29/07/2020

Unsam: en el segundo cuatrimestre se profundiza el «sálvese quien pueda»

Por una asamblea y un plan de acción de CyT.
Por Flor Sarmiento Presidenta Cecyt

La pelea contra los cupos y cierres nos lleva necesariamente a la pelea por más presupuesto.

A días de iniciar el segundo cuatrimestre, cada vez más estudiantes de CyT (Ciencia y Técnica) nos encontramos con que no podemos anotarnos a las materias que nos corresponden porque se implementan “cupos” o se cierran comisiones. Detrás de los cupos y cierre de materias se pretende pasar a una nueva fase de ajuste sobre nuestras condiciones de cursada, lo cual requerirá una enérgica respuesta por parte de estudiantes y docentes.

Veamos algunos ejemplos. En CTS, materia común a todo CyT en primer año, el desborde de lxs docentes el primer cuatrimestre y la negativa de las autoridades a más ayudantes para abrir nuevas comisiones, empujó a lxs docentes a implementar cupos. El relevamiento que llevamos adelante desde La Caldera ya tiene 70 estudiantes que manifiestan querer cursarla y haber quedado afuera. Química analítica también implementó un cupo para estudiantes de Biotecnología, permitiendo al día de la fecha solo 10 inscriptos. Incluso los cupos se extendieron a los finales, como iba a ser el caso de -química general. En Matemática 2, para las tecnicaturas en diagnóstico por imagen, directamente se pretende no abrirla este cuatrimestre; lo que bloquea materias correlativas y traba el avance en la carrera.

A nadie se le escapa que no poder cursar la materia que nos corresponde trae todo tipo de problemas. Las autoridades levantan diversos argumentos. Cuando somos “muchos” inscriptos, se pretende sobrecargar al docente o meter un cupo. Cuando somos “pocos” o la materia está en dos cuatrimestres, se pretende abrirla solo una vez al año, trabando enormemente el avance en la carrera. No es un problema nuevo: el año pasado cerraron, por citar un ejemplo, física moderna para lxs estudiantes de biotecnología, obligándolos a cursar Física Moderna de las ingenierías (materia con mucho más contenido) en una comisión superpoblada.

Lo que debiera hacerse es convocar nuevos cargos docentes para nuevas comisiones (evitando la sobrecarga de los mismos), la implementación de cupos y el cierre de materias. De lo contrario, la profundización de esta política, con esta nueva avanzada sobre la oferta académica, solo traerá más deserción estudiantil.

La pelea contra los cupos y cierres nos lleva necesariamente a la pelea por más presupuesto

El argumento de las autoridades, que es denominador común de cada cupo o cierre, es la falta de presupuesto. Los cupos y cierre de algunas materias son la punta del iceberg del ajuste que se viene implementando y tomará más fuerza el segundo cuatrimestre. De fondo se encuentra la falta de presupuesto. Las autoridades, en vez de reclamárselo al gobierno, descargan este ajuste presupuestario sobre les estudiantes y docentes. Entonces, es de esperarse que se incremente la presión para sobrecargar a les docentes o imponer cupos, así como el cierre de materias. Ni hablar del monto de las becas, unos miseros $900 o $1.800.

El gobierno de Alberto Fernández, que asumió hablando pestes del presupuesto macrista, esconde que tenemos nominalmente el mismo presupuesto educativo que votó el macrismo en diciembre de 2018, devaluado por la inflación 2019 y 2020. En estos mismos momentos, los que se hacen llamar “gobierno de científicos” en oposición al gobierno ajustador de CEOs de Macri, pretenden imponer 1.600 despidos en el Conicet.

La otra cara del ajuste presupuestario será la tendencia a hacer caja propia, subordinando la educación al mercado. Desde investigar para privados y que se queden la patente hasta poner cupos en materias de grado pero permitiendo inscribirse como posgrado pago. El caso de proyectos biotecnológicos es muy ilustrativo. Si estudiás en la Unsam , hay cupos limitados y podés quedar afuera, pero le dan cupos a quienes no cursan en la Unsam y ponen $5.000.

Comisiones por carrera, asamblea y un plan de acción de CyT

En el primer cuatrimestre barrieron a cientos de estudiantes, fundamentalmente CPU y primer año que, por problemas económicos y falta de becas o por falta de computadoras e internet, no pudieron sostener la cursada. Las materias de primer año tuvieron entre 40% y 55% de deserción con respecto a los inscriptos, muchísimo más que cuatrimestres anteriores. A pesar de la pelea que dimos les estudiantes con La Caldera y el CeCyT conquistando que nadie pierda la regularidad, la reapertura de las becas, la extensión del pedido de prórroga y el tiempo para rendir finales, entre otras.

En esta nueva fase, se avanza sobre los que “zafamos en el sálvese quien pueda”, golpeando la oferta académica. Desde La Caldera, en la presidencia del centro de estudiantes de ciencia y tecnología, nos estamos organizando con les estudiantes frente a cada uno de los cupos, cierres, etc. En comisiones de estudiantes por carrera, armamos relevamientos y petitorios. Nos pusimos en contacto con las cátedras para averiguar las condiciones necesarias para que todxs puedan cursar (más docentes, ayudantes u horas docentes pagas) y exigirle esas condiciones a las autoridades de la universidad.

Les estudiantes debemos avanzar a una nueva fase de nuestra organización colectiva, junto a nuestros docentes. Hagamos grandes las comisiones por carrera y pongámoslas en pie donde aún no hay. Abramos el debate en cada cursada y preparemos una masiva asamblea de toda la escuela para defender nuestras cursadas, unificar los reclamos de este segundo cuatrimestre y darles fuerza.

 

 

En esta nota