30/08/2021

La Plata: vecinos movilizaron al Arzobispado contra la cesión de tierras del barrio El Rincón a la Iglesia

Reclaman su restitución para la construcción de un centro de salud y un jardín de infantes.

Luego de que el Concejo Deliberante de La Plata votara semanas atrás la cesión de las tierras del barrio El Rincón a la Iglesia, la lucha de les vecines por su restitución continúa firme. El viernes 27 se movilizaron junto a distintas organizaciones frente a la Municipalidad y el Arzobispado de La Plata para reclamar la devolución de las tierras y la construcción allí de un centro de salud y un jardín de infantes en el barrio.

Como parte de la jornada de lucha se pintó sobre la Plaza Moreno, frente a la Catedral, un pañuelo naranja simbolizando la consigna de fondo de la movilización: la exigencia de la separación de la Iglesia y el Estado. El pañuelo fue borrado a las pocas horas por orden del intendente Julio Garro y a pedido de la curia platense.

Durante la movilización quedó demostrado una vez más el peso de la Iglesia sobre el conjunto del régimen político. En un operativo conjunto, el gobierno provincial y municipal acudieron al pedido de protección del clero platense y llenaron la Catedral y el Arzobispado de vallas y policías. Estos operativos represivos han sido frecuentes en la gran cantidad de movilizaciones por el derecho al aborto o por el juicio y castigo a los curas abusadores que la Iglesia y el Estado protegen.

La ordenanza votada, que cede en comodato por 99 años dichas tierras a la Iglesia, fue votada en conjunto por los concejales de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. No es el único beneficio con el que cuenta el Arzobispado por parte del Estado: siguen vigentes 15 ordenanzas de cesión de tierras y en 2018, a pedido del arzobispo Víctor “Tucho” Fernández, la Iglesia se benefició de la condonación de una deuda de la tasa municipal por más de 10 millones de pesos que abarcaba a templos, establecimientos educativos, terrenos baldíos, casas familiares y hasta un edificio de departamentos.

Para ver que no hay grieta en este aspecto, vale señalar que entre los gobiernos municipales que más favorecieron los intereses de la Iglesia se encuentra el del peronista Julio Alak, actual ministro Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y que fuera intendente de La Plata entre 1991 y 2007.

Este nuevo avasallamiento contra los derechos de les vecines de El Rincón se llevó adelante con el voto favorable de Victoria Tolosa Paz al proyecto oficial. Su última acción como concejal, antes de dejar su banca para dedicarse a la campaña electoral, fue la convalidación de este atropello. Tampoco faltó el voto del camporista y precandidato a diputado provincial por La Plata, Ariel Archanco, quien se había comprometido frente a les vecines a acompañarlos en su reclamo y finalmente terminó cediendo a los intereses de la Iglesia.

Ahora el Concejo Deliberante pretende dar un paso más contra los derechos de les vecines, impulsando una nueva ordenanza que desafecte la plaza del barrio como espacio verde y así poder avanzar en la construcción de un “Centro de Integración Comunitaria” que nada tiene que ver con las necesidades de salud y educación que atraviesa al barrio. Frente a esto la Asamblea de Vecines continúa organizada bajo la consigna “la plaza no se toca”.

De la movilización al Arzobispado también participaron vecinos de Guernica, reprimidos por la policía de Sergio Berni y Axel Kicillof por reclamar tierra para vivir y docentes de la secundaria 42 que vienen reclamando la construcción de un edificio propio para la comunidad del Martín Fierro, El Rincón y otros barrios linderos. La falta de un edificio propio para la escuela fue justificada recientemente por representantes del Ministerio de Educación alegando que “ya no quedaban terrenos fiscales en la zona”. Es decir, que mientras ceden los “únicos” terrenos fiscales que quedan al Arzobispado platense, se niega el derecho a la educación de cientos de pibas y pibes. El contraste no podría ser más claro.

El gran apoyo popular con el que cuentan les vecines de El Rincón se explica por el hecho de que la falta de salud, educación, servicios, trasporte y vivienda es una realidad que se vive en la mayoría de los barrios de la región como resultado de una planificación urbana sostenida y profundizada por todos los gobiernos al servicio de la especulación inmobiliaria.

Desde el Partido Obrero seguimos fuertemente comprometidos con esta lucha y por eso tomamos esta denuncia como un punto central de la campaña política por la conquista de una bancada de concejales del Frente de Izquierda que será la única voz de los trabajadores y los barrios populares en el Concejo Deliberante.