21/10/2020

Reapertura de Dánica: la lucha de los trabajadores y el rol de los ministerios

Tras dos semanas de lock out patronal y varias semanas con la producción completamente paralizada, el Ministerio de Trabajo nacional dictó la conciliación obligatoria en el conflicto de Dánica Llavallol. Esta a vez, a diferencia de abril, la empresa la acató, luego de desconocer las intimaciones con multas irrisorias que estableció el Ministerio de Trabajo provincial.

Los aceiteros de Dánica realizaron una movilización al Ministerio de Trabajo nacional el día de la audiencia para generar una presión frente al rol de desgaste que venía jugando la cartera laboral de Kicillof, que tras varias audiencias no logró encauzar la intransigencia patronal. Recordemos que en abril pasado, frente a otro lock out patronal y 5 despidos en el marco de la prohibición de despidos, el propio Kicillof se apersonó en la planta para intervenir en el conflicto, lo que significó nuevos subsidios al gas y la energía y otros beneficios impositivos. Si bien el Grupo Beltrán levantó el lock out en aquel momento y reincorporó a los 5 trabajadores, luego despidió a 2 de ellos, Lucas Suárez y Hugo Fiorini, con causas inventadas.

Por la defensa del convenio

El Grupo Beltrán viene desde lejos atacando el convenio, las condiciones y puestos de trabajo en Dánica Llavallol. Los acuerdos salariales 2019 y 2020 no son respetados por la empresa, acumulando enormes sumas de deuda con sus trabajadores. La pretensión de la empresa es cambiar el encuadre gremial a los trabajadores al convenio de alimentación que está muy por detrás en términos salariales y condiciones de trabajo. Hay que tener en cuenta que el incumplimiento del convenio aceitero en los últimos dos años, ya lo acerca en los hechos a niveles del convenio alimentación. Pero la patronal quiere profundizar esa línea, y darle un marco de legitimidad.

La conciliación fue dictada al tiempo que la patronal realizó una presentación en el ministerio por el reencuadre gremial. Sin embargo, el intento de reencuadre es ilegal, y a la vez se resolvería, si es que existiese alguna controversia, en el ámbito del tribunal arbitral de la CGT, no del Ministerio de Trabajo.

La seguidilla de audiencias sin resolución durante 2 semanas fue favorable a la línea de desgaste del Grupo Beltrán. Lejos de haber recuperado los ministerios para los trabajadores, como suele reivindicar la burocracia sindical integrada en el gobierno de Fernández, estas semanas de lucha deben servir de conclusión para los trabajadores de Dánica, que no hay que depositar ninguna expectativa en los ministerios y estar alertas y movilizados ante las maniobras.

Plan de lucha hasta quebrar la ofensiva patronal

Los trabajadores de Dánica han retomado el método de asamblea y resolución de acciones de lucha en este último período, reforzando su organización sindical interna. Han mostrado estar dispuestos a defender su convenio, reclamando que se respete desde hace más de un año. Está planteado por parte de la Federación que viene de un paro nacional por la paritaria, un plan de lucha progresivo para defender el salario y para que se cumplan el convenio en todas las plantas. En eso consiste la unidad del colectivo obrero aceitero y en cada gremio. Luchar de conjunto contra las patronales. Es necesario un congreso de delegados de la Federación para seguir el plan de lucha de Dánica Llavallol.

En esta nota

También te puede interesar:

Buscan una respuesta política a las arbitrariedades de la patronal del Grupo Beltrán.
Es necesario un plan de lucha de la Federación Aceitera en defensa del convenio.
Las patronales del cordón industrial esconden los contagios
Tras la ofensiva patronal y este parazo en la planta de Llavallol (Provincia de Buenos Aires), el Ministerio de Trabajo dictó conciliación obligatoria.
La empresa quiere desconocer el convenio de aceiteros.
Atropellan y dejan hospitalizadas a dos trabajadoras.