27/10/2020

Río Negro: con hisopados truchos llegan trabajadores y trabajadoras golondrinas

Detrás de la trata de personas, negociados y explotación patronal con aval del Estado, la justicia y las burocracias de la fruta.

En el día de ayer se dio a conocer el escandaloso hecho de que llegaron desde Tucumán a Río Negro trabajadores y trabajadoras con certificados de hisopados de Covid-19 truchos. Aunque la denuncia la habría hecho un sector de las autoridades sanitarias de Río Negro, que se habría comunicado con Ramón Santiago Cano, delegado de Tucumán de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte y los miembros del Comité Operativo de Emergencia (COE), los estrictos controles que vendía hace días el gobierno como la solución son una mentira de cara a la sociedad. No por nada desde Prensa Obrera afirmaba hace días que sobre la llegada de miles y miles de trabajadores y trabajadoras golondrinas ocurre una trata de personas, se corrobora ahora directamente en la realidad.

El gobierno nacional del Frente de Todos dijo que no había que afectar las economías regionales, y que por lo tanto se tenía que permitir la llegada de los y las trabajadoras golondrina al sur, respetando los protocolos. Las reuniones en ese sentido terminaron por ser una cortina de humo, que de todos modos no pudo esconder la ilegalidad y la trata de personas. Entre las reuniones podemos memorizar las de la gobernadora Arabela Carreras de Juntos Somos Río Negro con el presidente Alberto Fernández en sucesivas oportunidades; la de la gobernadora con todas las intendencias de la provincia, y luego del ministro de Agroindustria y Producción de Río Negro Carlos Banacloy con la Federación de Productores, y representantes de las burocracias sindicales de la fruta. En todas y cada una de estas reuniones se declaró que estaban garantizadas las condiciones de seguridad e higiene a los y las trabajadoras por venir, los alimentos y que los controles serán estrictos desde principio a fin.

Se creó así la figura de»cuarentena laboral», que definía que al llegar desde el NOA al sur los y las trabajadoras tenían que trabajar, y no salir de sus puestos laborales. Con la aparición de hisopados truchados ahora podemos confirmar que pueden estar trabajando siendo positivos de Covid-19.

Si pensamos en esta irregularidad, los controles no son tal. Es sabido que lo que existe detrás de la llegada de miles y miles de trabajadores y trabajadoras golondrinas es una red de trata de personas que nace del propio Estado, y que cuenta con la complicidad policial, de las burocracias y de la justicia, que dejan correr con el solo objetivo de beneficiar a la patronal frutícola. Esto se corroboró como nunca hace 9 años, con el asesinato y desaparición del trabajador rural de Salta, Daniel Solano, sucedida en Choele Choel, en Río Negro. Ese crimen y desaparición fue en beneficio de la multinacional Expofrut, que tercerizaba mediante Agro Cosecha a miles, estafandolos salarialmente, y contra lo cuál Daniel había organizado un reclamo.

La escandalosa noticia que por estos minutos recorre el país resulta ser una continuidad de lo que viene sucediendo desde hace décadas. El estado, las burocracias sindicales, las fuerzas policiales y la justicia operan en beneficio de la patronal, desapareciendo trabajadores y trabajadoras, y realizando una trata de personas en medio de una pandemia y con hisopados truchos de Covid-19. Esta noticia es solo la punta del iceberg, pues la llegada de los y las trabajadoras acaba de comenzar, producto de la cosecha de cereza. De cara a la temporada de cosecha de pera y manzana la trata de personas se profundiza.

Desde el Partido Obrero repudiamos y denunciamos la trata de personas realizada de parte del Estado y la patronal sobre los y las trabajadoras, con aval judicial y de las burocracias sindicales.

Llamamos a los y las trabajadoras a organizarse para exigir y ganar protocolos obreros de seguridad e higiene bajo control de los y las trabajadoras en todos los lugares de trabajo. Basta de trata de personas, de trabajo en negro y precarización. Por una salida de los y las trabajadoras a la crisis.

También te puede interesar:

Las bases rompen parte de la contención de ATE y UPCN.
La causa se encuentra cajoneada en la justicia convalidando así el accionar represor del Estado en manos de las fuerzas de seguridad.
Un sector de trabajadores/as de la fruta exigen la renuncia del Máximo Santibañéz y nuevas elecciones.
Por un transporte público bajo control de los trabajadores y usuarios.
Camino a la temporada hay que profundizar la organización antiburocrática para luchar por un salario digno y todos los derechos.
No permitamos que el gobierno imponga la flexibilización laboral y ponga en riesgo sanitario a las comunidades.