05/09/2018

Facultad de Psicología tomada en apoyo a la huelga docente

Lo aprobó una masiva asamblea. Repudio al boicot de las autoridades.

Este lunes en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires una masiva asamblea de más de 600 estudiantes y docentes respaldó con fuerza la toma de la facultad con clases públicas, que iniciara ese mismo día por la mañana. La enorme asamblea se inscribe en la rebelión educativa que recorre a la docencia y al movimiento estudiantil, contra la pretensión de Macri y el FMI de que sea la universidad pública la que pague la crisis. En esa línea, siguen tomadas las facultades de Filosofía y Letras, y Sociales de la UBA, y anoche se sumó Exactas. En todo el país siguen firmes las tomas en numerosas universidades nacionales y se han sumado nuevas acompañando la huelga docente.


Lock-out de las autoridades contra la huelga y la toma


La gestión del decano Jorge Biglieri, ligada al Rectorado de la UBA y al gobierno nacional, salió con los tapones de punta contra la lucha estudiantil y docente, tildándola como un ataque al derecho a cursar. El operativo anti-huelga siguió con una enorme presión de las autoridades al interior de las cátedras para que no se hagan clases públicas y se firme un comunicado contra la toma. Como este apriete no bastó, y la toma comenzó con decenas de clases públicas, Biglieri decretó la suspensión de las clases en todas las sedes, incluso en aquellas que no están tomadas, como Avellaneda (Musicoterapia) y San Isidro (Terapia Ocupacional).


A tono con la pretensión de Biglieri de mostrar a la toma como autoritaria, su agrupación estudiantil EDI (Franja Morada), dice que los docentes cobran muy mal para que, encima, les “impongan parar”. Al contrario: la imposición es la que lleva adelante el decanato, obstruyendo la realización de clases públicas en ligazón con la huelga; justamente porque la docencia cobra muy mal es que está luchando. Los que hablan de “defender la cursada” son, en verdad, quienes llevan adelante el ajuste de la misma, con el cierre de comisiones y recorte de designaciones; son los mismos que dicen defender el derecho a huelga, solo para enfrentar a quienes paran con quienes quieren dar clase para quebrar la medida. Pero la huelga no es un derecho individual, sino uno colectivo de la clase trabajadora, y en esta quinta semana el derecho a huelga se defiende con la toma de la facultad. El “lock out” patronal que suspendió las clases no tiene otro propósito que dividir a estudiantes y docentes para dejar pasar el ajuste macrista en la universidad y la facultad.


Tregua desbordada


La extorsión de la suspensión de clases de las autoridades se presenta en el movimiento estudiantil como una presión para ir a una tregua. La conducción del CEP de El Impulso (La Mella y Libres del Sur) rápidamente cedió a esta presión con el planteo de que se liberen aulas para los docentes que no quieren parar. Una concesión al carnereaje de las autoridades, a tono con el que su bloque kirchnerista ejecuta en la universidad, levantando la huelga (Feduba, Conadu) en pos de un acuerdo paritario a la baja con el macrismo. La burocracia sindical y los rectores son los resortes del gobierno para quebrar la lucha universitaria. El Impulso tiende a la tregua porque practica el seguidismo a un bloque que juega de ambos lados del mostrador.


Sin embargo, esa tregua se vio sobrepasada por un movimiento estudiantil y docente en ascenso con el mandato de pelear hasta el final. Esa misma marea es la que salió en repudio a los aprietes y el ataque de las autoridades. La toma, lejos de dividir al movimiento universitario como dice el EDI, dio lugar a una asamblea masiva como no se veía desde el estudiantazo de 2010. Contra la idea de ceder al carnereaje, se conformó un enorme movimiento contra él. Este salto obligó a El Impulso a abandonar su posición, a riesgo de quedar en el campo del EDI y las autoridades. Sin embargo, hacia adelante puede operar para vaciar la toma y debilitarla, a medida que se desarrolle el apriete de las autoridades.


Vayamos a fondo


Las autoridades y el EDI se dieron la tarea de unir a los carneros. El Impulso busca conciliar a los que luchan con los carneros. Desde el EPA! (UJS-PO e Independientes) buscamos unir a los que luchan tomando el mandato de llevar la pelea a fondo. En esta perspectiva planteamos en la asamblea no dar ni un paso atrás y reforzar tanto la toma como las clases públicas sumando estudiantes y docentes. Así, propusimos una carta abierta a estudiantes y docentes con un llamado a enfrentar las presiones de las autoridades. También planteamos proponer asambleas en todos los cursos para que estos voten mandatos y delegados, ampliando la organización estudiantil.


Y, para ampliar la organización estudiantil a toda la UBA, y a los secundarios y terciarios, desde la Fuba planteamos una asamblea interestudiantil que tendrá lugar este jueves en Plaza de Mayo. Damos esta pelea en defensa del salario docente, del presupuesto universitario, de las carreras, la cursada y los títulos, contra el ajuste de Macri, las autoridades y el FMI en la universidad y la facultad. Pero también como preparación de la rebelión popular contra el intento de que sean los trabajadores quienes paguen el fracaso del gobierno. La rebelión universitaria, y el comienzo de irrupción de los trabajadores en la crisis política, es la punta de lanza para que la crisis la paguen ellos. Vayamos a fondo para ganar.




Compartimos la intervención de nuestro compañero Gustavo en la asamblea de anoche. Sigamos adelante! Sumá tu clase pública, taller o grupo de estudio a la toma de Psico.


Posted by EPA Psicología UBA on Tuesday, September 4, 2018


Te puede interesar: Nuevo Espacio y el FIT

La rebelión universitaria no cesa

Arrancaron las #EleccionesUBA con un triunfo aplastante de la izquierda en Veterinaria

La marcha dejó un mandato: seguir la lucha hasta ganar​​​​​​​

También te puede interesar:

Vamos el 11/12 a la Plaza de Mayo, contra el acuerdo con el FMI.
La decana de Sociales se abstiene de exigir un mayor presupuesto para la facultad.
Tras consolidarse un ajuste de al menos un 20% en 2021, el próximo año traerá un aumento del 26,5% con una inflación prevista del 33%.
Luego de que las autoridades los eliminaran arbitrariamente por dos años, esta semana comenzaron los exámenes promocionales.