegados que también tomen el mismo camino. Se han negado desde que asumieron a realizar alguna acción de lucha, más bien se han transformado en una correa de transmisión de los planes patronales.

En una asamblea impulsada por la burocracia, sin los delegados presentes, predominó un rechazo masivo a estas maniobras destituyentes y se oyó fuerte el reclamo para que ingresen los delegados a planta. Esto también se reflejó en un petitorio firmado masivamente con este reclamo.

La patronal y el sindicato rechazan a una comisión interna combativa, que defiende los intereses de los trabajadores,  y que han logrado importantes conquistas con el método de la asamblea y la acción directa. No quieren sectores que luchen porque son funcionales al ajuste que el gobierno de los Fernández y el FMI vienen a aplicar contra la clase obrera, con rebaja salarial y flexibilización laboral, “casualmente” lo que quiere imponer la patronal de Gri Calviño.

Repudiamos este acto destituyente y antidemocrático. Apoyaremos todas las medidas que resuelvan los trabajadores en defensa de su organización gremial, e impulsaremos una fuerte campaña de denuncia en todo el gremio y el movimiento obrero.