Sindicales

26/6/2021

Río Negro

Villa Regina: abajo la criminalización de los/as trabajadoras de La Reginense

La patronal y el Estado avanzan en un régimen de atropellos y precarización laboral.

Por la mañana del viernes 25 de junio llegaron dos cartas documento con amonestaciones a trabajadores de La Reginense, Río Negro, las cuales fueron enviadas y firmadas por Fabiana Pestrin y Elvio Ferraza, presidenta y secretario del Consejo de Admimistración de Cooperativa La Reginense, respectivamente. Las mismas argumentan diferentes (e inventados) motivos.

A Luis, trabajador desde hace 35 años en las cámaras de frío, perteneciente al Sindicato de Trabajadores de la Industria del Hielo y de Mercados Particulares (Sthimpra), lo amonestan por “falta de colaboración en tareas de bodega”, por “faltar el respeto a sus superiores” y por “no acatar ordenes”.

A Ricardo, trabajador desde hace 30 del sector comercial, perteneciente a la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecs), lo sancionan por un supuesto mal desempeño luego del extravío de herramientas y una virgen, y por un supuesto “escrache” contra la patronal -que en realidad es un acto democrático en defensa de sus derechos.

En realidad, tanto Luis como Ricardo han reclamado por sus derechos junto al resto de los y las trabajadoras, pero son perseguidos y criminalizados. Todo ocurre luego de que los y las trabajadoras de la fábrica se organizaran y manifestaran públicamente por el impago de salarios, y contra un sinfín de irregularidades y atropellos patronales.

Desde el acuerdo firmado en 2019 por el gobierno local del Frente para La Victoria y por el gobierno provincial de Juntos Somos Río Negro se han perdido puestos laborales, con despidos en 2020 en medio de la pandemia y con un decreto presidencial que los prohibía. Se incrementó la deuda de la patronal en aportes sociales y a la obra social y salarios. Ahora se debe sumar otro intento por criminalizar la protesta. A la par, los subsidios y beneficios para la patronal de parte del Estado no han dejado de crecer.

Los intereses que se persiguen sobre dicha fábrica, rubricado en mencionado acuerdo entre el poder político y la patronal, son ajenos y opuestos a los intereses de los  las trabajadoras. De hecho, se ha venido denunciando una y otra vez el vaciamiento de la fábrica.

Ricardo comentó a Prensa Obrera, en una entrevista en vivo luego de contestar la carta documento, que “la situación hoy está peor (…) en 30 años tengo un legajo intachable (…) esto es una persecución laboral por reclamar los salarios”.

Según se debate entre los y las trabajadoras de La Reginense, la idea de la nueva patronal sería la de avanzar con un sistema de mayor precarización laboral, en el empaque, las cámaras de frío, la bodega y el comercio, y en el formato de cooperativas, sin ningún tipo de convenio colectivo de trabajo. De hecho, el desprendimiento de la planta estable de la fábrica es un paso previo al nuevo formato de precarización laboral.

Hoy la incertidumbre rodea las fuentes laborales de cara a la temporada 2022, y las direcciones sindicales siguen brillando por su ausencia, incluso sabiendo que se adeudan salarios, aportes, y ahora se persigue a los y las trabajadoras. Puede decirse que éstas son cómplices directos de la crítica situación.

Los y las trabajadoras tienen que intervenir de manera independiente, rechazando las cartas documentos, al ser un intento por callar y criminalizar los reclamos, exigir el pago inmediato de los salarios atrasados y la continuidad de todas las fuentes laborales.

Abajo la criminalización de la protesta. Basta de perseguir a los y las que luchan. Que se abran los libros de La Reginense.