06/12/2020

Trabajadores de Gri Calviño, tres meses de plan de lucha

Enfrentan 66 despidos, flexibilización y lock out patronal.

 

Este viernes 4 de diciembre los trabajadores de Gri Calviño volvieron a movilizarse. Esta vez, al Ministerio de Trabajo de Nación ya que en el Ministerio de la Provincia nunca han encontrado respuesta. En el Ministerio Nacional se los ha atendido y han tomado sus reclamos pero sin respuesta concreta frente a ellos. También en la misma jornada se dirigieron a Camima que es la Cámara Eólica donde está enrolada la empresa Gri Calviño.

66 despidos, convenios laborales a la baja, desafuero de 4 de los 8 delegados, sumado a la extorsión de llevarse la producción a Brasil, dejando sin trabajo a los más de 200 trabajadores, son los argumentos que utiliza la multinacional para imponer sin reparo estas condiciones de flexibilización laboral a trabajadores altísimamente calificados con salarios por debajo de la canasta básica.

Los trabajadores han tomado cada decisión en asamblea y con el planteo principal a la seccional de la UOM de la zona, encabezada por el “Barba” Gutiérrez, sobre la necesidad de un congreso de delegados para delinear un plan de lucha de conjunto. Han enfrentado todo tipo de maniobras y aprietes con gran combatividad: militarización de la planta con policía de la Bonaerense tras una toma pacífica de la planta, cortes de ruta, ollas populares, acampe en la puerta de la fábrica, 3 movilizaciones al Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires en La Plata sin resultados. De todas ellas en sólo una la seccional UOM Quilmes los ha acompañado. En todas ellas algunos delegados de la planta han ingresado al Ministerio y han planteado sus inquietudes y su pliego de reivindicaciones frente a la continua extorsión de la empresa.

Queda pendiente aún que se concrete el congreso de delegados de la seccional Quilmes para organizar un plan de lucha acorde a la situación que tanto los trabajadores de Gri Calviño como el resto de los trabajadores metalúrgicos vienen padeciendo, despidos, convenios arrasados y amenaza de despidos con el único fin de imponer la flexibilización necesaria para acrecentar las ganancias de estas grandes empresas capitalistas.