14/04/2021

Córdoba: fallecimiento de un docente por Covid y aumento de casos

Uepc debe convocar al paro y a un plan de lucha hasta imponer la suspensión de las clases presenciales.
Por Gastón Galimany Delegado escolar - Tribuna Docente.

Maestro y profesor Hugo Reyna, falleció en Morteros por Covid.

Horas antes de las declaraciones de Schiaretti acerca de que, durante la grave situación epidemiológica, las prioridades son las escuelas en trabajo presencial y la producción a pleno, fallecía el docente Hugo Reyna por Covid-19, profesor de educación física en el PIT de la localidad de Morteros, quien cursaba la enfermedad desde principios de abril.

La situación sanitaria se agrava día a día. A la fecha, la suba de casos consolidó a casi toda la provincia de Córdoba como de alto riesgo sanitario. Sin embargo, el gobierno decide continuar con las escuelas abiertas, a pesar de que menos de la tercera parte de la docencia esté vacunada con la primera dosis.

Desde febrero venimos denunciando en Córdoba junto a los sindicatos y seccionales agrupados en la lista Multicolor nacional, quienes acaban de desarrollar un gran paro por la suspensión de actividades presenciales, que el gobierno nacional de Alberto Fernández y los gobernadores han anulado el semáforo epidemiológico, instrumento utilizado el año pasado a la hora de evaluar las condiciones sanitarias para la presencialidad. Han dejado de lado todo criterio sanitario y han impuesto una vuelta a las aulas insegura, bajo parámetros económicos-políticos: que la fuerza de trabajo se desprenda de su carga doméstica (cuidado de hijes en casa) y se brinde plenamente a la patronal.

Es por ello que al día de la fecha, la ministra de Salud del gobierno nacional, Carla Vizzoti, junto al ministro de Educación, Nicolás Trotta, buscan blindar a las escuelas de cualquier restricción. En el mismo sentido se pronuncian Schiaretti y sus funcionarios, quienes prefiguran un período invernal en la presencialidad con frazadas y “pedagógicamente” en silencio (Vía Córdoba, 9/4).

Sin embargo, la abstracción de separar el adentro de la escuelas del afuera solo tiene sentido en la mente de los funcionarios, no en la realidad concreta. Es necesario señalar que si algo pone en circulación a la población en todo el país, sin cumplimiento de protocolo alguno en los medios de transporte, son las escuelas. Desde el inicio de clases presenciales, los contagios no han cesado de aumentar. En los últimos quince días subió un 50% el total de pacientes críticos. El Hospital Rawson, referencia en la atención de pacientes críticos por Covid-19, se encuentra con el 76% de camas críticas ocupadas (La Voz, 11/04). El gobierno nacional y el de Schiaretti solo bregan por la buena salud de las ganancias capitalistas, no la de la comunidad educativa.

 

 

A la ausencia de condiciones sanitarias se suma la ausencia de condiciones edilicias y cumplimiento de los protocolos en las escuelas. Frente a ello, delegados y delegadas escolares nos hemos organizado en comités de seguridad e higiene para controlar las condiciones de trabajo y estudio, suspendiendo la actividad ante las flagrantes falencias y contradicciones en la aplicación de los protocolos, mientras la conducción de Uepc en complicidad con las Inspecciones, hacen pasar la presencialidad con un protocolo mínimo que solo garantiza contagios.

La falta de condiciones en las escuelas, consecuencia de una ausencia de presupuesto para garantizarlas, evidencia que no hay una preocupación pedagógica en sostener la presencialidad o la bimodalidad, como ya lo venimos denunciando junto a la juventud de los barrios organizada en el Polo Obrero y la Ujs, que se ha movilizado en todo el país en reclamo de conectividad y equipos para poder acceder al hecho educativo.

Los elementos presentados aquí ameritan que el conjunto de la docencia intervenga con un plan de lucha para suspender la presencialidad. La conducción de Uepc es quien debe convocar a un paro como comienzo del plan de acción. Sin embargo, el propio secretario general, Juan Monserrat, ha osado polemizar con sanitaristas que señalaban la necesidad de suspender la presencialidad.

El planteo de Uepc apunta a mantener las clases presenciales para afianzar sus acuerdos con Schiaretti, incluso a pesar del comunicado tibio que debieron emitir para no estar por detrás de Ctera. Allí solo se refieren a la suspensión focalizada y temporal, incluso luego de la trágica noticia del fallecimiento del docente. Uepc debe romper con el gobierno, defender a la-os maestra-os y convocar al paro con continuidad, hasta obtener el reclamo.

Al mismo tiempo que exigimos asambleas escolares y paro a la conducción, debemos organizarnos y autoconvocarnos en una fuerte campaña que sea impulsada por el conjunto de la oposición para suspender la presencialidad. Que la virtualidad se de en condiciones y que no sea un cuadro para introducir el vaciamiento de modalidades como la de Jóvenes y Adultos.

Exigimos el cumplimiento de la vacunación completa y masiva para docentes y comunidad educativa, incautando las vacunas producidas en el laboratorio de Hugo Sigman de Garín; la centralización del sistema de salud bajo control de sus trabajadores; la triplicación del presupuesto educativo para proceder a los nombramientos, la conectividad y equipos gratuitos a cargo del Estado y las empresas para garantizar la continuidad pedagógica en forma remota; la provisión alimentaria universal y nutritiva para todos los hogares que lo requieran; becas para todos los alumna-os, provisión de todos los cargos de docentes y auxiliares.

Bajo esta perspectiva, desde Tribuna Docente convocamos a un taller para reforzar los argumentos sanitarios para la necesaria suspensión de la presencialidad y preparar la organización que imponga a Uepc un plan de lucha.

 

   

También te puede interesar:

Según datos del gobierno, menos del 40% de la docencia cordobesa está vacunada.
Tras 3 años de demora se pedirá saber si la fiscal incurrió en “mora e irregularidades”.
El gobernador lanzó un plan por $500 millones para plantas de biodiesel.
Alcanza al 40,9% de la población del gran Córdoba, unas 639 mil personas y unos 163 mil hogares.