04/11/2021

Pilar: un bono por única vez y un pase a planta acotado para lxs trabajadorxs de la salud

La demagogia electoral del intendente no resuelve los salarios de pobreza de los municipales.
Candidato a concejal por el FIT-U en Pilar

El intendente del partido bonaerense de Pilar, Federico Achaval (Frente de Todos), anunció junto a sindicatos municipales la apertura de un concurso para pasar a planta permanente a 350 trabajadores municipales. Además de un bono de 8 mil pesos para los empleados y el pago del Plan Sumar para los trabajadores de la salud. El anuncio tiene lugar dos semanas antes de las elecciones generales y su carácter meramente electoral queda en evidencia en su contenido, donde las medidas planteadas son insuficientes y lejanas frente a les necesidades urgentes que viven lxs trabajadorxs municipales.

El bono de 8 mil pesos son migajas para trabajadores que cobran salarios entre 40 y 50 mil pesos, muy por detrás de la canasta básica estipulada en septiembre en 70 mil. Esta situación lleva a que lxs trabajadores de la salud se vean obligados a extender sus jornadas laborales mucho más de las 8 horas diarias para garantizarse un salario que cubra sus necesidades, trabajando fines de semanas. Por otro lado, este bono es por única vez por lo que mantendrá el salario básico en la pobreza. La política de bonos sin aumento del salario termina siendo “pan para hoy hambre para mañana” como demuestra el Presupuesto 2022 presentado por el gobierno, donde no repiten los 3 bonos por $6.500 pesos que fueron otorgados por tres meses este año a los trabajadores de la salud. Frente a este cuadro es que esta semana continúan las medidas de fuerza de Cicop, que pelea por la reapertura de la paritaria que fue cerrada por decreto por el gobierno de Axel Kicillof.

Por otro lado, el concurso de pase a planta permanente es muy acotado en número en relación a los trabajadores en carácter de contratados que existen en el municipio, que conforman más del 50% de todo el personal. Un tercio del total iría para los empleados en salud, que recién podrían concursar en febrero según trascendidos y solo los que tienen 6 años de antigüedad. Pero las promesas del oficialismo ya no las cree nadie, mucho menos en una campaña electoral marcada por anuncios que no se terminaron cumpliendo, como ocurrió con el supuesto lanzamiento de un cuarto IFE. Pilar no es la excepción: durante 12 años de gestión kirchnerista, donde Achaval era parte, no construyeron el hospital central. Recién en el último año pudieron inaugurar la maternidad (una parte del prometido hospital en construcción) que funciona incluso sin tener obras completas: falta ventilación adecuada en la terapia intensiva, los vestuarios y el comedor son conteiner provisorios con estructuras peligrosas para el personal, entre otras.

La primera línea de combate de la pandemia sufrió no solo los embates del virus sino también de sus patrones, en este caso el Estado. El Frente de Izquierda se plantea como premisa en su programa la defensa de la salud pública poniendo los recursos en aumentar el presupuesto y no en pagar la deuda ni eximir de impuestos a la salud privada. En ese sentido, es necesario un salario mínimo igual a la canasta básica familiar, el pase a planta permanente del todo el personal y la incorporación de enfermería a la carrera profesional .