03/04/2021
UNC

Córdoba: vuelta a la presencialidad en colegios preuniversitarios

En un cuadro de ascenso de casos de Covid es necesaria una intervención de docentes y estudiantes en defensa propia.

Se anunció en medios locales la vuelta a clases presenciales para los colegios preuniversitarios Manuel Belgrano y Monserrat, a partir del 19 de abril. Replicando la bimodalidad y las burbujas escolares ya que hasta el momento los preuniversitarios desarrollaban el ciclo lectivo de manera virtual.

La medida se da cuando el país comenzó a transitar la segunda ola de contagios por Covid-19. Las cifras son alarmantes, en los últimos días se informó un nuevo pico de contagio con 16.056 nuevos casos de coronavirus. Se trata de la mayor cifra desde el 21 de octubre del año pasado, cuando se contabilizaron 16.325 positivos.

Mientras avanza la situación epidemiológica el gobierno nacional y los provinciales han dispuesto la vuelta a clase de docentes y alumnos con el régimen bimodal de clases presenciales y virtuales.

En este contexto la comunidad educativa es obligada concurrir a los establecimientos donde abunda la falta de recursos para evitar contagios, a su vez muchxs docentes denuncian el hostigamiento y amenazas por parte de autoridades cuando denuncian que los colegios no tienen las condiciones garantizadas según los que establecen los protocolos para poder funcionar en la nueva normalidad. Tal es así que a la fecha se contabilizan el fallecimiento de dos docentes por Covid a nivel nacional.

La presión del gobierno nacional y del rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Hugo Juri, para comenzar las clases es evidente. Mientras algunas áreas centrales del Ministerio de Educación funcionan con la modalidad de teletrabajo, las escuelas están abiertas, con edificios que se caen a pedazos, con infinidad de burbujas que deben ser aisladas por casos de coronavirus, y un sistema de transporte público colapsado por las pocas unidades para una enorme masa de usuarios que deben llegar a sus trabajos y escuelas.

La conducción del sindicato de la docencia universitaria (Adiuc) actúa en sintonía con la política del gobierno nacional.  La inacción ante esta crisis deriva en un mínimo reclamo a las autoridades de la UNC de que expliciten una posición oficial sobre la necesidad de implementar un sistema de clases presenciales, pero no plantea organizar a la docencia de lxs preuniversitarios ni con reuniones ni asambleas para organizar una presencialidad segura.

Desde el Frente de Docentes en Lucha reclamamos que para una presencialidad segura deben estar dadas las garantías por parte del gobierno nacional y las autoridades de la UNC, con personal necesario, establecimientos en condiciones que efectivamente contengan los recursos para evitar contagios, que ningún docente cobre debajo de la línea de pobreza, reconocimiento de los gastos por conectividad, equipamiento mobiliario, servicios de electricidad y telefonía, salario para docentes ad-honorem. Inmediata convocatoria a la Mesa Nacional de Negociación Salarial.

También te puede interesar:

La presentación la realizó la Concejala Cintia Frencia y la abogada Soledad Díaz García.
Participaron estudiantes de todos los niveles educativas y compañerxs precarizadxs que se pronunciaron por un congreso del FITU.
El Sitram logró el pase a planta de decenas de compañerxs.
Tenía 41 años, y fue uno de los primeros compañeros en sumarse a la asamblea de Rosedal.
La campaña, bajo la sombra del Covid-19. Panorama político de la semana.