Cultura

5/10/2022

Los ensayos de la obra teatral “Tintorero”

El "Chino" Arakaki es japonés.

César Arakaki protagoniza la obra

Hijo de japonés se dice Nikkei. Hijo de hijo samsei. El “Chino” César Arakaki, que es nikkei protagoniza el unipersonal “Tintorero”, con texto y dirección de Iván Moschner, escenografía y vestuario de Luciana Morcillo, fotos de Andrés Ojo e iluminación de Leandro Crocco.

Fui invitado a un ensayo de la obra (en calidad de único espectador) que recién se estrenará el 5 de noviembre en Pasaje Artesón -Palestina 919- a las 22.15 hs y seguirá con funciones todos los sábados de noviembre a la misma hora. Arakaki está condenado a 3 años y cuatro meses de prisión por su participación en diciembre del 2017 en la movilización sobre el Congreso cuando los diputados de Juntos por el Cambio, con la colaboración del peronismo, se disponían a votar la reforma previsional que anticiparía la reforma laboral, también en agenda en el gobierno de Macri. Desde entonces no ha conseguido trabajo de actor remunerado.

La experiencia de asistir a un ensayo como único espectador es muy movilizante, generadora. No compartís la experiencia con otros del público. Eso la transforma en una suerte de rito iniciático en el que se te revela un saber que no podés compartir hasta que la obra se estrene. Sin embargo puedo decir en su favor que me mantuvo en vilo todo el tiempo. Que la austeridad escenográfica contribuye a destacar un protagonismo sobrio y profundo. Que en mi opinión cumple con su objetivo artístico cargado de connotaciones políticas. La humanidad que despliega la obra está ínsita en un padre que prepara un plato de arroz para su hija. Algo íntimo y a la vez universal.

La experiencia de haber visto el ensayo me coloca automáticamente como un ferviente propagandista de “Tintorero”; obra de teatro a la que le auguro mucho éxito.

Espero poder asistir a su estreno y entonces sí poder hacer una crítica al estilo clásico abordando cada contenido y su forma expresiva. Gracias al “Chino” Arakaki (que es japonés), a Iván Moschner y a Luciana Morcillo por haberme invitado.