17/07/2020

Un primer triunfo de los colectiveros de La Rioja

El gobierno se comprometió a pagar los salarios y brindar una continuidad laboral.

La tenacidad de la lucha de los choferes de la empresa San Francisco en la capital riojana obligó al gobernador Ricardo Quintela a recibirlos, y tuvo que comprometerse a pagar los salarios adeudados y a incorporarlos a la nueva empresa que tomará la concesión del servicio de transporte, La Rioja Bus. De manera inmediata, y hasta tanto cobren la totalidad de sus salarios. El camino marcado por esta lucha marca el camino para los trabajadores, en defensa del trabajo y el salario., los trabajadores recibirán un subsidio del gobierno. Es un importante primer triunfo.

El conflicto se había originado ante la falta de pago de los sueldos y el planteo de que muchos choferes perderían sus puestos con el fin de la concesión a la empresa San Francisco. Los trabajadores emprendieron un plan de lucha que incluyó el intento de montar un acampe frente a la residencia del gobernador, una acción apoyada por los choferes de la empresa 20 de Mayo para reclamar ser recibidos por Quintela, y que fue reprimida por la policía el martes 14. El jueves 16 los trabajadores volvieron a la residencia para montar una olla popular, que también fue recibida por un gran operativo policial que buscó impedir que se acerquen a las organizaciones a apoyar el reclamo.

Esta lucha desnudó además un gran negociado entre el gobierno provincial y la empresa, contratada por el mismo gobernador Quintela. La secretaria de Transporte de La Rioja, Alcira Brizuela, reconoció ante los medios locales que la provincia pagaba los sueldos de los trabajadores, y que la empresa recibía 26.600.000 de pesos al mes en concepto de subsidios por tener 71 colectivos funcionando. A ello se le sumaban los subsidios del Estado nacional y 7.000.000 que recaudaba la empresa mensualmente. A su vez, Brizuela informó que a la empresa le resta cobrar un último desembolso de subsidios nacionales, que alcanza para cubrir los sueldos adeudados y el aguinaldo.

Todo esto deja en claro que es necesaria una gestión del transporte público en manos de trabajadores y usuarios, para terminar con los negociados del gobierno y los empresarios en desmedro de la población trabajadora.

En esta nota

También te puede interesar:

Salarios 20.000 pesos por debajo de la canasta básica.
Repudiamos la represión y exigimos el cierre inmediato de las causas a los trabajadores.
Pese a ser diabético, no había sido licenciado. No recibió atención por parte de la obra social de UTA ni de Ioma.
Los subsidios estatales deben ir directo al bolsillo de los trabajadores.
Pactaron el pago de la deuda salarial en cuatro cuotas y condicionada a los subsidios del Estado.