16/04/2021

Córdoba: con clases presenciales, lxs docentes seguimos sin vacunas

Solo el 30% de la docencia se encuentra vacunada.
Por Rodrigo Sebastián Barral Delegado escolar, Tribuna Docente.

Pese a la escalada de contagios y con solo el 30% de los docentes cordobeses vacunados, el gobierno de Juan Schiaretti sigue sosteniendo la presencialidad.

El 70% de los docentes cordobeses no está vacunado; de los vacunadxs, en su mayoría se trata de directivos, Inspectores y aquellos que han podido desfilar por el vacunatorio VIP, como la conducción celeste de Uepc (gremio docente provincial).

Comparando con la masa de docentes vacunada de Santa Fe (85%), la provincia de Córdoba se encuentra muy atrasada en su plan de inoculación al personal de las escuelas.

En este escenario, el gremio pidió “acelerar el ritmo” de vacunación (Cba24, 15/4) y se alineó con el planteo tramposo de la Ctera, que solo busca garantizar la presencialidad, impulsando desde las redes sociales el cierre de aquellas escuelas que se encuentren en las zonas más afectadas por los contagios de Covid-19. Este planteo no procede en la realidad.

La Uepc, en un comunicado oficial, tiró más leña al fuego: «la escuela con todos sus protocolos y procedimientos es un lugar cuidado, sin embargo fuera de ella, las prácticas de cuidado de la salud están lejos de ser ideales», desconociendo deliberadamente que al incrementarse los niveles de contagio comunitario, alumnxs, docentes y auxiliares nos encontramos peligrosamente expuestos en los medios públicos de transporte sin protocolos o en los trabajos de los padres y madres del alumnado. Una presencialidad no cuidada es un pasaporte a una cama de un hospital, que cabe aclarar, están a poco del colapso y sin personal.

Tras el fallecimiento de un docente por Covid en la provincia, y el crecimiento del número de burbujas aisladas por contactos estrechos y casos positivos de alumnxs y docentes, el gobernador Schiaretti arremetió con un discurso que garantiza la presencialidad. La secretaria de Educación, Delia Provinciali, continúa con el caballito de batalla de que «la escuela es un ámbito de especial cuidado”, a pesar de que sanitaristas explican que el movimiento alrededor de la actividad escolar presencial es el que promueve la suba de casos. Provinciali no dijo que no se han solucionado los problemas reales de infraestructura, ni la cobertura de cargos docentes, ni se ha aumentado el personal de limpieza, tan necesario en esta pandemia para que la presencialidad que defienden no sea un simulacro.

Como dijimos, el gremio se encuentra en una parálisis y solo se limita a garantizar la presencialidad en aquellas escuelas donde no se denuncian los casos, ya sea para no engrosar estadísticas o bien por mero desconocimiento del protocolo.

La única forma de arrancar al gobierno medidas preventivas para frenar la circulación del virus, se enmarca en acciones tales como las que encabezaron los sindicatos Multicolores de los Sutebas combativos en la provincia de Buenos Aires y Ademys en Caba, llevando adelante un plan de lucha con paro y la organización de la docencia.

Estamos en la tarea de organizar las escuelas, exigiendo el cumplimiento de los protocolos cuando la presencialidad sea posible y el reclamo al gobierno por conectividad y dispositivos para toda la comunidad educativa para poder llevar adelante una virtualidad equitativa para todxs, alumnxs y docentes, como lo ha reclamado la juventud piquetera, en defensa de la educación pública. La vacunación masiva y completa de toda la comunidad educativa es el primer paso de todo nuestro programa.

 

También te puede interesar:

Concejales del PJ, Ucr, Pro y Encuentro Vecinal se posicionaron a la derecha del presidente de EEUU, Joe Biden.
El capital agrario tendrá un incremento de un 48% más que en la campaña anterior.
En la audiencia pública no vinculante se expresa la oposición de la población a este proyecto que ataca el ambiente.
El dato surge de un informe del que participó la conducción de Adiuc, que se apresta a acordar salarios por debajo de la línea de pobreza.
En medio de una campaña electoralista, publicitan programas de hambre y pobreza.