Sindicales

27/1/2024

Río Negro: el paro del 24 recorrió toda la provincia

Masivas movilizaciones demuestran que la calle es el camino.

Foto: Corresponsal

La provincia y el país se vieron sacudidos por el paro del 24. Mientras que en Buenos Aires, Neuquén, Tucumán, Mendoza se sucedían movilizaciones masivas, en Río Negro ocurría lo mismo. Desde una punta a la otra de la provincia todos los medios señalaron como históricas las inmensas columnas de trabajadores sindicalizados estatales e industriales, de organismos nacionales como el Correo Argentino, estudiantes, jubilados, desocupados, profesionales, cooperativas de trabajo, organismos de derechos humanos e incluso pequeños comerciantes que llenaron las calles de la provincia rechazando el DNU, la Ley Ómnibus y el protocolo anti piquetes. Hay que destacar que a la vez se podía vivenciar un apoyo popular a las propias marchas. Personas que no definieron parar pero que ven que la situación se pone cada vez más crítica se adherían aplaudiendo y cantando desde las veredas y los autos.

El paro

Aunque la CGT llamó al paro, este no se organizó. Pudo verse una gran presencia de estatales, de las distintas reparticiones del Estado, incluso despedidos de Villa Regina que siguen exigiendo su reincorporación, mientras las columnas docentes y judiciales mostraban que el paro no se había agitado a fondo. Lo mismo pasó con rurales, bancarios, comercio, que llamaron a pequeñas delegaciones. Muchos trabajadores de bancos y comercio por ejemplo tuvieron que trabajar, y sin embargo salieron en apoyo al paro al momento de ver pasar la marcha. Lo mismo pasó en estaciones de servicio. Los trabajadores rurales en su mayoría estaban trabajando en el momento del paro, dado que la dirección paró pero no movilizó masivamente, haciéndose presente con pequeñas delegaciones. Rurales Organizados se hizo presente, como en Villa Regina. El acatamiento y la organización de la participación de los trabajadores fue dispar.

En Bariloche, donde la jornada culminó desbordando el Centro Cívico, pudimos ver desde trabajadores forestales hasta asambleas de poetas, pasando por estatales, docentes, judiciales, asambleas de jubilados autoconvocados, bancarios, trabajadores de las bibliotecas públicas y barriales, movimientos sociales como el Polo Obrero y partidos de izquierda, etc.

En Roca, mientras un dirigente de la CTA pedía en persona silencio para leer un documento de la Multisectorial al final de la marcha, desde la bandera de arrastre de la columna independiente cantábamos: “No se escucha, no se escucha, contra la motosierra, queremos plan de lucha ¡no se escucha!”. Era interesante ver cómo alrededor de la columna independiente y bandera de arrastre se agrupaban sectores de jóvenes y personas adultas, que miraban entusiasmados las canciones de lucha. Fue lo que había sucedido durante la marcha. Sectores independientes se sumaron a la columna independiente.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=pfbid026VKCUHdPXmpc2hNHAjdRkjVvGZ3DvrSbe2gPtV3UUMgqcRcpaSm4RQqU5uWbyz93l&id=100068886742922&mibextid=Nif5oz

En Roca y Tucumán confluyeron las columnas de trabajadores de la construcción, estatales, bancarios, rurales, docentes, rurales, jubilados, sumados a los movimientos sociales y ambientales, como la Curru Leufu, el Parlamento Mapuche Tehuelche y hasta cooperativas de trabajo como un frigorífico recuperado por sus trabajadores -Fricader. También estaban las universidades con docentes y estudiantes a la cabeza, de la Unco, la UNRN y el Iupa. El pedido de plan de lucha se hacía sentir entre las bases.

El Polo Obrero tuvo allí una participación destacada conformando una gran columna de compañeros, con delegaciones que llegaron desde Villa Regina y Allen, lo que evidencia el debate y la deliberación previa al paro, mostrando que este se construye. Por eso fue que el Partido Obrero viajó días antes del 24 a Chimpay para reunirse con trabajadores rurales, que no fueron convocados. Incluso fueron dejados a merced de la patronal que amenazó con descontar el día y cambió horarios laborales para no permitir que se pare. Omar Figueroa, secretario general de Uatre Río Negro y Neuquén, dijo horas antes del paro que “no podía garantizar que la patronal no descontase el día”, porque la paritaria ya había cerrado y había que trabajar. No defender un paro es entregar el derecho a huelga que tenemos los trabajadores, que está entre las esperadas medidas que espera modificar Milei.

En Villa Regina, producto de un arduo debate desde el Partido Obrero se inició un plan de lucha que culminó con una convocatoria a parar el 24, para concentrar y marchar. Allí confluyeron el Polo Obrero, que encabezó la columna con una gran presencia, reforzando esta idea previa de construcción del paro, junto con docentes, trabajadores rurales, estudiantes, de la cultura, del arte, de las bibliotecas populares, etc.

A Viedma, capital de la provincia, donde la marcha superó las 11.000 personas, llegaron delegaciones de toda la provincia Docentes, judiciales, estatales, bancarios, municipales, de la construcción, etc. En Choele Choel la convocatoria fue contundente, aglomerando a estatales, docentes, movimientos sociales, artistas, etc.

En Cipolletti, la movilización también fue de miles en las calles y muy convocante. Docentes, rurales, estatales, judiciales, trabajadores de la cultura y el arte, activistas ambientales, de los pueblos originarios, de los movimientos sociales. En esta última localidad un sector de la trabajadores, al finalizar, tomó la decisión de marchar por el puente carretero de Río Negro y Neuquén, mostrando un contrapunto con las amenazas de la ministra Patricia Bullrich, que dijo que “ese puente no se corta más”.

Un gran ausente

Uno de los grandes ausentes del paro fue el sindicato del empaque Soefrnyn (Sindicato de Obreros y Empacadores de la Fruta de Río Negro y Neuquén). Es que Marco Bielma no solo festejó un acuerdo paritario precario para los trabajadores temporarios del empaque, y muy beneficioso para la patronal enrolada en la Cafi (Cámara Argentina de Fruticultores Integrados), dada la inestabilidad económica que atraviesa el país. Bielma supo militar el actual gobierno de Javier Milei, y se jacta, siendo pastor, de ser el confesor espiritual personal de la diputada nacional de la Libertad Avanza por Río Negro, Lorena Villaverde. Días antes del paro, el secretario general pasó por Centenario, provincia de Neuquén, y fue interpelado por delegadas de empaques de la provincia. Una delegada le preguntó qué pasaba con el paro del 24. Bielma se limitó a responder simplemente: “no adherimos”.

Conclusiones y tareas

La jornada fue histórica en todas las localidades donde se desenvolvió, y reflejó la enorme disposición de lucha de la clase obrera frente a un ataque, también histórico, que incluye Rodrigazo, el DNU, la ley Ómnibus y el protocolo represivo. Un dato que recorrió todo el paro fue el acercamiento de sectores populares no organizados como jubilados/as y familias enteras autoconvocadas que se sumaban a las columnas, con sus carteles de repudio al plan Milei.

Con la noticia de la posibilidad de un tratamiento en el recinto el próximo martes, es clave la agitación y la exigencia de un nuevo paro nacional, esta vez de 36 horas, y construir una movilización multitudinaria para derrotar y desechar la pretensión de Milei, y parte de la oposición patronal de aprobar la Ley Ómnibus. El camino para derrotar esta política antiobrera, como se ve, es la calle.