15/04/2021

Masivo paro docente arranca la suspensión de las clases presenciales

Fue convocado por los sindicatos Multicolores de los Sutebas Combativos en la provincia de Buenos Aires y por Ademys en CABA.

El paro en provincia de Buenos Aires y CABA convocado por los sindicatos Multicolores de los Sutebas Combativos y Ademys fue muy importante. Es difícil disociar su masividad de la resolución presidencial de suspensión de clases, contradiciendo al ministro Trotta que desechó la medida pocas horas antes.

En Buenos Aires, La Matanza, Ensenada, Tigre, Escobar, Marcos Paz, entre otros, el paro docente superó el 70% de participación, con un piso provincial no menor al 50% de la docencia bonaerense. El Suteba Bahía Blanca no llamó a paro el día miércoles, pero convocó a una asamblea que votó plegarse en la segunda jornada del paro provincial Multicolor, que continúa este jueves 15. En CABA también fue de un masivo acatamiento, como hace muchos años no ocurría.

La onda expansiva de la huelga creció durante toda la semana previa, porque el reclamo de los sindicatos Multicolores, independientes de los gobiernos y de las burocracias sindicales, brindó un programa y un método de lucha para impulsar la defensa de la salud y la educación en medio del desmadre de la pandemia, con jornadas de contagios de hasta 27.000 casos diarios.

Una acción basada en el frente único de clase que quebró el dique burocrático. Varias direcciones burocráticas debieron sumarse a un paro que combatieron y a un reclamo que rechazaron. En primer lugar, UTE-Ctera debió sumarse a la huelga convocada por Ademys, igual que otro sindicato porteño, Camyp. En la provincia de Buenos Aires, Udocba y UDA llamaron a parar, y la FEB tuvo seccionales que también se plegaron. Udocba publicó que en la ciudad de Mar del Plata el paro superó el 80%.

La jornada de ayer culminó con una nutrida caravana de autos, bicis y compañeres a pie, que se movilizaron al Ministerio de Educación Nacional –mientras se reunía el Consejo federal de Educación- que estaba ratificando la continuidad de la presencialidad con el ministro Nicolás Trotta a la cabeza- y del cual participó la dirección de Ctera.

El paro Multicolor fue un canal para decenas de miles de docentes, pero también para una parte importante de la comunidad educativa, porque planteó una la lucha de conjunto por la conectividad e instrumentos gratis para estudiantes y familias, nombramientos de los docentes necesarios ante la emergencia educativa, vacunas para todes y testeos sistemáticos, obras de infraestructura para escuelas seguras, becas para todos los alumnes que garanticen su reinserción escolar.

Esta medida abrió un camino de intervención para los trabajadores que se conecta con la lucha de los trabajadores autoconvocados de la salud de Neuquén o con los paros de los trabajadores del neumático de la fábrica Bridgestone, para obligar a esa patronal a cumplir los protocolos sanitarios en defensa de la salud obrera.

El discurso presidencial de ayer debió sepultar las declaraciones de horas antes de su ministro de Educación y decretar la suspensión de clases presenciales por quince días en el ámbito del Amba.

La lucha continúa

El anuncio de Alberto Fernández es completamente insuficiente, circunstancial, sin medidas de conjunto y reducido al Amba. Primero, porque deja en mano de los gobernadores su aplicación; y, segundo, porque se restringe sólo al área más comprometida con el alza de los contagios, dejando desamparadas al resto de las jurisdicciones, incluso dentro de la provincia de Buenos Aires, donde el gobernador Axel Kicillof ha decidido no incluir al interior bonaerense .

Ciudades acorraladas por el avance de los contagios y las muertes, como Mar del Plata y Bahía Blanca, por ejemplo, están fuera de las medidas.
Segundo, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ha amenazado con mantener la presencialidad escolar. Tras los anuncios de Fernández, el secretario de Ambiente de CABA, Eduardo Macchiavelli, declaró “la educación de los chicos es esencial, ahora y siempre”. Larreta sacó un decreto que refuerza la ofensiva contra los derechos laborales y de huelga de los docentes porteños.

Tercero, la suspensión de clases debe extenderse al conjunto de las jurisdicciones, mientras la crisis epidemiológica domine la situación de la salud.

Ctera, paralizada, debe romper con los gobiernos

La contundencia y el alcance de las medidas de fuerza multicolores contrasta abismalmente con la impotencia de Ctera, transformada por la dirección celeste de Sonia Alesso, Roberto Baradel y Eduardo López en un apéndice de los gobiernos.

Las huelgas docentes que se abren paso hoy en el AMBA, como también en Chaco y en Neuquén –en este último caso en apoyo de los trabajadores autoconvocados de la salud por parte de la oposición de Aten-, enfrentan agudamente al bloqueo de todas las burocracias sindicales

Las asambleas y plenarios multicolores que se realizarán a posteriori de estas medidas de fuerza evaluarán la continuidad de los reclamos centrales en el nuevo escenario abierto con la suspensión por quince días en el AMBA.