19/04/2021

UBA: ¿cómo es la escandalosa resolución que manda a sus trabajadores a contagiarse?

La UBA obliga a trabajadores no docentes e investigadores a trabajar de manera presencial, Nuevo Espacio-UES y La Cámpora son cómplices.

El Consejo Superior de la UBA votó en una sesión extraordinaria este domingo 18/4 una resolución sobre como continuar las clases presenciales que se venían desarrollando en nuestra universidad (preuniversitarios dependientes de la UBA y practicas presenciales de una cantidad reducida de carreras).

Sin embargo esta resolución no contempla en ningún artículo cómo se van a garantizar (y con qué recursos económicos) las clases virtuales de quienes ya vienen cursando bajo esta modalidad y quienes se suman a ella. El problema presupuestario y de conectividad se ve a flor de piel en el CBC y las trece facultades donde los cupos en la materias y los limites de los campus y plataformas han dejado a miles de estudiantes fuera de la cursada.

Esta (correcta) suspensión de la presencialidad no contempla sin embargo a sus miles de trabajadores docentes y no docentes. En el artículo 2 se expresa: “Mantener la apertura de todos los edificios e instalaciones de la Universidad de Buenos Aires a todos los fines administrativos, académicos y de investigación, sin acceso del público en general”. Es decir que en el peor momento de la pandemia la UBA obliga a trabajadores nodocentes e investigadores a trabajar de manera presencial.

Como si fuese poco en el artículo 4 afirman que “Los establecimientos de enseñanza secundaria pondrán a disposición de los docentes el equipamiento de videoconferencias en aulas de la institución. A tales efectos, se declara personal esencial al personal docente que deba concurrir a los establecimientos de enseñanza secundaria, debiendo tramitar el “Certificado Único Habilitante para Circulación – Emergencia COVID 19” conforme a lo establecido en el artículo 12”. Este artículo, que fue votado por unanimidad, reconoce que el Rectorado no puso un peso en todo el año para garantizar la conectividad de lxs docentes preuniversitarixs (y universitarixs también) y peor aun obliga a quienes no tienen los recursos para dictar desde sus casas a concurrir de manera presencial a las escuelas dependientes de la UBA a hacerlo.

Finalmente en el articulo 1 tanto radicales como kirchneristas votaron “exhortar a las autoridades nacionales, provinciales y del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a trabajar de forma constructiva para garantizar la mayor presencialidad posible en las clases de todos los niveles educativos, sin perder de vista la situación epidemiológica, y poniendo a disposición todos los recursos de esta Universidad en pos de ese objetivo”. Lo que está claro es que ni el gobierno nacional, provincial, de la capital y la propia universidad han puesto sus recursos para garantizar la virtualidad y menos aun la presencialidad (que bajo ningún punto de vista puede desarrollarse en plena segunda ola) lo que se refleja en los miles de estudiantes que han quedado por fuera de la universidad en el último año.

Párrafo aparte merecen las representaciones estudiantiles que responden a la conducción de la FUBA (Nuevo Espacio – UES) como a la “oposición” ligada al kirchnerismo (La Cámpora) que aunque se presenten como diferentes ambas responden al régimen de cogobierno de la universidad y votaron como bloque mandar a lxs trabajadores de la universidad a contagiarse.

Desde la UJS rechazamos estos artículos y llamamos a dar la pelea por garantizar las condiciones de virtualidad a todxs lxs estudiantes y docentes para que podamos cursar mientras dure la pandemia. En este sentido invitamos a todo el movimiento estudiantil a sumarse a la movilización junto a las juventudes piqueteras este viernes para reclamar por conectividad en todos los niveles.

En esta nota