06/01/2022

Los guardavidas de Monte Hermoso cortan la ruta por sus puestos de trabajo

Una lucha por la seguridad acuática.

Luego de todo un año de reclamos infructuosos al gobierno municipal de Alejandro Dichiara, el viernes 31 de diciembre pasado el Sindicato de Guardavidas de Monte Hermoso realizó un corte en la Ruta Provincial n° 78, en el acceso a Monte.

El gobierno municipal de Dichiara, diputado provincial electo por el FdT, y su sucesor Marcos Fernández, viola sistemáticamente la ley provincial 14.798 de guardavidas, y se ha negado sistemáticamente a recibir a sus representantes, desconociendo su organización gremial.

El conflicto se agravó con los despidos de más de 30 guardavidas -la mayoría de ellos con muchos años de antigüedad y experiencia- como represalia persecutoria de Dichiara, y el desconocimiento del fallo de la Justicia que ordenó su reincorporación.

En diciembre, redoblando la persecución, el intendente envió a los trabajadores (que ahora denomina “apartados”) a realizar tareas fuera de la playa, y por ello percibieron un sueldo neto de $23.749, mientras la canasta básica alimentaria que marca la línea de la indigencia se ubicó en noviembre en $31.724, según el Indec. Esta remuneración de $23.749 sería acorde al salario básico de los trabajadores municipales, lo que es indicativo del nivel salarial y de precarización laboral imperante.

 

Se espera una próxima reunión durante la semana, pero los rescatistas aún no tienen respuestas sobre la situación de los 30 “apartados”.

El intendente Fernández se vio obligado a salir a declarar que la seguridad en la playa está garantizada, en momentos en que la lucha de los guardavidas logró poner sobre el tapete la situación precaria de la seguridad, que afecta a todos los que veranean en Monte, donde el plan de seguridad acuática presentado por el gobierno municipal contempla fuertes recortes en la cobertura de la playa y fue rechazado por la Comisión Provincial de Guardavidas.


Ante las manifiestas irregularidades, los guardavidas reclaman la intervención del gobierno provincial. Pero las persecuciones y violaciones de la ley provincial y del convenio colectivo de trabajo son moneda corriente en los balnearios de la provincia, y por eso protestas similares se replican en otros distritos, como Punta Lara (Ensenada). En todos ellos también coincide la complicidad de las burocracias de los sindicatos de trabajadores municipales con los gobiernos municipales.

Frente a esto, se está abriendo paso la organización por abajo de los guardavidas, que ha recibido un gran apoyo de los pobladores y turistas de las zonas aledañas, así como de la CTA Bahía Blanca-Coronel Dorrego y de las seccionales Multicolor del Suteba, entre otras organizaciones.

También te puede interesar: