15/09/2020

Río Negro: El 17, el sindicalismo combativo estará en las calles

Preparemos una gran jornada de lucha.

En la provincia de Río Negro se perfila una gran jornada de lucha el jueves 17 de septiembre, que pondrá en las calles de algunas localidades varios de los actuales reclamos obreros y populares. Los reclamos van desde la exigencia de la libertad inmediata de trabajadores presos por luchar, como en el caso de los portuarios, pasando por la lucha por los puestos laborales en varios lugares del país, por la reapertura de paritarias y el reconocimiento de derechos negados por décadas, como ocurre con la zona desfavorable: derecho negado a los y las trabajadoras de la fruta de varias provincias de la Patagonia. La exigencia de la puesta en marcha de protocolos obreros ante el avance del Covid-19 en los lugares de trabajo, el rechazo a la criminalización de la protesta, el reclamo por tierra y vivienda contra los procesos de desalojos represivos, entre tantos otros.

Con la llegada de la pandemia, el gobierno se ha alineado con los intereses patronales descargando la crisis sobre las espaldas de la clase obrera ocupada y desocupada, de manera mucho más aguda. Este 17, sobran los motivos para estar en las calles.

El movimiento obrero rionegrino

Que sobran los motivos para salir a las calles lo demuestra en primer lugar la cruda realidad del movimiento obrero provincial. En primer lugar, existe hoy en Río Negro cerca del 50% de masa laboral potencialmente activa desocupada. Sobre la ocupada, tenemos diferentes casos de opresión de parte del gobierno y la patronal.

En el caso de docentes y estatales, la patronal, es decir el Estado, vienen de cerrar una paritaria del 0% con la burocracia de Unter, en el primer caso, y de dejar a un porcentaje de la docencia sin cargos y por lo tanto sin salarios; y de suspender por meses las paritarias en el caso de estatales, en acuerdo con la burocracia de ATE, UPCN y Soyem, manteniendo a un porcentaje contratado de manera muy precaria. La próxima reunión paritaria para los estatales será el 22 de septiembre, mientras que en docentes se niegan a reabrirla.

Lo trágico de toda esta situación lo demuestra el caso de los municipales de Villa Regina, que se encuentran en estado de asamblea permanente por las paritarias. Aquí, además de patearles cuatro aumentos, la burocracia aceptó el pago del aguinaldo en cuotas.

Otro caso lo demuestra el movimiento obrero de la fruta, que aglomera a los y las trabajadoras de las chacras, de los empaques y de las cámaras de frío. El reclamo por el derecho negado durante décadas, conocido como zona desfavorable, ha aflorado las relaciones que existen entre la burocracia con la patronal, que viven con la impunidad del Estado y los sucesivos gobiernos. Además de negarles este derecho sistemáticamente, las paritarias de pobreza cerradas entre la burocracia de Uatre y el gobierno nacional, por ejemplo, son otra muestra de que los y las trabajadoras necesitan organizarse independientemente.

Tiene que mencionarse también la lucha de los trabajadores del transporte de Bariloche y Fiske Menuco (General Roca), que se encuentran luchando por sus puestos laborales y salarios atrasados. En todos los casos, el Estado y todos los gobiernos, en compañía de las burocracias sindicales, han subsidiado de manera millonaria a todas las patronales, sin que tuvieran que rendir cuentas.

Otro frente es la creciente lucha por tierra y vivienda en la provincia, que además se generaliza en todo el país. Esta lucha tiene en Río Negro epicentro en Cipolletti y El Bolsón. En todos los lugares donde ocurren ocupaciones el Estado, sea nacional o provincial, ha dado como única opción la criminalización y el desalojo. El gobierno no ha tenido como política dar una solución verdadera a la problemática habitacional de la clase trabajadora. Solo han apostado a la especulación inmobiliaria de propios y ajenos. Las tierras ociosas, en vez de convertirse en un Banco de Tierras para construir viviendas se vuelve un banco de la especulación inmobiliaria y financiera.

A la par de todo este cuadro, el aparato represivo ha estado más presente que nunca, cometiendo graves delitos que merecen un claro pronunciamiento y rechazo en las calles también.

En Villa Regina, en horas de la mañana el 16 de septiembre habrá una jornada de lucha de trabajadores/as rurales y del empaque que reclaman el derecho laboral de zona desfavorable. En horas de la tarde, se realizará un plenario provincial de estatales camino a la negociación paritaria del 22, que entienden de un sector debe ser mandatada por las bases mediante asambleas o un plenario y no arreglada a espaldas de los y las trabajadoras.

Unir todas las luchas en un frente único y en las calles

En Cipolletti la multisectorial ha debatido salir a las calles con la docencia combativa y la lucha por la tierra y vivienda a la cabeza. Esa marcha levantara como bandera el rechazo al desalojo y la criminalización de las familias trabajadoras que luchan por sus derechos más elementales. La convocatoria, y su programa, que será acompañada por el FIT U, en este sentido contrasta con el pacto social que ha firmado la burocracia provincial con el gobierno.

En Villa Regina, el Polo Obrero, las asambleas por el techo propio, dirigentes del Plenario De Trabajadoras, trabajadoras de casas particulares y trabajadores y trabajadoras organizadas de la fruta saldrán a marchar por todos los derechos negados, sean tierra y vivienda, un salario digno o trabajo genuino. Hasta allí llegarán compañeros y compañeras docentes de Fiske Menuco (General Roca) y compañeros y compañeras del Polo Obrero también de Fiske Menuco y General Godoy.

La situación actual del país llama a la clase trabajadora a intervenir inmediatamente, uniendo al movimiento obrero ocupado y desocupado detrás de todas las luchas, como un solo frente único de lucha. Que la crisis la paguen los capitalistas.

También te puede interesar:

Detrás de la trata de personas, negociados y explotación patronal con aval del Estado, la justicia y las burocracias de la fruta.
No al desalojo y no a la represión. El estado es responsable.
Con aval presidencial la gobernadora busca liberar las calles de reclamos obreros y comunidades mapuches.