21/09/2020

El movimiento de ocupaciones de tierras movilizó a Plaza de Mayo

Reclaman una respuesta al déficit habitacional y rechazan la política de desalojos.

Desde horas del mediodía distintos vecinos y vecinas de diferentes barrios, principalmente del Conurbano bonaerense, acompañados por organizaciones sociales y piqueteras, concentraron en las inmediaciones del Obelisco porteño para movilizar a Plaza de Mayo por el reclamo de tierras y viviendas y el rechazo al desalojo de la ocupación de Guernica y a otros procesos de las mismas características.

Las familias sin tierras han avanzado en su organización, vinculando procesos de distintas tomas de terrenos, como respuesta a las la necesidades urgentes insatisfechas por el Estado y a la política represiva impulsada desde el gobierno nacional, provincial y las intendencias.

A pesar de que el fenómeno de las ocupaciones de tierras se ha disparado en los últimos meses conforme avanza la crisis habitacionales de millones de trabajadores y trabajadoras, el gobierno no ha resuelto ninguna medida concreta para darle respuesta a las miles de familias que se encuentran en una situación de emergencia impostergable, que las ha llevado a tener que exponerse a instalarse en terrenos fiscales u ociosos.

Esta convocatoria se dio en las vísperas de cumplirse el plazo dictado por el juez Martín Rizzo, quien ordenó el desalojo de la ocupación de tierras de Guernica, localidad de Pte. Perón, a efectuarse dentro de los días 23, 24 y 25 de esta semana.

La ocupación de Guernica se ha convertido en una suerte de eje político respecto a las tomas de terrenos ya que se trata de su manifestación más masiva y organizada del periodo. El operativo de desalojo de Guernica es precedido por diversos desalojos violentos en Florencio Varela, La Matanza, Esteban Echeverría, San Fernando y Tigre, que buscan detener un movimiento en ascenso, aleccionar a los ocupantes y disuadir a las familias de la ocupación de Guernica para que se retiren del lugar.

Los mismo vale para el censo realizado el fin de semana por funcionarios de la provincia de Buenos Aires, cuya ejecución debió ser controlada por los vecinos y organizaciones sociales para evitar aprietes y manipulaciones. Así como el ataque perpetrado por la policía y elementos de la burocracia sindical, afines a la intendenta Blanca Cantero, contra organizaciones sanitarias independientes que se solidarizan con las familias de la ocupación.

Los manifestantes reclaman que sea suspendido todo procedimiento de desalojo por 180 días, así como los abusos policiales contra las familias, y que se abra una mesa de negociación para buscar una salida concreta a los reclamos de vivienda de los vecinos de Guernica y de las distintas ocupaciones de la provincia.

 

También te puede interesar:

El debate estuvo nutrido por las vastas experiencias de lucha que abonan las conclusiones.
Basta de criminalizar la protesta social.
A propósito del caso Etchevehere. Farsa y realidad.