Sindicales

20/7/2022|1649

Sutna: una lucha determinante

Ya hubo más de catorce paros generales

El 18 de mayo de este año terminaba la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, sin respuesta alguna al pedido de los trabajadores por parte de las patronales. Dos meses de lucha sistemática del Sutna y los trabajadores del Neumático han puesto de relieve la enorme organización y conciencia que se ha conquistado desde la recuperación del sindicato. En última audiencia del pasado martes, las patronales ratificaron su posición negativa a los reclamos de recomposición salarial, incluidas las horas al 200% habituales de fin de semana. Es la audiencia número trece, en donde las patronales han mantenido su posición intransigente, intentando avasallar las necesidades y reclamos de los trabajadores.

Sucede que las patronales calcularon que para estas alturas los trabajadores no continuarían con el contundente plan de lucha que se desarrolla. Todos y cada uno de los intentos por quebrar la unidad de los trabajadores del Neumático fue barrida por una adhesión total a cada una de las medidas de lucha. Ya superando más de catorce paros generales, las pérdidas patronales se contabilizan de a cientos de millones de dólares, equivalentes a más de treinta días completos de producción a tope de la capacidad instalada. Las patronales han elegido ese camino a pesar de las pérdidas millonarias por una razón estratégica. Quieren entrar a la etapa de agudización de todas las contradicciones capitalistas en Argentina, sin otorgar los reclamos a los trabajadores y tener mejores condiciones para avanzar en un golpe al salario y al conjunto de las condiciones laborales en las fábricas.

Queda claro, luego de la obtención por parte de las patronales de todo tipo de beneficios por parte de Estado (incluido el último adelantamiento a 30 días para la obtención de dólares), que la pretensión patronal está estrechamente ligada a producir un ataque en regla al conjunto de los trabajadores. Su horizonte es volver a la etapa donde la burocracia entregaba el salario y el convenio colectivo de trabajo. En ese cuadro, las patronales han montado una verdadera estafa. Las patronales consiguieron los beneficios de obtención de divisas frente a la posibilidad de “detener la cadena productiva” -incluida la industria automotriz- y un retorno de divisas, vía la exportación de cubiertas. Sin embargo, mientras sobreacumulan materia prima y niegan los reclamos obreros, provocan el derrumbe de la producción. Al mismo tiempo, presionan para una devaluación del peso para pagar salarios con un peso megadevaluado.

Sin la menor duda, el descalabro económico general está determinando el proceso de lucha de los trabajadores del Neumático. Esto significa que las patronales, tanto nacionales como multinacionales, se encuentran arrebatando recursos a un Estado en completo quebranto, mientras niega los reclamos más elementales a los trabajadores. En esta enorme batalla que libran los compañeros muestra en carne viva la inviabilidad de un régimen económico, político y social que se encuentra al servicio de los capitalistas. También, muestra las batallas de magnitudes que los trabajadores desarrollan contra él en sentido de sus justos y necesarios reclamos.

Todo el apoyo al Sutna

Frente al nuevo rechazo patronal, los compañeros del Neumático realizaron paros inmediatos y preparan nuevas medidas de lucha. La comprensión de ir hasta la victoria en esta lucha es el común denominador entre los compañeros. Cada uno de ellos asume con claridad la necesidad de torcerle el brazo a las patronales y rechazar de plano cualquier retorno a etapas donde se violentaban los más mínimos derechos. La CSC-PO prepara un gran plenario nacional para el 6 de agosto, peleando palmo a palmo junto con los compañeros del Neumático por su triunfo. ¡Vamos compañeros! Esta la ganamos. ¡Viva la lucha de los trabajadores del Neumático!